NBA

La divertida anécdota de Prigioni en su año de novato en la NBA

16:24 10/05/2020 | Según las reglas del entrenador de Knicks en aquel entonces, Mike Woodson, todos los rookies debían llevar los bolsos. Pablo se rehusó a hacerlo.

Prigioni en Knicks (Foto: NBA)

Lo de Pablo Prigioni en la NBA fue algo inusitado. Llegó a la mejor liga del mundo con 35 años, tras haber ganado absolutamente todo en Europa. No sólo era el novato más veterano de la historia, sino que tampoco era el más atlético de todos. Pero lo distinguía su inteligencia, su lectura de juego y la habilidad de estar siempre algunas jugadas por delante del resto. En su cabeza veía todo y siempre se anticipa a lo que pasaba. 

Fuera de la cancha el argentino también debió vivir situaciones atípicas y una de esas ocurrió cuando lo quisieron tratar como un novato más. "Me insinuaron que tenía subir unos bolsos del avión al colectivo cada vez que éste aterrizara. El primer día yo me quedé atónito, y me agarró Tyson Chandler y me dijo: "No Pablo, vos no". Al día siguiente viene el asistente y me comenta que según las reglas del entrenador, Mike Woodson, los rookies debían llevar las cosas. Ahí me entró la vena argentina y lo miré y le dije que no voy a levantar ningún bolso. Asi que decile al técnico que no voy a llevar ningún bolso", comentó el base en una entrevista con Pepe Sánchez. 

¿Hubo castigo? Por suerte no: "Después me agarró el entrenador y me dijo que sus reglas eran esas. Entonces yo le comenté que respetaba mucho sus reglas pero que ya era un jugador de 35 años, que no lo iba a hacer y que si no nos poníamos de acuerdo yo agarraba mis cosas y me volvía a Europa. No es un sueño para mí la NBA, yo vengo a jugar, esto es un trabajo para mí. Si vos me vas a tratar como un chico de 20 años agarro mis cosas y me voy". 

Mike se rió y le dijo que no lo estaba tratando como un chico de 20 años, ya que lo demostraba en la cancha y en los entrenamientos, en donde era un verdadero general. "Yo le dije que en la cancha no, pero fuera de la cancha sí. Por suerte ahí quedó todo, pero lo intentó hacer eh, me planté y safe, pero estuvo cerca", contó Prigioni, quien siempre remarcó que a la NBA llegó porque lo quisieron. Un novato divergente. De esos que siempre quedarán en la historia. Por lo bueno, obvio. 

 

Compartir

 



X