Liga Nacional 2019/20

Informe: ¿Cómo es la vida de un árbitro en la Liga Nacional?

14:13 15/12/2019 | Un viaje al trabajo y al día a día de un referí en la Argentina. Vito, Lezcano, Moncloba, Rougier y Sampietro los protagonistas.

El cuerpo arbitral y la copa (Foto: La Liga Contenidos)

Inquietos, solitarios e incomprendidos, la profesión de un árbitro es una de las más estresantes, complicadas y juzgadas del planeta. Criticados por todos, odiados por algunos, su labor nunca parece estar a la altura de las expectativas de los fanáticos. Una falta mal cobrada, un doble que debió haber sido válido o una camina interpretada de una manera contraria a la del público siempre son objetos de reclamo, de cuestionamiento y de duda. 

Sin embargo, ser árbitro es un modo de vida, una pasión que demanda tiempo y devoción. Quienes la practican se divierten en la cancha como los jugadores, sufren como los entrenadores y son juzgados igual o en mayor medida que ellos. Están en el ojo del huracán, soportando el tsunami en cada partido, en cada jugada. Son perfeccionistas, autocríticos y disciplinados. Tribunales de la verdad, abogados de la naranja.  

Entre ellos forman un equipo como cualquier otro. Se ayudan en las malas y se elogian en las buenas. Comparten mates, previas y cenas posteriores. Hay risas, análisis y cábalas, también compañerismo y solidaridad, rutinas y experiencias de las más particulares e insólitas. Por ende, en Básquet Plus decidimos retratar a estos personajes, a los principales árbitros de la Liga Nacional de Básquet. 

-¿Por qué elegiste ser árbitro? 

Fabricio Vito: "Mi familia por completo estaba inmersa en el básquet, mi madre fue jugadora del seleccionado argentino, mi padre referí y mi hermano jugador. Yo arranqué jugando a los cinco años y a los 17 empecé a arbitrar. Descubrí que me salía con naturalidad y abracé la profesión enseguida".

Pablo Estevez: "Jugaba en Banco Nación y estaba la exigencia de la Federación de presentar dos chicos para arbitrar minibasquet, un dirigente del club me ofreció ir a dar el examen y asi fuimos con un compañero, comenzando con 14 años, fue una hermosa etapa, la cual termine, arbitrando un mundial de mini en México". 

Leandro Lezcano: "Un poco de casualidad. Dejé de jugar al básquet a los 16 años, mis viejos escucharon del curso de árbitros en la radio de Santa Fe y lo hice para seguir ligado al básquet, que había jugado desde los 5 años. En ese momento eran 2 años".

Sebastián Moncloba: "Comencé arbitrando mini básquet (los clubes aportaban 2 árbitros para arbitrar mini) a los 14 años, y me empezó a gustar cada vez más, luego se fue dando por decantación misma, donde te van apuntalando, sustentando y orientando en muchos detalles, así que sin darme cuenta en el crecimiento ya a los 17/18 años ya estaba arbitrando categoría superior y disfrutando hacer esta profesión". 

Diego Rougier: "En el año 1988 mi padre estaba en la Sub Comisión de básquet femenino del club Deportivo Español, y en esa época la Asociación Femenina Metropolitana de Básquet solicito a cada club dos aspirantes para hacer el curso de árbitro. al ser consultado para hacer el curso no dude en hacerlo, ya que por cuestiones de tiempos y estudio había abandonado mi carrera de futbolista, que estaba desempeñando en ese club hasta la novena división. Así fue que en año 1988 hice el curso y a partir de 1989 comencé con la actividad, y hasta el día de hoy 30 años en forma ininterrumpida".

Fernando Sampietro: "Fue más una casualidad que una elección inicialmente, producto de una política deportiva en ese momento practicada por las autoridades de turno de FEBAMBA. Todos los clubes debían presentar dos jugadores de las inferiores para representar al club como “AMIGOS” (árbitros para el mini y premini). Con el tiempo descubrí que eso era lo que me gustaba, dejé de jugar (lo bien que hice jaja) y abracé esta profesión".

-¿Qué es lo más difícil de la profesión?

Fabricio Vito: "Generalmente los sacrificios tuyos y de quienes te rodean, ausencias en momentos importantes y también cuando sos “atacado” por hinchas dirigentes periodistas , muchas veces merecidamente y otras inmerecidas, sin tener en cuenta a la persona debajo del uniforme".

Pablo Estevez: “Lo más difícil de un árbitro es lograr la aceptación, tanto en el acierto como en el error; a su vez otra cosa muy difícil es no poder estar en determinados eventos o fechas super importantes de tu vida, como ejemplo yo no pude estar en el nacimiento de mis trillizos porque estaba en el mundial de Japón 2006, pero con un gran apoyo y aceptación de la familia podemos llevar adelante esto que tanto nos apasiona y amamos”. 

