Liga Argentina 2019/20

Liga Argentina: ganaron Parque, Racing, Central y Villa Mitre

00:57 23/01/2020 | Un repaso por el resultado y la crónica de los cuatro partidos que se disputaron por una nueva fecha del torneo de ascenso.

Parque se llevó un triunfazo (Foto: La Liga Contenidos)

Barrio Parque 85 - Tiro Federal 56 

(Prensa Barrio Parque) 

Después de seis caídas consecutivas, Barrio Parque volvió a la victoria con un contundente 85 a 56 frente a Balsuar Tiro Federal de Morteros, en su primera presentación de este 2020 como local por la Conferencia Norte de la Liga Argentina. 

Juan Kelly con 18 puntos (0 simples, 3 doble y 4 triples) fue el goleador de Parque y del partido, mientras que Tomás Lucero con 10 tantos (2/4/10) fue el máximo anotador de Balsuar Tiro Federal de Morteros. 

El encuentro tuvo parciales 23-13; 45-23 (22-10); 63-38 (18-15) y el final 85-56 (22-18). 

Un buen arranque de Parque, que salió decidido a romper el maleficio de los 6 partidos seguidos con derrotas y de apoco fue marcado diferencias, con un buen porcentaje de tiros externos, donde Juan Kelly era el abanderado. 

Los cambios del segundo cuarto no cambiaron demasiado el andar del local, que con Ferreyra desde afuera y los aportes de Mikulas debajo del tablero, se fue al descanso largo 45 a 23, luego que los árbitros corroboraran en la pantalla que era válido el gol de Tiro en la última jugada del parcial. 

En el arranque del tercer capítulo “El Verde del Sur” parecía decidido a cerrar el partido antes de tiempo, pero una ráfaga de pérdidas de balón y equivocaciones le permitieron una reacción a la visita. 

Con la aparición de la dupla Kelly-Mikulas, Parque pudo cerrar ese tramo del juego con una ventaja de 25 puntos. 

El último episodio del encuentro Barrio Parque consolidó la victoria y el técnico pudo darles minutos a los juveniles que menos juegan. 

Ahora Barrio Parque visitará este este sábado a Central de Ceres, en la provincia de Santa Fe. 

Petrolero 75 - Villa Mitre 78 

(Prensa Petrolero) 

Aferrados a su libreto, los bahienses complicaron al Matador en el comienzo. A partir de una defensa muy dura y con mayor fortaleza cerca de los cristales (13-8 en rebotes durante el primer parcial), la visita sacó la primera ventaja: 15-12. 

La historia se repitió en el segundo y si bien es cierto que Petro mostró buenos pasajes de Fede Oggero, Lucas Machuca y el retornado Rod Goncalves, Villa Mitre siempre fue más regular y tuvo puntos muy altos en José Gutiérrez y Franco Pennacchiotti. Cuando el base y el pivote funcionan todo es más fácil: el capitán Gutiérrez se fue a vestuarios con 10 puntos y 3 asistencias, y mientras que el máximo goleador de la Liga cerró la primera mitad con 7 más 7 rebotes. 

El Matador tuvo que remarla. El entrenador Patricio Denegri le buscó la vuelta, como siempre usó la rotación del equipo, pero esta vez los resultados no llegaron. Enfrente hubo un equipo maduro, que no perdió las formas y que cada vez que se vio complicado tuvo la receta para frenar la embestida local. 

Así y todo, Petro llegó con vida al último cuarto. Una ventaja de 10 con los antecedentes recientes categóricos permitía soñar con otra levantada. Ocurrió todo lo contrario, porque Villa Mitre metió tres triples al hilo (Gutiérrez, Federico Harina y Tomás Scarpaci) para empezar a sentenciar la historia (66-51). 

Petrolero fue por otra heroica y arrimó. Dos libres de Máximo Vélez pusieron el partido a cinco de diferencia con 53 segundos por jugar, pero Pennacchiotti (terminó con 22 puntos y 15 rebotes) devolvió gentilezas desde la línea de libres y sentenció el triunfo bahiense. 

