Intercontinental

Con un Laprovíttola sublime, Flamengo se quedó con la Intercontinental: enorme 90-77 a Maccabi

13:54 28/09/2014 | El base fue clave con 24 puntos para que los brasileños se queden con la Copa ante Maccabi por 90-77. Nuevo título para Flamengo y el argentino.

Laprovíttola hizo de todo: armó, asistió y le dio una cuota de gol vital a Flamengo. MVP.

Flamengo terminó consagrándose en la Copa Intercontinental FIBA después de vencer a Maccabi Tel Aviv por 90-77 en el segundo partido. Los brasileños debían ganar por más de tres puntos para alzarse como campeones del mundo, y por eso esta victoria por 13 puntos terminó dándoles un título muy ansiado, de los más importantes a nivel sudamericano durante los últimos años.

Nicolás Laprovíttola fue la bandera del campeón en el HSBC Arena de Río de Janeiro. El armador argentino tuvo una tarea descollante, jugando el partido del viernes en muy buen nivel y descosiéndola en la jornada de este domingo. Laprovíttola terminó con una planilla con 24 puntos (7/11 en cancha con 2/5 en triples y 8/9 en libres), 6 asistencias y 1 robo en 30m18s. Otro de los grandes exponentes de Flamengo fue Meyinsse, autor de 21 unidades y siendo un jugador totalmente decisivo en la defensa.

La otra referencia albiceleste que tuvo este Flamengo fue la presencia del eterno Walter Herrmann, que tuvo una labor importante en el aro propio aunque no pudo brillar en ataque. El santafesino aportó sus centímetros y su dominio debajo de los cristales, completando una labor con 12 puntos, 4 rebotes y 2 asistencias.

Párrafo aparte para lo hecho por Jeremy Pargo, que fue el oxígeno de un Maccabi que la peleó hasta los últimos minutos. El americano fue el goleador con 28 puntos, y aunque su actuación se vio mermada en el cuarto final, terminó siendo siempre un dolor de cabeza para Flamengo.

Maccabi tuvo un arranque de partido imponente. Lejos de ser el equipo que aparentó liviandad por muchos minutos del primer partido, los israelíes marcaron un parcial de 7-0, con un bombazo de apertura de Pnini y dos llegadas al aro de Landesberg y Pargo. Los europeos sorprendieron en el inicio, exhibieron otro tipo de actitud y superaron a un rival que tomó dos intentos de triples erráticos vía Marcelinho.

Pero Flamengo reaccionó rápido, ajustó su defensa y provocó pérdidas en Maccabi. Desde allí, el local se reinventó en ataque, creó mejores oportunidades y llegó un vendaval de goles que terminó cuadrando un parcial de 13-2 para dar vuelta el marcador. La movilidad de Laprovíttola, los triples de Marquinhos y la defensa, sobre todo de Meyinsse, fue de lo mejor en el elenco dirigido por José Neto.

A partir de allí fue todo golpe por golpe, con constantes cambios en el liderazgo del marcador y un aporte de goleo altísimo, en un arranque de partido que no se pareció en nada al inicio del primer juego disputado el viernes. Laprovíttola tuvo momentos descollantes, sin destacándose en defensa pero teniendo mucha incursión en la ofensiva brasileña.

Haynes, Randle y Pargo le dieron el oxígeno necesario al Maccabi para combatir cara a cara ante un Flamengo desbordante, que no solo dañó con el base argentino sino que también tuvo algunas otras ráfagas en ataque por parte de Meyinsse. El final del primer parcial dejó a los anfitriones arriba por 27-25.

En el reinicio de las acciones el partido se pinchó un poco en cuanto a su efectividad. Como contracara al altísimo goleo de los primeros diez minutos, el segundo cuarto siguió manteniendo un vértigo y un ritmo de juego altísimo aunque una sucesión de situaciones erradas por parte de ambos equipos prohibieron que el marcador se mueva demasiado.

Los primeros cinco minutos del parcial mostraron esa paridad errática, pasada de revoluciones y sin poder plasmar un gran juego en ambos frentes. Sin embargo el trámite empezó a destrabarse a favor de Flamengo, que de la mano de Marcelinho sacó mayores diferencias en el score. Con un doble ajustado y un bombazo a la carrera, el dueño casa se disparó 41-32 a falta de más de dos minutos.