Leandro Lezcano: "Lo que más cuesta es que cuando estamos en periodo de liga o en algún torneo, dejas de compartir cosas con la familia, cumpleaños y algunas fechas o eventos especiales".

Sebastián Moncloba: "Lo más difícil de la profesión, es perderte quizás muchos momentos especiales, como, por ejemplo, tiempo con la familia, cumpleaños, fechas especiales, algún evento, esos momentos que solo ocurren una vez sola". 

Diego Rougier: "Lo más difícil de la profesión sin duda son los tiempos y los días que estamos fuera de nuestras casas, y por tal motivo nos perdemos en varias oportunidades cosas importantes de la vida cotidianacumpleaños, reuniones con amigos, y demás. El resto se disfruta porque estoy haciendo lo que me gusta y además es mi trabajo".

Fernando Sampietro: "Al principio, abstraerse del público, de los espectadores y lograr evitar que sean un factor influyente en tus decisiones. Después, entender y aceptar los sacrificios y la dedicación que se necesita para desarrollarte realmente en esta profesión, entendiendo y aceptando que cada paso debe ser dado con la certeza que te da la capacidad y el camino recorrido. Entender que, en esta carrera, lo rapidez en los avances no siempre es recomendable. En síntesis, tener paciencia y dedicación. Ahora, mantenerte. Entender que es la parte más difícil, saber que cada vez que entramos a una cancha nos “jugamos” nuestra historia, el respeto y prestigio obtenidos en tantos años, y aceptar que la única manera de lograrlo es seguir capacitándote tanto física como reglamentariamente".

-¿Cómo es un día de partido?

Fabricio Vito: "Por lo general se viaja el día anterior, y el día del juego lo utilizo para entrenar liviano. Por la mañana tomar mates con el grupo, después me toca trabajar, luego se almuerza. Siesta y a las 18:30 aproximadamente con el mate de la tarde hago la charla pre partido mostrando el scouting de los equipos que juegan por la noche".

Pablo Estevez: “Depende mucho del tipo de viaje que hagamos, pero por lo general llegamos la noche anterior o en la madrugada del día del partido, eso nos da el tiempo para un buen descanso, a media mañana una activación física, unos mates (infaltables) almorzar y luego de la siesta, preparar el partido con situaciones de video, estadísticas, formas de juego, mecánica del arbitraje, disciplina, lineamientos del colegio profesional, luego lo no menos importante que es el ritual de prepararse y producirse para el partido a los cuales en algunos lugares vamos con la policía o remis”. 

Leandro Lezcano: "Llegamos a la ciudad de juego generalmente a la mañana temprano, desayuno, a veces estudio un poco (soy profesor de Educación Física) o salgo a trotar un rato si no hay algún gimnasio cerca. Media mañana con unos mates, busco videos, información y estadísticas del juego. Luego del almuerzo, descanso. Por la tarde tenemos la reunión pre partido para diagramar como va a ser nuestra labor en el juego. Teniendo en cuenta como juega cada equipo, estadísticas, jugadores, parejas, entrenadores, entre otros. Hablamos de que permitiremos y que no, en contactos o conducta, por ejemplo. Además de la mecánica del arbitraje que se refiere a la manera en que nos movemos en la cancha para tener buena cobertura de las acciones y zonas de responsabilidades de cada arbitro. Luego el juego, entrada en calor y detalles finales. No soy de tener cábalas, solo buscar un momento de relajación para buscar concentrarme. Ya en la cancha, realizamos algunos ajustes en los tiempos muertos, intervalos y entretiempo. Luego del partido, en el hotel o la cena repasamos algunas jugadas que nos hayan quedado por hablar".

Sebastián Moncloba: "Es un estilo de vida, despertar o llegar a la ciudad de destino, encontrarte con el equipo arbitral, desayunar, entrenar, distender con charlas, bromas etcétera, leer, buscar estadísticas del juego y jugadores, almuerzo, descanso, merienda y charla prejuego, desde análisis global a jugador por jugador, entrenadores, mecánica arbitral, prepararse para ir al estadio (donde siempre me apuran ya que me tomo mi tiempo jaja un ritual), juegos, post juego, cena, análisis del trabajo realizado y retorno a nuestros hogares o bien continuar la gira".

Diego Rougier: "El día comienza temprano por la mañana cuando nos encontramos en la cuidad donde arbitramos con el equipo arbitral, después del desayuno coordinamos una reunión donde mediante videos y tópicos del Colegio Profesional de Árbitros de la ADC, ponemos pautas para el partido de la noche. Luego realizamos una pequeña activación ya que en la mayoría de los casos venimos viajando de noche y viene bien moverse un poco durante la mañana".

