NBA 2019/20

La NBA y el activismo, ¿una historia de amor?

17:16 07/07/2020 | Estrellas como LeBron y Paul retomaron lo que se había olvidado. Brown, Brogdon y compañía los siguen. Un análisis del activismo en la liga.

James lidera el grupo (Foto: NBA)

Bill Russell y Kareem Abdul Jabbar en los 60 y 70, Craig Hodges y Mahmoud Abdul-Rauf en los 90 y LeBron James, Chris Paul, Carmelo Anthony y Chris Bosh, entre otros, fueron quienes hicieron frente a los problemas raciales y discriminatorios que sufrieron las comunidades minoritarias a lo largo de la historia de Estados Unidos. Cada uno desde su posición y en su época intentó cambiar las bases de la estructura social norteamericana.  

En el camino también hubo momentos en los que los jugadores vieron para otro lado. La frase de Michael Jordan, en la que comentó que los republicanos también compran sus zapatillas, describe a la perfección lo que se vivió en general en los 90 y esa línea continuó durante los 00, con basquetbolistas más preocupados por su rol adentro que afuera de las canchas.  

Todo cambió a partir de la llegada de LeBron James, Dwyane Wade, Carmelo Anthony, Chris Bosh (en el 2003) y Chris Paul (en el 2005), quienes retomaron el activismo de sus antepasados y cargaron con el peso de ser la cara visible de las críticas al racismo y a todas las injusticias sociales. Juntos utilizaron las plataformas mediáticas para alzar las voces de quienes no podían hacerlo y pusieron en el foco de conflicto todo aquello que la NBA algunas veces quiso enterrar.  

Esto provocó también que las nuevas generaciones se contagien de sus héroes, quienes ya no se dedicaban sólo a jugar, como alguna vez le dijo una periodista al propio LeBron James. Enes Kanter dividido por Turquía y Estados Unidos, Malcolm Brogdon liderando protestas pacíficas, Jaylen Brown uniéndose por la misma causa y muchos otros más forman parte de una camada decidida a continuar con los preceptos de quienes llegaron antes que ellos.

También los entrenadores tienen mucho que ver. Gregg Popovich denunciando las posturas de Donald Trump, Brad Stevens apoyando las marchas de sus jugadores y muchos otros siguen el camino que empezó con Red Auerbach y su integración en Boston Celtics, cuando su equipo era uno de los pocos en contar con vastos hombres de color en el plantel. ¿El más grande de ellos? Un tal Bill Russell, a quien le cedió el mando de la plantilla en 1969.  

Atrás quedaron las épocas de Michael Jordan diciéndole que no a las diferentes causas que necesitaban su apoyo, como por ejemplo la negativa de cancelar un partido en las finales de 1991 ante Lakers, a pedido de su compañero Craig Hodges, quien quería protestar por la feroz golpiza que le propinaron cuatro policías a Rodney King, un taxista de color, y la mirada para otro lado frente al acercamiento de un candidato demócrata negro que necesitaba su auspicio para llegar al Senado de Estados Unidos.  

La NBA, acompañada de un comisionado abierto que no le huye al debate como Adam Silver, está otra vez viviendo un punto alto de activismo, en el que la crítica es el lugar de encuentro. El asesinato de George Floyd logró despertar a las masas, pero estos atletas vienen haciéndolo hace mucho. Desde James hasta Anthony, Kanter y Brown, sus antepasados estarían orgullosos. Porque no hay mejor virtud que decir las cosas y reconocerlas, por lo bueno, pero también por lo malo.

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X