27/07 | Historia

Clyde Drexler: "Brasil, Argentina y España son rivales duros"

El mítico integrante del legendario y único Dream Team de la historia que ganó el oro olímpico en 1992 regresó 20 años después a Barcelona. Imperdible entrevista exclusiva con el diario Marca.

Clyde Drexler, David Robinson y Chris Mullin, veinte años después de ganar el oro olímpico (Foto: penya.com).
[Ver galería de fotos]


Clyde Drexler regresa a Barcelona 20 años después. El lugar en el que el Dream Team enamoró al mundo.

- ¿Qué recuerda?
- Lo recuerdo como si fuera ayer. Todo. La ciudad, el ambiente magnífico, el pabellón, los partidos, los Juegos, la experiencia olímpica en general. Fue algo imborrable que perdurará siempre en mi memoria. Y decir que formé parte de aquel equipo es algo tremendo. Era un honor poder representar a tu país y más teniendo en cuenta el increíble talento del que estabas rodeado en ese equipazo. Éramos 12 jugadores con un talento especial, único.

-
Entre todos, escoja un momento deportivo y uno fuera de la cancha.
- Me pide algo imposible. Son tantos recuerdos. Aquello que vivimos fue único e irrepetible. Me quedo con la ceremonia de la entrega de la medalla de oro, de la coronación del Dream Team. Cuando me colgaron la medalla de oro del cuello sentí algo especial, algo distinto. Notar esa medalla en mi cuello me hizo sentir muy bien. Fuera de la cancha me quedo con el día a día y la oportunidad de convivir con semejante grupo de talentos. Ahí estábamos los mejores entre los mejores.

-
Y dónde guarda la medalla?
- Al volver a casa de Barcelona la llevé a una caja de seguridad en un banco. La última vez que vi esa medalla fue en 1992.

- ¿No la ha vuelto a ver?
- No, no quiero arriesgarme a que suceda algo o que se pierda. Es demasiado valiosa y única como para jugártela.

- De la selección actual se apunta a que el gran rival son ellos mismos con su ego y el posible choque de personalidades. Pero lo de ustedes era más tremendo aún. ¿Cómo es posible que 11 futuros miembros del Hall of Fame lograran sacar eso adelante?
- Todos éramos grandes jugadores, todos teníamos nuestra personalidad y nuestro ego, es verdad, pero los grandes jugadores saben que lo importante era la meta común y no era otra que ganar el oro. Eso nos unía más que otra cosa.

- Sí, pero al margen de grandes egos y de ser los mejores, ese equipo era una auténtica bomba de relojería con muchos rivales acérrimos tras años de batallas puestos a hora en un mismo equipo.
- Había que dejar el ego a un lado. Había que averiguar cómo hacerlo y simplemente hacerlo. Éramos inteligentes y los jugadores inteligentes sabíamos que teníamos un objetivo.

-
Usted fue de los últimos en ser elegido para formar parte del Dream Team. Creo recordar que fue el undécimo y luego llegó el universitario Laettner. Es importante reseñar todo el talento que ya estaba ahí y todo el que se quedaba fuera, ¿pero le hirió el orgullo?
- Mentiría si no dijera que me habría gustado haber sido elegido antes. Creo que lo podía haber sido perfectamente, peor el proceso fue distinto. Al final, lo que cuenta es que formé parte de ese equipo único e irrepetible, un equipo de ensueño.

-
Un equipo de ensueño que tuvo un arranque en forma de pesadilla con ese partido perdido ante un combinado de universitarios en el primer entrenamiento en La Jolla. ¿Aquello sirvió de algo o se le ha dado mucho bombo?
- Era nuestro primer día de entrenamiento. Los jóvenes universitarios llegaron sobre excitados y con ganas de superarnos. Nosotros pensábamos que incluso en nuestro peor día les arrollaríamos, pero no fue así. Nos ganaron. Nos barrieron, mejor dicho. Pero al día siguiente les ganamos por 60 puntos. En cierto modo fue una excelente llamada de aviso, que nos hizo comprender que o lo dábamos todo o podríamos perder. Nos ayudó mucho. Fue una señal de alarma a tiempo.

-
Y luego, antes de los Juegos llegó ese entrenamiento a puerta cerrada en Montecarlo que Michael Jordan aseguró que había sido el mejor partido en el que jamás había jugado. Usted, como Stockton, se lo perdió por lesión, pero lo vio. ¿Es como dijo Jordan?
- Con el paso del tiempo se ha tendido a ensalzar lo que pasó, se ha magnificado, pero la verdad es que cuando reúnes a semejante cantidad de talento en la cancha el resultado es grandioso. Fue divertido. Yo me lo perdí porque tenía las rodillas algo tocadas, las tenía inflamadas y tenía que descansar para los Juegos, que era lo importante.

-
Por lo leído en libros y lo que se cuenta, Jordan estuvo soberbio. Incluso Magic y Bird aseguraron que había un nuevo sheriff en la ciudad. Igual, de haber estado usted en el equipo azul junto a Magic, Mullin, Barkley, Laettner y Robinson, el resultado habría sido distinto o al menos Jordan, su némesis, no habría hecho leyenda.
- (Carcajada). Podría ser, quien sabe...No, la verdad es que Michael era un grande, demasiado grande y era imparable con toda esa cantidad de cosas que podía hacer.

-
Entre tanto talento, ¿quién era el mejor, el más grande?
- Era el que salía a entrenar y a jugar dándolo todo queriendo demostrar que era el más grande. El nivel era tremendo, irrepetible.

