25/07 | Londres 2012

Emanuel Ginóbili: "Siento y pienso que es posible una medalla"

Manu admite que no llegan tan fuertes como en el 2008, aunque desafía basado en la unión, la experiencia y el respeto que generan. "Será más difícil que Pekín, ¿pero quién puede dejarnos afuera?"

Ginóbili va por su tercera medalla olímpica en Londres (Foto: Olé).
[Ver galería de fotos]


"Cuando era chico, los Juegos Olímpicos eran de atletismo". Con esta frase, lapidaria, Manu recuerda lo que significó esta cita mientras crecía en Bahía Blanca.

"Era esperar los 100 metros llanos, los 10.000 metros, la natación. No identificaba los Juegos con el básquet, porque no jugaba Argentina ni los NBA. Entonces, desde ese lugar, no tenía atractivo especial", le cuenta a Olé, en una entrevista exclusiva, el día que viajaba a Londres para alojarse en la Villa olímpica y esperar el debut del 29 ante Lituania.

-
¿Y cuándo cambió eso?
- Recién en el 92, con el Dream Team original, caí de lo significaban los Juegos para el básquet, pero igual desde muy lejos, desde otro planeta. Desde el 96 sí los seguí de otra forma, con la Selección en Atlanta. Ahí empecé a vivirlos de una forma especial. Luego ya entré en contacto con Fabri, Nicola o Milanesio, ellos contaron anécdotas y el evento fue adquiriendo cada vez más notoriedad. Te da curiosidad. Luego llegó el golpe del 2000, el quedar afuera. Si bien éramos jóvenes, fue duro. Por eso vivimos de forma especial lo de Atenas y de ahí en más lo valoramos cada vez más.

- Qué loco es pasar, en 20 años, de ver los Juegos como de otro planeta a ganar dos medallas, haberle ganado dos veces al Dream Team... ¿no?
- En un punto las cosas pasan y uno las toma como naturales, pero cuando te parás y mirás para atrás, te das cuenta de lo que significan. Lo hablaba con Tony (Parker) y Tiago (Splitter) y les decía que hicieran lo imposible por estar, porque es especial. Cada persona que hace un deporte sueña con estar ahí. Hay que dejar el profesionalismo atrás, vale la pena vivirlo. Tony, por caso, jugará el primero y quizá el último. En mi caso será mi tercero y en dos gané medallas; es algo muy grande y uno, en la vorágine de viajes, partidos, y de dejar a tu familia, no alcanza a valorarlo. Pero cuando lo ponés en perspectiva, es increíble.

- El objetivo es una medalla. ¿Lo pensás o lo sentís como posible?
- Las dos cosas, lo siento y lo pienso. Tenemos una chance. No te digo que seamos favoritos. Creemos que estamos en un pelotón de varios equipos que tiene la chance de llegar a semi y pelear por una medalla. Y vamos a dar todo para que seamos nosotros. Será complicado, eso seguro.

- ¿Qué es lo que hace sentir que es posible y que te hace dudar?
- Lo que nos indica que es posible es ver que Lituania, Rusia, Brasil, Francia y Australia no son mucho más que nosotros. Somos parejos, algunos con más talento, otros con menos experiencia, unos con gran presente y no tanta historia... Está claro que Estados Unidos y España están un escalón arriba, pero pueden patinar. Y en el pelotón que sigue lo logrará el que meta las pelotas clave y juegue bien los partidos importantes.

-
Ustedes tienen cuatro años más, no está Fabri, Delfino llegó tarde y tienen muchos jóvenes. ¿Es mucha debilidad?
- Está claro que no llegamos tan fuertes como en Pekín en cuanto físico. Cuatro años son mucho. No está Fabri y ninguno de los nuevos tiene minutos importantes. Lo de Delfino afecta, Pablo y yo tenemos 35. Será más difícil que en Pekín, ¿pero quién puede dejarnos afuera?.

- Un periodista español tuiteó sobre ustedes. "Están más viejos, pero qué placer verlos jugar, ganen una medalla o no".
- Luego de Estados Unidos nos quedaron buenas sensaciones y nos motiva a jugar mejor. Contra España fue otra cosa. Veo que sacamos lo mejor cuando más difícil es el desafío. Y lo bueno es que, en estos 10/12 años, este equipo se ganó un respeto más allá de un partido o un torneo. Y eso nos orgullece.

-
El saber ganar, haberlo hecho, ¿es determinante?
- Suma. Mucho. Haber vivido todas las situaciones posibles, ganar siendo punto o banca, nos hace fuerte en momentos delicados. Pero a la vez tenemos debilidades, no contamos con las piernas frescas de Francia o España, ni la talla de España, Lituania... Tenemos menos margen de error. Debemos hacer valer la experiencia, no sufrir los malos inicios que venimos teniendo para mantener los partidos cerca.

-
¿Qué te preocupa y qué te deja tranquilo?
- Tranquilo me dejan la unión del grupo, el conocimiento dentro de la cancha y que sepamos jugar. Preocupan un poco esos arranques y cosas del juego...

- S
i te digo falta de talla, equipo más perimetral, transición defensiva... ¿Alguno te preocupa más?
- La presencia en la pintura, por la falta de talla, la vamos a sufrir por momentos. Rusia, España, Lituania o el mismo Estados Unidos nos pueden complicar. Tendremos que cerrarnos e ir con el cuchillo entre los dientes a los rebotes. En ataque vamos a tener partidos buenos y malos, pero no creo que sea un problema.

-
¿Vos estás distinto, con el ojo del Tigre, porque es el último Juego?
- No, estoy muy similar a Pekín. Sí fue diferente mi mentalidad entre Atenas y Pekín, porque sabíamos de qué se trataba. Ahora voy con esa cabeza de disfrutar intensamente, aprender y competir.

- ¿
Cuán importante es el partido del debut?
- Es muy importante por el rival. Si era Estados Unidos o Túnez, no era tan valioso.
Nosotros sabemos que tenemos que ganarles a Lituania, Francia y Nigeria, o a dos, para no quedar cuartos y estar expuestos a jugar con España en cuartos.

Para leer la nota completa hacer click aquí.

Fuente: Julián Mozo / Diario Ole

Compartir

 

Noticias relacionadas
24/07 20:18 | Francia, segundo rival de Argentina en los Juegos de Londres
24/07 19:21 | Ultimas horas en Barcelona para el seleccionado argentino
24/07 01:11 | Jasen: "Argentina ha respondido y responderá bien siempre"

 

 
Powered by Visual Digital Arts