La Liga 2017/18

Balances La Liga - Instituto completó una temporada inolvidable

19:18 26/06/2018 | La Gloria cordobesa se metió entre los mejores cuatro equipos de la competencia y además logró un boleto para su primer torneo internacional.

(foto: Prensa Instituto)

La temporada 2017/18 ha sido la mejor en la historia de Instituto dentro de la Liga Nacional, ni más ni menos que dentro de los cuatro mejores de la competencia. En la semifinal cayeron ante el posterior campeón San Lorenzo, pese a haberlos puesto en jaque en una serie sumamente pareja (2-3), pero igualmente se llevaron el premio de la clasificación a la próxima edición de la Liga Sudamericana, que será la primera participación internacional para la Gloria.

Varios jugadores de la institución cordobesa han comentado que desde el primer momento de la pretemporada se sintió una química especial entre ellos, que generó un ambiente positivo desde el minuto cero. Los jugadores interpretaron rápidamente las ideas propuestas por el entrenador Facundo Müller y su cuerpo técnico, así como también supieron ocupar el rol con el que fueron asignados.

La fluidez ofensiva fue una de las caracterísiticas de este equipo, una de las bases que les permitió terminar cuartos en la fase regular, con un récord 26-12. En los playoffs, en su camino hasta las semifinales, superaron a dos grandes equipos: Regatas (3-0) y Quimsa (3-1). Ese poder de fuego ofensivo tuvo muchas variantes, pero principalmente tuvo como impulsores a Dwyane Davis (19.4 puntos, tercer mejor goleador de la temporada) Facundo Piñero (10.9 puntos) y, llegando desde el banco de suplente con soluciones, a Luciano Gónzalez (13.6 puntos).

 

 

A nivel colectivo, el ataque de Instituto fue la cuarta mayor amenaza del torneo en cuanto a puntos anotados por partido (85.2 puntos) y la tercera en eficiencia (89.5). Pero su gran temporada se fundamentó en lo bien que pudo complementar esto con el trabajo defensivo: tuvieron disciplina, intensidad y no le escaparon al juego físico bien entendido cuando tuvieron que utilizarlo; por ejemplo, así le robaron un par de partidos al Ciclón en las semis. El triple fue su mejor arma: promediaron 9.6 por partido, con una efectividad del 38.6 por ciento (la mejor de la Liga).

 

Sam Clancy fue otro de los valuartes, quizás sin tanta relevancia anotadora, pero con un oficio y una solidaridad superlativa para encargarse del trabajo sucio y generar supremacía en los tableros, lo que generó que fueron unos de los mejores en cuanto a puntos de segunda chance. Gastón Whelan dio un salto de calidad, sobre todo cuando se transformó en el primer base del equipo ante una lesión de Santiago Scala, responsabilidad que cumplió con creces. Así se  pueden nombrar a varios jugadores más, que, cada uno en su rol, colaboraron para que Instituto completara una temporada inolvidable. 

Compartir

 



X