No solo Marcelinho fue importante en este tramo carioca, sino que también la inclusión de varios relevos hicieron un buen acople e impulsaron a un Flamengo que pasó por uno de sus mejores tramos. Caracter en defensa, Vítor Benite siendo un arma peligrosa desde el perímetro y la potencia y garra de Olivinha dentro de la pintura, terminaron confirmando ese buen momento por parte de los de Neto.

Maccabi se estancó varios minutos en 32 unidades, pero a pesar de que logró destrabar esa cifra a través de los libres, Flamengo siguió jugando con muchísima solvencia y terminó sacando una buena ventaja. Sin el ritmo tan frenético que ostentó en el principio pero consiguiendo el mismo resultado, el conjunto local cerró el segundo periodo arriba por diez unidades: 46-36.

Meyinsse abrió el complemento estirando las diferencias a 48-36, pero Maccabi no era el mismo equipo que se mostró en el segundo segmento y lo demostró inmediatamente, con el vértigo renovado y sus tiradores en estado fantástico. Un imparable elenco israelí se recostó en la tremenda eficacia de Pargo, que clavó dos bombazos y puso a su equipo nuevamente en partido. Los europeos redujeron la brecha a cinco tantos (52-47) y sacaron a relucir su mejor versión. No obstante, lo de Pargo en Maccabi fue de destacar y mucho. La mano del estadounidense estuvo caliente, se generó sus propias oportunidades y no perdonó hasta dejar a los israelíes abajo por 56-55.

Flamengo perdió su efectividad, sobre todo en el tiro externo con intentos marrados de Olivinha, Marquinhos y Laprovíttola, que buscaron apagar el momento israelí aunque sin éxito. Los brasileños entraron al tercer periodo un poco tibios, escasos de gol en ataque y dando espacios en defensa. La brújula empezó a perderse, por lo que el tiempo muerto pedido por Neto era cuestión de tiempo.

El local se reordenó, calmó las aguas y de a poco volvió a sus raíces, dejando atrás ese temporal que le hizo perder nueve de los diez puntos de ventaja que tenían al arrancar el tercer episodio. Laprovíttola en el armado y el pick, sumado a un Meyinsse totalmente desequilibrante dentro de la pintura, fueron las dos claves del equipo brasileño para volver a tomar las riendas del encuentro, o al menos para tener una mayor confianza.

La brecha pasó a ser de cinco unidades (62-57), tras un doble de Herrmann, que se nota tener un rol mucho más defensivo que ofensivo en este esquema 2014/15 que plantea Neto en Flamengo.

Pero a pesar de los centímetros del argentino y la agresividad de Meyinsse a la hora de defender, Maccabi nunca se dio por muerto y siguió apostando redituablemente a la calidad de Pargo. Con el americano como bandera, los israelíes concluyeron el tercer periodo abajo por 64-61.

Independientemente de la arremetida de Pargo en el arranque del último tramo, Flamengo enalteció su labor una vez más, y el empuje de su gente en el HSBC Arena agigantó la actuación del local brasileño. Laprovíttola se cargó el equipo al hombro y tuvo un nuevo momento deluxe, con siete puntos consecutivos que impulsaron a Flamengo y lo despegaron en el score. El base, sin duda de lo mejor de esta Intercontinental, le permitió al local estirarse a 75-63.

Con Pargo un poco más apagado pero aún presentando batalla, Maccabi se desorbitó y no encontró soluciones en ofensiva, mientras que en defensa se transformó en un colador ante la arremetida brasileña. Nuevamente con Laprovíttola dentro de las acciones, el ex Lanús abrió los espacios para que se destaque el otro argentino de Flamengo, Herrmann, que con una bomba de tres puntos amplió la diferencia del dueño de casa a un dominante 79-66.

Los europeos empezaron a descontar la desventaja, pero independientemente de ello tuvieron varios errores en ataque, apretados por el reloj, apurados por revertir la situación y asediados por un Flamengo que nunca más bajó su intensidad. El final marcó un autoritario 90-77, que le entregó el título a los brasileños y alzó al equipo de Neto en lo más alto del mundo.

Planilla del partido

Lucas Leiva / [email protected]
Twitter: @lucassleiva
Twitter: @basquetplus

 

Compartir

 



X