Fernando Sampietro: "Está lleno de usos y costumbres, de rutinas. Viajar, en lo posible con el tiempo suficiente para poder descansar, compartir el día con mis compañeros, entrenar un poquito a la mañana, almorzar, descansar, mates con la charla pre partido (videos y estrategias a seguir durante el juego), arbitrar, cena con el equipo arbitral y vuelta a casa o al lugar del próximo juego".

-¿Te cuesta mucho compaginar tu vida personal y laboral? 

Fabricio Vito: "Hace cuatro años me dedico por tiempo completo al arbitraje por lo que sólo me cuesta compaginar los tiempos con las obligaciones familiares, que no es poca cosa".

Pablo Estevez: “Hoy nuestra profesión exige mucho tiempo y dedicación, es entonces que nuestra vida privada se va acomodando de acuerdo a los tiempos libres de la competencia, pero hay que lograr que vayan de la mano y siempre con una familia que apoye”. 

Leandro Lezcano: "Viajo mucho y cuando estoy en mi casa trato de disfrutar con Soledad, mi esposa, y mis hijos Juan Cruz y Bruno. Con el trabajo en la escuela y el ISEF, intento tener todo al día antes de salir de viaje para algún partido o torneo".

Sebastián Moncloba: "Como dije hoy, es una forma de vida, comienza a rodar y con la ayuda de la familia misma todo es congruente ya que te guían ellos mismos por donde transitar. Ya ver a tu familia que disfrute también lo que haces hace q todo sea más sencillo".

Diego Rougier: "No es que cueste mucho, hay que saber organizarse con los tiempos que demanda la actividad y los horarios de tu vida personal/familiar. Lo que más cuesta es cuando llegas a tu casa de una gira de varios partidos y te encontrás que en tu casa ya empezó el día, con los horarios y actividades de la familia e hijos, que a su vez cuesta, pero se disfruta".

Fernando Sampietro: "Hoy es un poco más fácil. Mis hijos ya son grandes (Luca 20 y Lucila 16) y mi esposa (Guillermina) me acompaña y apoya desde hace más de 25 años, vivió y sufrió (lo digo por mis constantes ausencias y viajes) toda mi carrera tanto nacional como internacional. Así que ahora todo es más fácil. Además, en mi trabajo (Secretaría de Deportes de la Municipalidad de Vicente López) jamás me hicieron un problema y siempre me apoyaron en mi carrera".

-¿Qué es lo que más te gusta de tu carrera?

Fabricio Vito: " Todo, desde preparar el bolso o valija, viajar, vivir en hoteles aeropuertos y la adrenalina de entrar a un estadio de Argentina o el mundo a hacer algo que me apasiona y amo".

Pablo Estevez: “Mi carrera me ha marcado un estilo de vida, empezó como algo por descubrir a algo que hago con mucho amor y vocación, me posibilitó conocer culturas y amigos en casi todo el mundo, trabajar en ligas profesionales de otros países, juegos olímpicos, mundiales y lo más importante formar una hermosa familia”.  

Leandro Lezcano: "Vivir esa adrenalina del constante desafío de que el porcentaje de eficacia de nuestras decisiones se mantenga lo más alto posible. Mejorar a diario, que el próximo partido debe ser mejor que el último arbitrado. El árbitro, en general, es muy autoexigente".

Sebastián Moncloba: "Lo que más me agrada es saber que juego a juego es una evaluación final la cual te hace crecer más aun como profesional, esa sensación constante repleta de adrenalina es única".

Diego Rougier: "Lo más lindo que tiene mi profesión es que tes amigos en cada lugar donde te toque trabajar, y más el tiempo que pos compartir con ellos ya que por distancia sino fuera así pararía mucho tiempo sin verlos. y además lo que se disfruta trabajando de lo que realmente te gusta".

Fernando Sampietro: "Uf...tantas cosas. Yo amo lo que hago. Sigo disfrutando después de más de 35 años de hacer esto. Eso ya de por si es un privilegio y una bendición. Mi carrera me dio la posibilidad de conocer lugares y culturas que jamás hubiese imaginado. De recorrer una gran parte del mundo y casi todo mi país. De conocer y generar vínculos con muchísima gente de todas partes del mundo. De representar a mi país, a mi bandera, en mundiales y Juegos Olímpicos. De permitir desarrollarme y generarme un nombre propio con historia dentro de mi profesión. De conocer a la persona que me dio la posibilidad de tener la hermosa familia que tengo. Yo diría que soy quien soy porque hago lo que hago".

-¿Cuál es el jugador más difícil de dirigir?

Fabricio Vito: "Hoy no hay uno en especial, hace años eran complicados muchos Bruno LábaqueLeo Gutierrez, Mol, entre otros. También había muchos americanos rebeldes con los que había que lidiar noche tras noche".

