F4 Euroliga

Campazzo y Nocioni arrancan su sueño contra los fantasmas

12:24 15/05/2015 | El Madrid se enfrenta al Fenerbahce en la primera semi del Final Four de una Euroliga que no gana hace 20 años y tras perder dos finales seguidas.

Facu y Chapu buscan su tercer título con el Madrid, tras ganar la Supercopa y la Copa del Rey

La pregunta que se hace en Madrid todo el mundo es: ¿se acaba este año la malaria? Y es que el Real Madrid tiene ante sus ojos una nueva oportunidad, para algunos la más grande, para terminar con la racha negra que lleva 20 años. Fue en 1995, en Zaragoza, con Arvidas Sabonis como gigante indetenible, que el Real se consagró campeón de Europa (no era Euroliga todavía).

Y un detalle no menor es que el entrenador de aquel Madrid campeón era Zeljko Obradovic, el mismo que hoy tendrá enfrente conduciendo al Fenerbahce turco. El mismo que en su palmarés suma nada menos que 8 títulos de Europa (récord), con 4 equipos distintos (Partizán, Joventut, Real Madrid y Panathinaikos). El mismo que, con apenas 55 años, iniciará hoy su ¡15º participación en Final Four! Más una como jugador.

"A mí lo que me da miedo es el tipo que tienen en el banco", nos dice una persona cercana a la gente del Madrid. Y es tipo es Obradovic. Llegó el martes a las 15 a Madrid y su primera práctica fue a las 19. A 30 kilómetros de la ciudad. "No han venido a pasear", nos dice la misma persona.

De repente nos cruzamos con Hugo Sconochini, que desde hace dos años hace la Euroliga por TV para Fox Italia, y es contundente: "Fenerbahce es más equipo que el Madrid. Tienen un entrenador tremendo y un equipo con gente rápida muy alta. Y el Madrid, cuando no puede correr, se complica bastante".

Lo que prácticamente nadie discute es que es el Final Four más equilibrado de la última década, como mínimo. Quizá Olympiacos arranque un paso por debajo, sobre todo porque en el cruce inicial le tocará el impresionante CSKA de Moscú, aunque los griegos han sido los verdugos inesperados de varios en los últimos años, especialmente del Madrid hace 2, cuando le ganaron 100-88 tras ir perdiendo el primer cuarto por 17 con Spanoulis anotando sus 22 puntos en la segunda mitad.

El CSKA, sin embargo, suena demasiado para este Olympiacos. Anote: Nando De Colo, Milos Teodosic, Vitaly Fridson, Demetris Nichols, Aaron Jackson, Sonny Weems, Andrey Vosontsevich, Sasha Kaun, Viktor Khryapa, Kyle Hines y, llegado a mitad de temporada, un pibe prometedor: Andrei Kirilenko. Asusta. Y el entrenador, encima, Dimitris Itoudis, griego, con 9 años como asistente de Obradovic en el Panathinaikos. Nada es casualidad.

¿Qué tiene el Fenerbahce además de Obradovic? Para empezar, al MVP de la temporada: Nemanja Bjelica, el serbio de talento infinito, 2.07, tiro exterior y muchísimo talento, al que Nocioni conoce bien ya que compartieron 2 años en el Baskonia. Seguramente, ese conocimiento puede serle muy útil a los de Pablo Laso hoy.

Pero los turcos no son solo Bjelica, obvio. También está Jan Vesely, el hombre que dejó la NBA tras 3 años seducido por el proyecto Obradovic. Un ala pivote alto y talentoso. Talento tampoco le falta al serbio BoBogdan Bogdanovic, escolta de 22 años que por segundo año fue elegido por FIBA como el mejor talento joven de Europa. 

Y también están Nikos Sisis, y Andrew Goudelock, el máximo artillero del equipo con 16.4 puntos. Y el elenco de reparto, con Erden, Predlzic, Zoric y demás. Pero su marca es su estilo de juego, marca Obradovic. Mucha rotación y presión defensiva, lo que, ante el Madrid, será su clave. Frenar el juego rápido de los bases rivales.

¿Qué queda para el Madrid? Ser local le puede jugar a favor o en contra. Al mismo tiempo, los dos últimos años fue favorito y terminó perdiendo el partido definitorio, primero ante Olympiacos (Londres 2013) y el año pasado, más inesperado aún, contra el Maccabi, en Milán.

Este año no pinta tan favorito, aunque lo es, y eso quizá le juegue a su favor. También habrá que ver qué tanta presión genera lo ocurrido con el fútbol, eliminado de la Champions hace apenas dos días aquí, a pocos metros, en el Bernabeu, cuando muchos ya vivían por adelantado la final soñada contra el Barcelona.

Para Laso será un torneo que puede marcar su carrera. Vencer a Obradovic sería un gran primer paso, y ganarle una hipotética final al CSKA lo consagraría definitivamente. Lo mismo al plantel, que ha ganado muchas cosas este año, pero no la gran batalla, que es la Euroliga.

El año pasado, tras perder frente al Maccabi, el Madrid decidió sumarle carácter y por eso fichó a Nocioni y Maciulis, además de Ayón, Campazzo y Rivers. Pues bien, Nocioni ya demostró en la final de la Copa del Rey que, para lo que lo trajeron, cumplió. Con un tobillo a la miseria, puso un temperamento que contagió al equipo y fue clave para ganar la final.

Es cierto que en la temporada no ha tenido tanta participación, pero es que, finalmente, lo único que importa con él es que juegue como se espera en partidos como el de hoy. "Si tuviera que compararlo con algún partido de los que jugué en los últimos años, se parece en algo al de Brasil en Londres, que era un partido importantísimo, donde ellos venía jugando muy bien. Era un equipo muy de temer, pero salimos con mucha fuerza y pudimos conseguir el triunfo".

Nocioni y Campazzo buscan cortar también la racha de argentinos campeones, que quedó alla lejos, en el 2002, cuando el Panathinaikos de Pepe Sánchez venció en la final a la Kinder de Manu Ginóbili. Manu había ganado la edición 2001 y ellos dos, junto con Sconochini (1998), son los únicos 3 que consiguieron alzar la copa. 

Para el Madrid es todo desafío. Para sus bases (Rodríguez y Llull), la mejor pareja de Europa, pero que debe confirmarlo hoy. Para Rudy Fernández, que llega algo tocado, pero debe hoy justificar los 3 millones de euros que el equipo le paga al año. Para Felipe Reyes, quinteto ideal de la Euroliga y líder espiritual del equipo junto con Nocioni. Para Ayón, que bajó de la NBA a Europa para estar hoy aquí, en Madrid. Para Campazzo, si tiene alguna chance de entrar. Parece difícil porque, en Euroliga, apenas ingresó en 11 partidos. El último, el 10 de abril ante Zalgiris.

En cuanto al juego, está claro que el Real necesita correr para aprovechar sus mejores cualidades. Si logra romper la segura presión que tendrá para eso, habrá conseguido la mitad del objetivo. Claro que, para eso, deberá conseguir su rebote primero, y eso no le será tan sencillo ante un equipo alto y atlético. Por eso, más quizá que Chacho/Llull, será la estrategia que use Laso para elegir sus internos. ¿Quién defenderá a Bjelica? ¿Cuánto jugarán Reyes y Nocioni? 

La batalla táctica será clave. Allí, el zorro Obradovic no tiene rival. Claro que, su trabajo, finaliza al borde del campo. El resto está en manos de los jugadores.

Fabián García (Enviado especial a Madrid, España)
[email protected]
En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.