NCAA

¡Feliz cumple Pepe! Cuando John Chaney y Eddie Jones lo reclutaron

16:47 08/05/2020 | John Chaney y Eddie Jones lo llamaron desde Estados Unidos. Lo querían para Temple University. No hizo falta más nada para convencer al Pepe.

Sánchez y Chaney (Foto: The Sports Fan Journal)

Pepe Sánchez, John Chaney y Eddie Jones. Por un lado nombres al azar, por el otro tres protagonistas inmersos en una aventura que al primero de los mencionados le cambio la vida. No, no es una novela de Osvaldo Soriano. En el relato no están ni Phillip Marlowe ni Stan Laurel o Andrés Galván. Es una situación real que, si bien parece inverosimil, nadie se la inventó y fue el momento en el que el prodigioso (y en ese entonces joven) armador fue reclutado para jugar en una universidad de la NCAA.

"¿Hola? ¿Pepe? Soy Chaney. Te cuento que estoy con Eddie Jones, el jugador de Los Angeles Lakers. Te paso con él...", confesó el propio Sánchez en una entrevista al gráfico con respecto a lo que sucedió aquel 31 de mayo de 1995. "Hola, mucho gusto... Pepe. Quiero comentarte que esta universidad es muy buena y que el programa de básquet que conduce John Chaney está entre los mejores del país. Ojalá te decidas por ella y que tengas mucha suerte", le dijo al Pepe un tal Eddie Jones, según contó el base en aquella nota.

No bastó más nada y la utopía de Sánchez estaba a punto de ser buscada. El llamado de dos estrellas reconocidas de Estados Unidos bastó para empiece la travesía. Todo inició cuando le presentaron a Jorge Severini, un argentino que viajó a aquel país para jugar al fútbol y después terminó quedándose a vivir ahí. "El conocía a John y me dijo que su yo quería iniciaba los contactos", comentó Pepe. 

Fue en ese momento en el que Sánchez ya comenzó a demostrar capacidades distintas al resto y editó un partido suyo para mandárselo al entrenador. Para ver aquel enfrentamiento Chaney debió reflotar una vieja videocasetera y al observar a ese erguido y talentoso zurdo no le quedó más nada que ofrecerle una beca. Primero Juan Ignacio salió mal en el examen obligatorio que toman todos los prospectos, pero finalmente aprobó y puso rumbo a la NCAA, más precisamente a la Universidad de Temple. 

En Philadelphia no fue uno más y todos reconocen su labor, dentro y fuera de la cancha. Fue un excelente estudiante al que no sólo le importó el básquet y se fue de la institución con honores, labrando el camino para todos aquellos futuros atletas argentinos y latinoamericanos en general. Fue Pepe Sánchez. Ese niño asombroso que desde pequeño ya quería serlo todo. Y lo fue. Con amor, y sin rodeos. 

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X