Mundial 2019

Argentina esquivó potencias para integrar un esperanzador Grupo B

12:22 17/03/2019 | El repaso por las principales figuras y el recorrido de la Albiceleste, Rusia, Nigeria y Corea del Sur, los integrantes del Grupo B del Mundial

Fotos: FIBA.basketball
Teniendo en cuenta todas las posibilidades existentes, el sorteo fue sumamente benévolo con la Argentina. Primero porque se ubicó en el Grupo B, por lo que en una hipotética segunda ronda se cruzará con los clasificados del Grupo A, que no cuenta con grandes potencias a excepción de la siempre complicada Venezuela. Luego, porque pudo esquivar rivales top y con talla sobre la media, como lo son Australia, Serbia y hasta el propio Montenegro.
 
Dicho esto, el Grupo B que se llevará a cabo en Wuhan está compuesto de la siguiente manera: Argentina, Rusia, Corea del Sur y Nigeria. Serán rivales duros, pero dentro de las posibilidades se sortearon los grandes ‘cucos’ con los que la Albiceleste se podía cruzar. Sin duda, el rival más fuerte de la zona será Rusia (10° en el ránking FIBA), el equipo que se quedó a un paso del podio en el último EuroBasket, cuando pudo contar con plantel completo.
 
Los dos principales pilares del equipo ruso están en la base y en la zona pintada, dos puntos neurálgicos. Aleksei Shved no solo comanda el equipo, sino que además es la eficiente primera vía de gol del equipo; de hecho en el último EuroBasket lideró a su equipo en puntos (24.3) y asistencias (5.9). Timofey Mozgov, con sus 2.16 metros, es el gigante encargado de dominar en la zona pintada, pero además es la segunda vertiente de puntos.
 
Ambos estuvieron ausentes en las ventanas, así como los principales jugadores del CSKA (Fridzon, Antonov o Kurbanov), por lo que las eliminatorias fueron realmente cuesta arriba para los rusos, a un punto tal que lograron la clasificación con un triunfo sobre Finlandia en el último partido, luego de ir la mayor parte del mismo abajo en el marcador. La Copa del Mundo será otra cosa, ya que estará todo el arsenal de la Euroliga disponible, ese mismo que los puso entre los mejores cuatro de Europa en el 2017.
 
Cada vez que Nigeria se clasificó a un Mundial se tuvo que enfrentar con Argentina y en China volverá a repetirse la misma historia. Los Águilas Verdes terminaron primeras en el Grupo F como consecuencia de un récord 10-2, pero ambas derrotas se produjeron una vez que la clasificación estuvo asegurada. Ampliamente fueron el equipo más goleador de la región con un promedio de 89.4 puntos; así como también el más recuperador (10.8) y el más asistidor (19.5). El punto débil, que se extendió a todos los equipos africanos tuvo que ver con un pobre manejo de balón que se tradujo en varias pérdidas por juego (14.9).
 
Ike Diogu no se perdió ningún partido y además fue uno de los referentes dentro de la cancha, con promedios de 15.5 puntos y 6.3 rebotes. El armador principal es Benjamin Uzoh (9.2 puntos, 4.2 asistencias y 4.2 rebotes), pero también hay jóvenes promesas empezando a surgir y a las que habrá que prestarle especial atención: uno de ellos es Jordan Nwora (20 años), quien solamente pudo participar de una ventana porque juega en la NCAA (Louisville) pero le sobró para brillar y promediar 20.7 puntos junto con 8 rebotes. Además podría potenciar enormemente su plantel de las ventanas en caso de confirmar el arribo de sus jugadores NBA.
 
Por detrás de Nueva Zelanda, Corea del Sur (32° del ránking FIBA) fue el equipo más goleador de las Eliminatorias asiáticas con 88.5 puntos de promedio y 47.8% de efectividad de campo (39.2% en triples), la cual se da en gran parte a la fluidez ofensiva y a las 23.3 asistencias por partido. La defensa permitió 77.2 puntos y ese +11 en el diferencial fue el que les permitió clasificarse con holgura en el Grupo E, con un récord 10-2. 
 
En cuanto a talla regalan algunos centímetros y al más alto nivel podrían hacer la diferencia. En este equipo sí hay una estrella marcada y que marca tendencia por sobre sus compañeros: se trata del nacioalizado Ricardo Ratliffe (Guna Ra para los coreanos), quien promedió 26.7 puntos y 12.5 rebotes en 10 partidos. Tras él, recién aparece Jung Lee -el único con asistencia perfecta pese a que se mantuvo una base sólida en todas las ventanas- con 13.2 puntos y 4.5 asistencias.
 
Al enfocar el análisis en Argentina, la virtud principal del equipo de Oveja Hernández es que pudo mantener una línea de juego agresivo y de transiciones rápidas durante todas las eliminatorias, la cual respeto pese a las modificaciones de plantel que se produjeron entre una ventana y otra. A su vez, en todas las posiciones se vio un progreso, ya sea en adaptación al sistema de juego, en confianza individual y en las sociedades que se fueron consolidando dentro de un equipo que tiene como faro a Luis Scola. El único con asistencia perfecta fue Marcos Delía, quien, siendo importante, se ha asentado cada vez más dentro del equipo con el transcurso de cada ventana. La legión de la ACB también demostró su crecimiento dado por haber subido la vara en cuanto al roce diario. Y los que se sumaron desde la Liga demostraron estar a la altura. Hay muchos indicios positivos para encarar la Copa del Mundo con una sana ilusión.
 
- Factor NBA
Decidamente el seleccionado que puede reforzarse y mucho para la Copa del Mundo es el nigeriano, comenzando por la incorporación definitiva de Al-Farouq Aminu (Portland Trail Blazers), quien jugó dos ventanas africanas. Especialmente para mejorar la faceta defensiva cuenta con un diamante en bruto: Josh Okogie, un escolta de 20 años que en el último par de meses se ganó la titularidad en los Minnesota Timberwolves. El ala pivote de 2.08 metros y 21 años, Chimezie Metu (en San Antonio Spurs, N° 49 draft del 2018), es otra de los posibles refuerzos que podrían viajar a China.

Compartir

 



X