Central Entrerriano 75 - Gimnasia 70 

(Prensa Central) 

El partido arrancó parejo y con varios errores de ambos lados. Central quiso tomar preponderancia con Bernasconi en la zona pintada, mientras que Gimnasia se despachó con 8 puntos seguidos de Pablo Alderete, una gran vía de gol para el Lobo ante la ausencia por lesión de Dentis. 

Central tuvo problemas para poder controlar los cortes directos al canasto de su rival, de hecho, cada vez que Alderete buscó jugar pick and roll con Gianella o Remolina, el equipo de Tartaglia obtuvo buenos dividendos, mientras que Central, equivocando a veces la forma de atacar, se las ingenió con un par de apariciones de Forastieri cortando al aro y con un triple para sostener un juego equilibrado. 

Una mejora defensiva de Central, coincidente con una buena racha ofensiva de Bernasconi, permitió que el equipo de Panizza pase al frente y cierre arriba el cuarto inicial 22-20, sin mucho de sobra y con la humedad del piso jugando un partido especial en detrimento de las intenciones de uno y otro. 

En el segundo cuarto Central rotó su equipo y consiguió mantener firmeza defensiva, con Mateo Díaz y Zenclussen presionando sobre la primera línea, aunque en ataque no pudo hacer diferencias cuando tuvo la chance de hacerlo. Gimnasia también rotó y sintió la salida de Alderete, especialmente en el momento de querer poner la pelota interior. Un triple de Ríos y otro de Chiqui Sánchez sostuvieron a los visitantes, mientras que Central encontró una vuelta al partido de Gastón Córdoba, que fue importan te en defensa pero también sumó 8 puntos en el cuarto para que el Rojinegro amenace con despegarse en el tablero. 

Sin embargo, por mérito de su rival pero también por impericia propia, el partido siguió parejo, Gimnasia recuperó goleo con Alderete y un triple de Booling, hasta que llegó una jugada en el final, donde Central pidió revisión de un fallo, tuvo el balón y Córdoba puso el doble que mandó el partido al descanso largo con el Rojinegro arriba 38-35. 

Luego de un entretiempo en el que hubo que trabajar mucho para evitar que la humedad complique más las cosas, el partido mantuvo la paridad, los dos defendieron bien ante las complicaciones para atacar, ofensivamente el Rojinegro tuvo un buen pasaje del capitán Adrián Forastieri, que asumió responsabilidades y anotó cortando hacia el canasto, bien acompañado por Córdoba, manteniendo una diferencia corta ante un Gimnasia que cuando pudo hacer jugar a Alderete fue una cosa, pero luego careció de respuestas en el perímetro. 

Sin brillar pero jugando un poco mejor que su rival, Central entró arriba al cuarto final 54-49 arriba y en los primeros minutos del juego encontró a Sebastián Bernasconi clavando dos triples para que la diferencia del equipo de Panizza se extendiera 60-53. Gimnasia parecía perdido, pero apareció en el partido Nicolás Gianella, clavando 11 puntos seguidos para que el Lobo se coloque a tiro y empate en 60 el juego con mucho tiempo por jugar. 

Central tuvo que apelar a todo su coraje, hubo un triple de Córdoba y otra bomba de Ludueña casi sobre la chicharra, Gimnasia no se entregó y se mantuvo a tiro, hasta que apareció en escena Sebastián Bernasconi, con dos golazos propios de su sello en el poste bajo para que Central vuelva a sacar ventaja. Un triple de Ríos mantuvo a tiro al Lobo pero de nuevo Bernasconi apareció con un doble y falta que despegó de nuevo a Central, que pese a un pitazo inaudito de Ratto que dio falta en una tapa clarísima de Córdoba, llegó al cierre despegado con dos libres de Mateo Díaz y pudo festejar en un partido durísimo, cortando la racha de tres caídas en fila y volviendo a apuntarle a los cuatro de arriba en el Sur. 

