La Liga 2016/17

Las nuevas tecnologías desde adentro: ¿cómo funciona Catapult?

13:24 26/03/2017 | Guiados por Cristian Lambrecht, preparador físico de Bahía Basket, te contamos de qué se trata el sistema Catapult que ya tiene la Liga.

La interfaz de Catapult

Hace pocos días surgió la importante novedad de que la Liga Nacional había llegado a un acuerdo con la empresa Catapult Sport para que los distintos equipos de la competencia puedan usar su sistema de datos. Para quienes no conocen esta tecnología la noticia puede parecer menor, pero la realidad es que se trata de un paso adelante para afrontar una de las problemáticas más marcadas del torneo: las lesiones y el desgaste físico.

Pero ¿de qué se trata Catapult exactamente? Para entenderlo mejor y no caer en definiciones demasiado básicas, recurrimos a un especialista: el preparador físico de Bahía Basket, Cristian Lambrecht, quien nos guió y nos permitió conocer el sistema y su implementación desde adentro. Así funciona una tecnología surgida en Australia y que poco a poco, va captando al mundo del deporte de elite (ya es utilizada en la NBA, NFL, NCAA y Premier League, entre otras competencias de primer nivel).

"Catapult es un sistema de monitorización de cargas. Cada jugador tiene un aparato asignado que lo usa por atrás del cuello, en cada práctica y en cada partido. Ese aparato tiene un giroscopio, un magnetómetro, un acelerómetro y un GPS. Nosotros el GPS no lo usamos por ser un deporte indoor (si se usa en los deportes al aire libre). Mediante distintas fórmulas algorítmicas, ese aparato recoge información sobre desplazamientos y la actividad de cada jugador. Una antena recolecta esa información y la volcamos a la computadora. Una vez que está en la computadora, nosotros seleccionamos los datos, la editamos y armamos informes de acuerdo a nuestros intereses", explica Lambrecht.

"Necesitábamos usar herramientas de recolección de datos más objetivas. Esto es una excelente opción, que nos permite tener algo más tangible en números, para a partir de ahí poder cuidar la salud de los jugadores. Sabemos que el calendario es cada vez más cargado, sea el deporte que sea. En rugby pasa lo mismo, en la NBA ni hablar. Nosotros en particular llevamos 55 partidos jugados desde octubre. Hay que resguardar la salud de los jugadores. Más allá de que son jóvenes, son humanos. Y como cada ser vivo, todo tiene un proceso. Con momentos de carga y de descarga. Esto nos permite sustentar la observación y el diálogo con el jugador, para cuidar la salud de ellos".

El gran desafío cuando se trata de estadísticas que pueden asustar al ojo poco acostumbrado a trabajar con ellas, pasa por traducir esa información y generar conceptos concretos que ayuden al verdadero objetivo del sistema: la toma de decisiones. ¿Cuál es el proceso para que esos datos lleguen filtrados de la mejor forma al cuerpo técnico y a los propios jugadores? El PF de Bahía nos lo explica.

"Después de cada uno de los partidos o entrenamientos, armo un informe y se la mando a cada jugador en PDF. Y además, le mando un reporte de distinto formato a los integrantes del cuerpo técnico. Primero se usa para conocer a los jugadores y qué despliegue físico tuvieron. Y a partir de ahí, se toman las decisiones. Los jugadores mismos se van conociendo. Eso es algo que yo también rescato de este sistema. A la media hora del final de un partido, cada jugador ya tiene el informe de lo que hicieron. Si en el primer cuarto hicieron una cosa, si en el segundo otra... cómo varió la intensidad con respecto a partidos anteriores. Entonces, es mucha información que nos llega. Hay que saberla manipular y tomar las decisiones que corresponden".

El gran peligro cuando se trabaja con números es no caer en errores debido a una base de datos pequeña. Si se toman decisiones en base a pocos ejemplos (en este caso, pocos partidos o prácticas), hay un número de variables, entre ellas la suerte o la circunstancia, que pueden influir y reflejar información falsa. Por eso, los equipos se toman su tiempo y entienden que el proceso tiene dos partes: recolección de datos y decisiones en base a lo obtenido. 

"Ahora nosotros estamos en la etapa de recolección de datos. Tenemos el sistema hace algo más de un mes. Estamos conociendo los perfiles de cada uno de los jugadores. Si uno corre 500, mañana 800 y pasado 1000, y esto se sostiene en el tiempo, voy a poder conocer el perfil de esfuerzo del jugador. Con esa información hacemos promedios. A partir de ahí, eso sí nos va a permitir dosificar partidos y entrenamientos. Y tener un control diario de las cargas".

"Estamos queriendo agrandar ese archivo, pero ya vamos conociendo los perfiles de los jugadores. Ahora con el partido con La Unión, ya se completaron casi 10 partidos monitorizados. Ya los vamos conociendo. Y además de una cuestión individual de cada uno de ellos, se conoce también lo que es el perfil del equipo. Cuando el equipo decae, cuando sube, qué paso con respecto al último partido... se sacan conclusiones individuales y grupales. Esa información se la traslado al cuerpo técnico y obviamente la palabra y la decisión final es de Sepo".

Está claro que ni Catapult ni ninguna otra tecnología deportiva tienen la verdad absoluta a la hora de conseguir un objetivo (prever lesiones, por ejemplo). Pero a la vez, son herramientas nuevas que facilitan el trabajo de todos los involucrados y reducen el margen de error. Recién estamos en la etapa inicial de un sistema que promete mejorar el producto de la Liga Nacional y lo más importante, cuidar a sus protagonistas.

 

Juan Estévez / [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @JuanEstevez90

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.