Estados Unidos

Jeremiah Wood, un testigo de la ética de entrenamiento de LeBron

22:07 05/08/2020 | El exjugador de la Liga Nacional se crió con James. Compartieron varios equipos. "Mientras nosotros jugábamos, él practicaba", confesó el pivote.

Wood y James

LeBron James gasta 1.5 millones de dólares al año para cuidar su cuerpo. Nutricionistas, preparadores físicos y chefs personales, entre otras cosas, son las inversiones de uno de los basquetbolistas más sacrificados de la historia. Llegar a la élite no es fácil y mantenerse mucho menos. El alero de Los Angeles Lakers arribó a la NBA como una de las mayores promesas de su generación y hasta hoy en día sigue siendo uno de los más dominantes. 

El secreto está detrás, en lo que no se ve. Trabaja duro, no tiene descansos y entrena hasta el hartazgo. Se preparó para la NBA desde que era un pequeño niño en Ohio, destrozando a todos a base de físico y una habilidad innata y envidiable. Curiosamente, uno de los que pudo verlo de cerca desarrollarse fue Jeremiah Wood, quien se crió con él en los suburbios.  

“Mientras nosotros jugábamos a la pelota por ahí, él estaba entrenándose realmente. Desde pequeño lo prepararon para ser jugador de básquet. Y cuando fuimos creciendo nos dimos cuenta de lo que estaba haciendo y ahí te decís: ´Ojalá hubiera hecho lo mismo´. La gente no tiene idea de lo duro que entrena. Es muy bueno porque entrena muy duro”, confesó el exjugador de San Martín de Corrientes. 

Además, el interno se encargó de halagarlo con respecto a su manera de ver el juego: “Si lo ves jugar, nunca vas a volver a ver algo igual. Es como un arma jugando al básquet. Durante el verano íbamos a jugar con él a California o Chicago. Los pases que daba LeBron eran increíbles. Lo único que tenés que hacer es recibir y volcarla”.  

Talento acompañado de trabajo duro y disciplina. Porque cuando hacés lo que amás, siempre habrá un día en el que no tengas ganas de entrenar, pero lo hacés igual. La ética es lo que jamás falla. LeBron la posee. Él lo sabe y todavía está en la cima del básquet. Un rey aparte, moldeado con repeticiones en el gimnasio.  

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X