Especiales

El día que Oberto decidió regresar a Atenas después de retirado

17:43 21/03/2020 | El 2 de enero de 2013, Fabricio Oberto anunció su vuelta al básquet. Regresó a Atenas, el club que lo forjó en sus inicios. Una revisión a ese día.

Oberto volvió en 2013 (Foto: La Voz)

Michael Jordan a los Bulls, Tiger Woods en el golf y Johnny Cash con American Recordings. Tres regresos épicos de personalidades deportivas y musicales que con mucho esfuerzo lograron volver a colocarse en el foco mediático mundial. Lo mismo ocurrió con Fabricio Oberto en 2013, cuando volvió del retiro tras tres años de pausa para vestir la camiseta de Atenas, aquel equipo con el que había comenzado a despuntar en sus inicios con la naranja. 

Siempre se vuelve al primer amor, al menos así fue para el pivote cordobés. Atenas y Fabricio, Fabricio y Atenas. Una relación de poder, despotismo y mucha gloria. Era esperado que el de Las Varillas regrese al básquet, y también era esperado que lo haga con la del verde. El acuerdo fue oficializado en una tarde de verano un 2 de enero de 2013 por quien era en aquel entonces el manager de la institución, Eduardo Álvarez. 

El último partido oficial de Fabricio Raúl Jesús había sido el 11 de septiembre del 2011 en la final del Torneo Preolímpico que se realizó en Mar del Plata, adonde Argentina se enfrentó a Brasil ante su gente en lo que fue la despedida más emotiva de la Generación Dorada. 15 meses sin jugar al básquet y 15 años sin hacerlo en Atenas. Su último partido con el griego había sido el 24 de mayo de 1998, en el monumental partido en el que convirtió 37 puntos para que los suyos se coronen campeones de la Liga Nacional ante Boca en el mítico Luna Park. 

La noticia fue como la vida de Oberto en muchas ocasiones: inesperada y sorpresiva. Nadie lo creía, parecía imposible. Nada de eso importó y, finalmente, a las 20 horas de ese 2 de enero apareció Fabricio para dar una conferencia de prensa en la que anunció su vuelta a las canchas. 

Su amor estival duró hasta junio, y en ese mes puso fin a su carrera como jugador de básquet. "Ponelo contudente. Ya está, soy un exjugador de básquet", le confesó a la prensa. Fue su cúspide, la gota que finalmente revasó el vaso. Se retiro como quiso, en buena ley y en el club que lo forjó. Fabricio Raúl Jesús Oberto, el de los tres nombres y los vastos títulos. Sacrificio, humildad y personalidad. Fue, es y será único. Desde Córdoba para el mundo. Sin escalas. 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

 

Compartir

 



X