Especial

La insólita anécdota de Leandro Ginóbili con Tony Parker

10:23 13/06/2020 | Hicimos un podcast con los dos hermanos de Manu, Leandro y Sebastián, y extraemos aquí una historia jugosa y muy divertida.

Los tres hermanos: Sebastián, Manu y Leandro

Los que más o menos conocen a la familia Ginóbili saben distinguir bien entre los tres hermanos. Manu es el más joven, el más cerebral, el más decidido; Sebastián el que se toma las cosas con más tranquilidad y paciencia y Leandro el más divertido y chistoso. 

Este jueves, Básquet Plus hizo un podcast con los dos hermanos de Emanuel, que saldrá hoy seguramente, en donde ambos cuentan su experiencia como hermanos, siendo un caso casi único de tres jugando profesionalmente, y charlan sobre sus vidas, incluyendo algunas historias con el más famoso de los tres. 

Indudablemente, en ese contexto, Leandro tiene la historia más divertida. "Como todo buen argentino, en los primeros años vivía puteando a Tony Parker porque no le pasaba la pelota a Emanuel. En uno de mis primeros viajes a Estados Unidos a verlo, yo estaba en plena mishiadura porque me acaba de retirar, así que estaba atento a cualquier cosa que tirara Manu para venderla. Las zapatillas de cuando se lesionó en las semis del Mundial 2002 me dieron de comer como dos meses. Hasta la foto agarrándose el tobillo tenía".

Leandro llegó a San Antonio y Manu lo llevó al gimnasio de entrenamientos: "Yo pispeaba por todos lados a ver quién tenía más o menos mi tamaño. Estaba Duncan, que además de ser grandote, cuando te acercabas pensabas que te iba a ladrar. Hasta que en un momento Manu me presenta a Tony. Él se fue y me quedé charlando. En un momento, así, directo, le digo qué lindo el auto, qué se yo, ¿cuánto calzás? "12", me dice. Justo como yo, le comento, entonces él me dice si quería que me trajera alguna. No, no, le respondí, pero cuando me volvió a insistir, obviamente le dije que sí".

Leandro termina la historia: "Esa noche no dormí. A las 8 de la mañana estaba levantado esperando para ir de nuevo al facility y Manu me dice "¿otra vez querés venir?" Sí, porque quiero ver cómo Pop ataca la 1-3-1. Llegamos y me planté en la puerta como un perro guardián, hasta que veo llegar a Parker. Me llama, me acerco al auto, abre el baúl y casi me desmayo. Tenía una caja, con 12 cajas adentro de zapatillas. No sé todavía cómo hice para meterlas en la valija. A partir de ahí empecé a putear a Manu cuando no se la pasaba a Parker".

Compartir

 



X