Internacional

El día que el básquet mundial cambió para siempre

10:14 07/04/2020 | Se cumplen 31 años de la jornada en la que la FIBA votó para eliminar las restricciones que había para los jugadores de la NBA en las competencias internacionales.

David Stern y Boris Stankovic. (Foto: Albert Beltrán)

Hace exactamente 31 años, el mundo del básquet cambió para siempre. Luego de una historia marcada por la prohibición impuesta a los jugadores de la NBA, la FIBA decidió votar para quitar estas barreras y permitirles a las estrellas de la competencia estadounidense participar de los diferentes torneos internacionales. Aquella decisión no sólo impactó en lo inmediato, sino que sentó las bases de un desarrollo que influyó en todas las facetas de este deporte.

Antes de esa jornada, sólo los estadounidenses que formaban parte del amateurismo (principalmente, del básquet universitario) tenían la chance de disputar campeonatos como Mundiales o Juegos Olímpicos. De hecho, la regla también aplicaba a los extranjeros que pisaban los Estados Unidos. Esto provocó que, por ejemplo, un jugador de la talla del brasileño Oscar Schmidt decidiera no unirse a las franquicias que lo querían para no perder la posibilidad de defender la camiseta de su seleccionado.

La decisión del congreso de la federación estuvo estrechamente relacionada con el trabajo realizado por David Stern, comisionado de la NBA que abogaba por la globalización del juego. Su convencimiento, así como el de diferentes componentes de su grupo y la tarea de reclutamiento del legendario Magic Johnson, hizo realidad un sueño que muchos creían imposible: reunir a las máximas figuras de la competencia en el Team USA. Así fue que, en Barcelona 1992, el seleccionado estadounidense estuvo conformado por once jugadores profesionales y apenas un universitario, algo totalmente distinto a lo que había sucedido en años anteriores. Esa constelación de estrellas fue denominada Dream Team.

El éxito obtenido por Michael Jordan, Johnson, Larry Bird y compañía en los Juegos Olímpicos revolucionó el básquet a nivel global. Mientras los torneos internacionales se llenaron de atletas de la NBA, la propia liga comenzó a tener más en cuenta a los talentos foráneos. Sin considerar esa medalla de oro, es imposible entender la presencia de europeos como Dirk Nowitzki y Pau Gasol o de latinoamericanos como Manu Ginóbili. El cambio se profundizó y eso se ve reflejado en la actualidad: cuatro de los cinco premios más importantes entregados luego de la temporada 2018/19 le pertenecieron a jugadores que nacieron fueran de Estados Unidos. Un ejemplo perfecto de la transformación que comenzó con aquella votación histórica.

Leandro Carranza/[email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @leocarranza99

Compartir

 



X