-
¿Y usted? La verdad es que desde sus inicios prácticamente le ha perseguido la sombra de Jordan, han sido comparados eternamente en pleno apogeo y en cierto modo que Portland escogiera a Bowie y no a Jordan fue por usted, que ya estaba en Portland.
- Yo no sé quién era el mejor de todos los presentes, lo que sí puedo decirle es que yo sentía que podía hacer al menos todo lo que hacían los demás incluido Jordan. No digo que mejor, digo que podía hacer lo mismo.

-
Y entonces llegaron los Juegos. Y la locura universal. Barcelona, como antes Montecarlo o Estados Unidos, les veneró.
- Era una locura. Allá donde íbamos se desataba la locura, parecíamos como estrellas del rock and roll.

-
El camino al oro, incluida la final fue un paseo. Barrieron de inicio a fin, pero parecía que daba igual al rival. Lo importante para muchos era defender a sus ídolos o ser fotografiados cerca de ellos. ¿Vio a algún jugador con cámara?
- Sí, claro. Fue algo chocante. Allí estábamos nosotros, pensando únicamente en cómo barrer al enemigo y de pronto se te acercaba un rival y te pedía una foto o un autógrafo. Era algo extraño, te quedabas descolocado. Pensábamos en barrer al rival y ellos querían fotos.

-
Usted firmaría autógrafos y se hizo fotos con el enemigo, pero ¿pidió algún autógrafo?
- Durante los Juegos tuve la suerte de poder acudir a los principales eventos de atletismo y gimnasia. Me quedé con ganas de algún autógrafo. Allí estaba la elite.

-
Ahora el concepto ha cambiado. El rival ya no quiere hacerse fotos con ustedes, quiere ganarles, pero es verdad que dejaron huella y marcaron a una generación.
- Que años después te digan jugadores y aficionados que tu y el Dream Team les serviste de motivación o les hiciste felices, es algo tremendo. Una sensación increíble.

-
¿Cómo se siente uno siendo historia viva? ¿La historia del Dream Team es de lo más grande de la historia del deporte?
- Yo me siento un auténtico privilegiado por haber podido vivirlo y haber podido formar parte de ellos. Aquello, el Dream Team es la mayor historia del deporte. Jamás se juntó ni se juntará un equipo repleto de tanto talento y que dejará la huella imborrable que dejó. Creo que cambió la historia del baloncesto y del deporte, pero le seré sincero: en ese momento, en el día a día de la preparación, con los entrenamientos y los partidos uno no era consciente de que estaba haciendo historia. Con el paso del tiempo echas la vista a tras y te das cuenta de lo mágico que fue, de lo irrepetible que fue.

-
Usted era un ganador nato. ¿Cómo se motivaba con el paso del tiempo?
- Si amas lo que haces y le pones pasión y dedicación, aparecerá el resultado. Yo me dediqué a trabajar duro, desde la humildad y la honestidad con el firme deseo de intentar ser el mejor. Y nunca paré de intentarlo ni de trabajar duro. Fui un auténtico privilegiado por poder dedicarme a mi pasión, que era el baloncesto y por poder ganarme la vida haciendo lo que más me gustaba.

-
Acabamos: ustedes barrieron en su carrera a por el oro. ¿El equipo actual es batible?
- El gran error de Estados Unidos será dar las cosas por sentadas y pensar que le trabajo ya está hecho. Estamos hablando de unos Juegos. Aquí están los mejores. Y hay rivales duros como Brasil o Argentina. Y como no, el gran rival de Estados Unidos: España, que tiene un equipo repleto de talento que ha demostrado lo bien que sabe jugar al baloncesto.

-
Gracias por todo. Sabe qué: hace unos 8, 9, 10 años se especuló con su posible vuelta a las canchas con Denver. Ese día usted logro alegrarme el día pensando en que volvería a verle deslizarse por las canchas. Aunque finalmente nunca regresó.
- (Risas). Gracias hombre, siempre es una alegría escuchar estos comentarios, pero lo diré una cosa: el baloncesto actual es para gente joven con físico, a mí ya me tomaba de mayor ese posible regreso, aunque realmente nunca lo consideré. No sé de dónde salió. Fue algo maquinado por la prensa.

Para leer la nota original hacer click aquí.

Fuente: Eduardo Schell / Diario Marca

Compartir

 

Noticias relacionadas
27/07 02:14 | Carlos Delfino: "Lo que más me preocupa es no estar al 100%"
26/07 21:49 | A 24 horas de la ceremonia inaugural, Pau Gasol no tiene su traje
26/07 21:44 | Lamas: "Llegó la hora y es el momento de pensar en Lituania"
26/07 21:21 | Londres: una ciudad increíble, desbordada por los Juegos Olímpicos
26/07 21:05 | Túnez, tercera parada de Argentina en los Juegos de Londres
26/07 20:51 | En Londres ya flamea la bandera argentina desde este jueves
26/07 10:04 | "7am, golpes insistentes, doping sorpresa, no entendía nada"
26/07 01:53 | Wenlock y Mandeville, las mascotas de los Juegos de Londres
25/07 19:26 | Se vislumbran detalles de la ceremonia inaugural de los Juegos
25/07 18:53 | Sergio Hernández: "Argentina tiene chances reales de medalla"
25/07 18:15 | Argentina ya se instaló en Londres con la esperanza renovada
25/07 14:11 | Emanuel Ginóbili: "Siento y pienso que es posible una medalla"
24/07 20:18 | Francia, segundo rival de Argentina en los Juegos de Londres
22/07 21:39 | Lituania, primer escollo de Argentina en los Juegos de Londres

 

 
Powered by Visual Digital Arts