Súper 4 de Córdoba

Argentina sigue creciendo: 79-74 sobre Serbia

22:49 30/07/2016 | El equipo de Hernández volvió a presentarse en un alto nivel y se aseguró el título del Súper 4. Delfino anotó 20 puntos y fue figura.

Delfino, figura de Argentina (ligateunafoto.com)

Argentina 79 - Serbia 74

Después de 3 partidos en la Argentina, Argentina se enfrentaba al mayor rival posible fuera de Estados Unidos en lo que será su preparación para Río. Serbia. Un plantel repleto de talento, talla y bastante experiencia, aunque con una dosis de juventud importante. El equipo de Hernández dio otra muestra de su crecimiento sostenido y redondeando una muy buena actuación, se impuso ante una de las potencias mundiales, por 79 a 74. Carlos Delfino (20) y Andrés Nocioni (19), fueron las figuras de la victoria.

¿Cómo no ilusionarse con el arranque de Argentina? Es cierto. Son amistosos, nadie pone todo, y no es lo mismo jugar en Río que en Córdoba, como tampoco un partido real por los puntos que un amistoso. Pero lo de Argentina en el primer cuarto fue bestial. Hernández mandó a Laprovittola de inicio, y el base la rompió en los 10 minutos iniciales, con 9 puntos y 3 bombas. Enorme puntería general (9 de Chapu), ofensiva dinámica y buena defensa, le permitieron a los locales sacar 16 de luz (30-14). 

Djordjevic metió variantes de todo tipo, de entrada y más tarde. Mandó rápido a la cancha a Teodosic, y aunque el campeón de Europa con CSKA cambió algo, no pudo torcer el rumbo por completo. Lo que sí ocurrió fue que Argentina empezó a bajar sus porcentajes notoriamente, y Serbia comenzó a sacar ventaja de su diferencia física. Además, los serbios alternaron zonas en defensa que complicaron decididamente los tiros de Argentina, que empezó a forzarlos.

Los serbios fueron escalando poco a poco con esa fórmula: mejoría en la defensa clara y aprovechamiento de su tamaño y velocidad. Hernández probó distintas alineaciones que demostraron que a Argentina se le va a ser difícil prescindir mucho tiempo de Manu, Chapu y Scola ante rivales como este. Serbia pasó al frente 38-37 esporádicamente, en un partido que había cambiado de eje. Igual, con una bomba de Campazzo, Argentina se fue al descando 40-38 arriba. 

El tercer cuarto continuó con un ambiente áspero que había impuesto Serbia desde el segundo período. Era normal, porque en ese esquema sacaba ventaja el equipo europeo. Argentina a veces entró en ese juego, y perdió. Con doble base desde el comienzo del cuarto, Argentina buscó levantar su tiro y su control del balón, pero por momentos se aceleró de más. Serbia cada vez hizo el juego más físico, y ahí costó competir. Serbia sacó 8 de máxima (54-46), pero con Manu y Scola de nuevo en el campo, bajaron las ingenuidades y se jugó más como hay que jugar ante este tipo de rivales y físicos, y por eso Argentina terminó igualando en 58 al final del tercer cuarto, con una bomba de Ginóbili.

Los 10 minutos finales se jugaron como un partido de torneo, más allá de la rotación que hicieron Hernández y Djerdjevic. Defensa al límite, broncas, roces... todo lo que tiene un juego por los puntos. Argentina, en ese pasaje, demostró personalidad y se bancó físicamente a Serbia, que perdió a Teodosic por una lesión en una mano para los 6 minutos finales.

La salida de Teodosic pareció sacar un poco de foco a los serbios, que entraron en algunas imprecisiones. Encima, aparecieron un par de bombas consecutivas de Delfino, más un buen tramo de Campazzo y la selección se adueñó del cierre. Más allá de una ráfaga de Stimac para darle vida a Serbia, el juego ya estaba resuelto: fue victoria por 79 a 74 para Argentina, que sigue creciendo e ilusionando de cara a Río. Con la victoria además ya se aseguró el título del Súper 4 y a pesar del caracter amistoso del mismo, esto no es poco decir, teniendo en cuenta la calidad de los rivales.

 

 

Fabián García / fabiangarcia@basquetplus.com
Enviado especial a Córdoba
En Twitter: @basquetplus

 

Compartir