Playoffs NBA

El viejito Manu revivió a los Spurs: 103-90 a Golden State

23:46 22/04/2018 | El Pibe de 40 fue preponderante en el cierre del partido, con ejecuciones decisivas que sellaron triunfo de San Antonio sobre Golden State.

Nunca subestimes el corazón de un campeón, dijo alguna vez Rudy Tomjanovich y esta tarde fue San Antonio quien volvió a traerla al presente. Sobre todo Emanuel Ginóbili, que tuvo un cierre de partido de lujo, con dos triples, un doble circense y un hambre de triunfo inmenso. Terminó con 16 puntos, 5 asistencias, 3 rebotes y 25 minutos de juego, aporte con el que fue una de las grandes figuras del triunfo 103-90 que estira la serie entre Spurs y Warriors a un quinto juego.
 
El partido comenzó de la manera que quería San Antonio, sobre todo en el aspecto de la intensidad defensiva, ya que en poco más de cuatro minutos lograron que su rival cometiera seis pérdidas de balón. Eso les dio la chance pasar al frente (10-7), en el marco de un partido muy igualado y en el que no aprovecharon de la mejor manera el mal comienzo del rival. En la segunda mitad de este primer parcial, los Warriors mantuvieron poca fluidez ofensiva y no lograron lastimar mucho a una defensa con mucha energía. En este lapso los Spurs sí pudieron marcar una diferencia en el marcador, de la mano del ingreso de Manu en cancha, quien aportó con 2 asistencias para que los texanos terminaran el primer cuarto con una ventaja de 8 puntos: 30-22.
 
En el comienzo del segundo parcial se mantuvo la tendencia para la visita: siguieron cometiendo errores en el manejo del balón, pero igualmente pudieron mantenerse competitivos por la defensa y por la falta de efectividad de San Antonio. De hecho, los Spurs apenas pudieron estirar la ventaja en un punto (38-29), a falta de 7:30 minutos para el entretiempo. En esos minutos restantes surgió un buen momento de Dejounte Murray y de Manu. De hecho, un triple del Pibe de 40 puso la ventaja de dos dígitos para los de Messina, que reemplazo a Pop (45-35). Los Spurs demostraron deseo por cada balón suelto y una gran concentración, tanto atrás como adelante (solo 1 pérdida en el 1T). Esa ambición, junto con un alza en la efectividad sobre el cierre, les permitió meter un parcial 10-0 en los minutos finales y llegar al descanso con 14 de ventaja (56-42).
 
En inicio del complemento, los locales no pudieron encontrar los caminos al aro y eso permitió que Golden State se acercara gracias a un parcial 5-0, pero un triple inmediato de Aldridge les volvió a dar un poco de tranquilidad. Un punto clave de los Spurs fue que pudieron evitar que su rival corriera la cancha de formar continuada. Cuando los Warriors empezaron a lograrlo, llegó una jugada importante de Ginóbili, que le sacó una ofensiva a McGee que luego se sumó a una técnica a David West. San Antonio aprovechó este altercado y con un libre y un triple de Aldridge volvió alejarse por 12 puntos (64-52). Con esta reacción, se asentaron en un momento complicado en cuanto a la efectividad, sobre todo por el crecimiento de la defensa por parte de los de Kerr. Pero los Warriors, ya carburando en ataque, pudieron cerrar bien el tercer período para dejar todo abierto de cara al último cuarto: 77-71 para los texanos.
 
A San Antonio, los triples le dieron vida en el tercer parcial y también en el comienzo del cuarto parcial, en donde los Warriors empezaron a ponerse más agresivos en ataque. Anderson fue importante en este lapso inicial de cuatro minutos (88-77 arriba los Spurs), con cinco punto seguidos. Pero la tendencia ya estaba establecida y Golden State continuó acercándose en el tanteador (racha 9-0), primero por buenas defensas y luego por la preponderancia de Durant; a falta de 6 minutos; los Spurs estaban 88-86 arriba. Quien cortó la seguidilla fue Manu Ginóbili con dos libres, pero lo que realmente le volvió a dar un poco de aire a los de Messina fue un triple con tablero de Aldridge: 93-86 a falta de 4:21 minutos.
 
En esos momentos finales, volvió a aparecer Manu con dos triples y un doble circense sobre la marca de Green, para emocionar a todo un estadio y un país. San Antonio intentó jugar con el reloj a su favor, estirando cada posesión. En cambio, la vorágine afectó las ofensivas de unos apurados Warriors, pese a que Durant fue el máximo anotador (34). Nunca hay que subestimar el corazón de un campeón: San Antonio ganó 103-90 y estiró la serie.  
 
Juan Martín Orellano / [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @JuanmaOre22
 
 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.