Informe especial LNB

1990: el año en el que Pichi Campana fue Chamberlain

14:23 12/06/2020 | No hay prácticamente ejemplos en las ligas del mundo de buen nivel en donde un jugador haya promediado más de 40 puntos en un año. Pichi lo hizo.

Foto Marcelo Figueras

La temporada 1961/62 de la NBA fue estadísticamente inigualable. Fue el año en el que Wilt Chamberlain dejaría una marca única para el resto de la historia. Dos marcas en realidad: 100 puntos anotados en un partido y 50.4 de promedio en todo el torneo.

En el resto del mundo, con 8 minutos menos (casi un 20%), era todavía más difícil llegar a un número así, pero en 1990, en la Liga Nacional de Argentina, alguien lo logró: Héctor Oscar Campana. Pichi jugaba su segundo año en un River con un plantel flojo, que de hecho terminó yéndose al descenso. De hecho, Campana no jugó la serie decisiva ante GEPU de San Luis. Pero lo de Campana fue impresionante. 

Pichi jugó ese año en la Liga corta 26 partidos, anotando 1148 puntos, con una media de 44.15 puntos por juego. En uno de ellos, marcó 62, la marca más alta, todavía vigente, para un jugador argentino. Campana, ese año, lanzó 346/609 en dobles (56.8%), 70/179 en triples (39.1%) y 246/292 (84.2%). 

Campana estaba en ese momento en la plenitud de su carrera, tanto en lo basquetbolístico como en lo físico. Con 25 años, no había rival que pudiera frenarlo y, de hecho, en 1991 tendría la primera prueba seria de un jugador argentino para llegar a la NBA, en New Jersey Nets. 

Los 44.1 puntos de ese año de Campana no fueron jamás superados por nadie. De hecho, el siguiente máximo promedio de puntos en un torneo está lejísimo: Wilfredo Ruiz, 32.9, en la primera edición de la Liga, en 1985. Luego, Joe Bunn, en 2003/04, con 32.7.

Para tener una idea de lo que logró Campana, habría que medirlo con lo de Chamberlain en cuanto a tiempo. Wilt lo hizo promediando 48 minutos, mientras que Pichi promedió ese año 39. ¿Otra medida? En 1992/93, Oscar Schdmit logró el máximo promedio de su carrera en Europa, con una media de 44 puntos jugando para el Pavia, algo menos que Campana, pero con la ventaja de anotar 6.3 triples por partido. Pichi no era un tirador y, en ese año en River, metió 2.7 por juego. 

 

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

Etiquetado como:

Compartir

 



X