Pablo Estevez: “Creo que todo tiene su momento y dificultad, hay jugadores que aceptan el fallo o la decisión sin ningún problema, pero otros aun sabiendo lo que hicieron, no aceptan nada. Igualmente, a lo largo de los años, todos vamos evolucionando y entendiendo cada vez más cual es el rol dentro del juego con un profesionalismo tremendo. Estoy dentro de la liga desde 1991 y la evolución de los involucrados es cada vez mayor”. 

Leandro Lezcano: "El básquet se ha profesionalizado mucho, la relación jugador-entrenador-arbitro la mejoramos comprendiéndonos desde ambos lados. Los partidos más difíciles de dirigir generalmente son en algunas ligas amateur, muchos salen de trabajar y se van a jugar. Tienen miles de líos y se descargan ahí, mucha psicología. Mientras mayor nivel arbitras, es más sencillo".

Sebastián Moncloba: "Creo que aquellos jugadores los cuales tienen un carácter bien formado, con un temple fuerte, sumado a que, si están en una misma institución durante mucho, eso hace que sean especiales a la hora de arbitrar".

Diego Rougier: "No hay uno en especial que pueda mencionar, todos los jugadores, ya sea los de más trayectoria, los chicos que están dando sus primeros pasos en nuestra liga como los foráneos, quieren ganar, y hacen todo lo posible para tal objetivo. Hay muy buena relación jugador/arbitro así que en líneas generales la relación es así con todos".

Fernando Sampietro: "El tiempo me enseñó que, usualmente, los jugadores más complicados de arbitrar son los que tienen una trayectoria y prestigio personal dentro del squet y los que tienen una gran trascendencia dentro de la institución en la que juegan. En mis 28 temporadas dentro de la categoría he tenido la suerte y el privilegio de compartir cancha con muchos de ellos, desde Romano o Uranga, Milanesio o Campana, hasta Gutierrez o baque, solo por nombrar algunos de los muchísimos grandes jugadores que tuve la fortuna de arbitrar".

-¿Qué creés que es fundamental para llegar a ser un árbitro de Liga Nacional? 

Fabricio Vito: "Primero tener el deseo de llegar, amar el arbitraje, ser un apasionado y tener la capacidad de resetear cada jugada cuando erras o cada partido que no te va tan bien. No quedarse con llegar a ser buen árbitro y revalidarlo cada partido que te toca".

Pablo Estevez: “Fundamental es la humildad, fundamental es el trabajo, fundamental es la experiencia de haber quemado etapas, fundamental es capacitarse técnica y físicamente, para estar bien preparado cuando nos toque, no olvidar nunca que este es un trabajo de equipo, que estamos en una de las mejores ligas del mundo y debemos estar a la altura”. 

Leandro Lezcano: "Mas allá de las condiciones que un árbitro tenga, la disciplina y el compromiso son fundamentales. Ser autocritico, receptivo de los consejos y querer mejorar a diario. Por otro lado, es muy importante mantener buenas relaciones y el respeto hacia compañeros y todos los actores del juego. Además de comprender lo valioso del trabajo en equipo".

Sebastián Moncloba: "Lo fundamental es mantener la esencia de uno sobre todas las cosas, la persona, y de ahí se ramifica el: perfeccionarse, ser receptivo, generar los vínculos laborales de la mejor manera. Ser consistente en la forma de vida, ya que creo que eso lo reflejamos dentro del rectángulo, ser disciplinado, autocrítico, y, por sobre todo, trabajar en equipo".

Diego Rougier: "Sin dudas que el gran secreto es el profesionalismo y de la forma que se toma uno la actividad. El capacitarse permanentemente, y la actividad física y psicológica son tres pilares que deben cumplirse para llegar a ser arbitro profesional de la Liga Nacional de squet, y además tener una base desde tus inicios, donde en mi caso personal me ayudó mucho el ir a ver innumerables cantidad de partidos, ya sea de ligas locales como ligas profesionales, donde así se puede observar en vivo las performances arbitrales y luego de los mismos intercambiar opiniones sobre situaciones de juego con los árbitros de turno".

Fernando Sampietro: "Hoy es difícil de contestar esa pregunta, los tiempos han cambiado, ni para bien ni para mal, solo han cambiado. Pero hay requisitos que siguen siendo fundamentales, no sé si para llegar, pero si para mantenerte. El respeto por la profesión, la dedicación, el sacrificio, la capacitación permanente, el entender el rol que ocupamos y cumplirlo con humildad y profesionalidad. El entender el juego y intervenir cuando se requiere, no interferir. Se necesita del factor suerte para tener la oportunidad, pero la capacidad y el trabajo traen la suerte".

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X