Racing 93 - Quilmes 66 

(Prensa Racing) 

En el Estadio “Oscar y Alfredo Barca” de Chivilcoy, Racing llegó a su sexto triunfo consecutivo por la Liga Argentina, superando en este caso como local a Quilmes por 93-66, en un juego que supo encaminar en el complemento (62-38) luego de una primera mitad muy complicada. 

Lo mejor de Racing pasó por Santiago Barrales (17+5+3), Lisandro Fernández (15+4+3), Alejo Barrales (14+12 asistencias), Matías Aristu (12+5 rebotes), Joshua Morris (11+10 rebotes), y Bruno Pallotti (12); mientras que por el lado visitante, los máximos exponentes fueron Gregorio Eseverri (16), Alvaro Merlo (14), y Juan Esteban De la Fuente (11). Racing ahora emprenderá una dura gira por la provincia de Entre Ríos, donde jugará tres encuentros en tres días, comenzando el domingo en Gualeguaychú ante Central Entrerriano; luego se presentará en Concepción del Uruguay frente a Parque Sur (el martes) y Tomás Rocamora (el miércoles). 

En cuanto al partido de anoche, Racing arrancó muy enchufado en los dos costados, y con una ofensiva variada, empezó a estirar la ventaja y mantuvo en cero su aro durante los primeros minutos. Con Matías Aristu clavando un bombazo, llegando al promedio el equipo local ganaba por 11-6; sin embargo, Quilmes encontró puntos en Jeffrey Merchant en el poste bajo, el local equivocó los caminos, se quedó sin gol porque el “Cervecero” ajustó muy bien su defensa, y aprovechó al máximo un buen momento de Alvaro Merlo para pasar al frente y terminar ganando el cuarto inicial por 17-14. 

Con respecto al segundo período, las acciones arrancaron muy parejas y equilibradas también el el marcador (un triple de Juan Ignacio Fernández puso las cosas iguales); Quilmes siguió defendiendo de la mejor manera y le hizo las cosas muy difíciles al local, a la vez que Racing tampoco encontró variantes. Dentro de un desarrollo con goleo bajo, en el meridiano del cuarto igualaban en 21; sin embargo, la visita consiguió un par de ofensivas bien resueltas (triple de Gregorio Eseverri y rompimientos de Alvaro Merlo) y se fue al frente por 28-24 ante el desconcierto local. En el cierre, dos bombazos consecutivos de Santiago Barrales le dieron a Racing la chance de volver a liderar el marcador, ganando el primer tiempo por 31-28 luego de mucho trabajo. 

En cuanto al tercer cuarto, Racing tuvo un arranque soñado (8-0) con mucha agresividad en los dos costados, y por primera vez en el juego sacó más de una decena de puntos; Mauro Gelpi pidió rápidamente tiempo muerto, pero no hubo caso, porque el local siguió bombardeando con triples y con un juego que no tuvo nada que ver con lo mostrado en la primera mitad, llegó a la mitad del cuarto ganando nada menos que por 50-34. Con la confianza por las nubes, los conducidos por Diego siguieron castigando y estiró la brecha a casi dos decenas; sin embargo, entre Gregorio Eseverri y Juan Esteban De la Fuente, sacaron la cara por la visita y tuvieron un cierre fenomenal para achicar, y dejar a Racing arriba por 60-47 con un cuarto por jugar. 

 

Con respecto a los 10 minutos finales, Bruno Pallotti tuvo un gran arranque anotando los primeros 9 puntos del local, pero Quilmes no se entregó y se mantuvo expectante con un juego más repartido. La diferencia se estabilizó en 12 puntos en favor de Racing, pero luego llegó una ráfaga de buenas jugadas del local, que tuvo una ofensiva muy fluida a la vez que Quilmes fue tirando lentamente la toalla. El final fue a toda orquesta para Racing, que llegó a las cifras definitivas de 93-66 para estirar la racha a seis triunfos consecutivos y mantener la localía fuerte. 

Compartir

 



X