NBA

El traspaso con el que los Pistons cambiaron su historia

14:07 03/08/2020 | En el 2000 la franquicia de Detroit se desprendió de Grant Hill para obtener a Ben Wallace, una de sus máximas leyendas.

Foto: The Athletic

Grant Hill estaba llamado a ser una de las grandes leyendas en la historia de la NBA. Y, si bien terminó en el Hall of Fame y nadie duda de su talento, la realidad es que las lesiones no le permitieron dominar de la forma que lo hubiera hecho si se mantenía sano durante sus mejores años. Sin embargo, en el año 2000 todos se sorprendieron cuando los Detroit Pistons lo traspasaron a Orlando Magic por dos jugadores supuestamente poco productivos. Curiosamente, fue la mejor decisión de la franquicia en las últimas dos décadas.

Aquella negociación, que envió al alero (cinco veces All-Star hasta ese momento) hacia el equipo de Florida, incluyó a Chucky Atkins y al hombre que cambiaría definitivamente la ecuación de los Pistons: Ben Wallace. ¿Qué invitaba a pensar el pivote? Nada bueno: no había sido drafteado y su rendimiento no indicaba que fuera a ser lo que luego fue. Entonces, la narrativa viró hacia la idea de que el Magic les había robado a su mejor jugador y que, si lograba recuperarlo físicamente, se poscionaba entre los conjuntos más fuertes de la liga.

Para desgracia de esa institución y fortuna de la de Detroit, sucedió todo lo contrario. Hill sufrió varias lesiones de tobillo que mermaron su impacto y sólo pudo disputar 47 partidos entre 2000 y 2003. Por otro lado, Wallace emergió como el mejor defensor de la competencia. Entre 2002 y 2006, acumuló los siguientes logros: fue elegido cuatro veces como el Jugador Defensivo del Año, participó del All-Star Game la misma cantidad de ocasiones, lideró la NBA en rebotes dos veces y fue el máximo taponador en un curso. La frutilla del postre fue la consagración de los Pistons en 2004, contra todos los pronósticos y con él como pilar en la defensa.

En 2016, la organización decidió retirarle el dorsal número 3 en honor a su importancia y su injerencia en la historia del equipo. Big Ben ha entrado en la consideración entre los más grandes especialistas defensivos de todos los tiempos y se transformó en un icono de esa cultura tan representativa de los de Michigan. Pero la realidad es que, hace exactamente veinte años, absolutamente todos creyeron que Detroit había destruido su futuro con un simple traspaso.

 

Compartir

 



X