Liga Nacional

Los mejores equipos de La Liga que no pudieron ser campeones

20:51 05/04/2020 | Un informe con los mejores conjuntos a lo largo de la historia de la Liga Nacional que no lograron conseguir el título en playoffs.

Campana (Olimpia), Osella (Atenas), Palladino (Ben Hur), Osborne (Peñarol) y McFarlan (Obras)

A lo largo de la historia de la Liga Nacional distintos equipos fueron los mejores de la temporada en cuestión de juego, pero sin poder confirmarlo en playoffs, dejando de lado todo lo bueno que habían hecho en la temporada regular.   

El primero de los elegidos como los cinco mejores que nunca salieron campeones de la Liga es Olimpia de Venado Tuerto 1993/94, donde fue el mejor récord de la regular, pero cayó en el momento de la verdad (semis) ante el luego campeón Peñarol del Che García. Ese Olimpia tenía un arma letal, Pichi Campana, pero le faltó un extra ante los marplatenses.  

El segundo conjunto en cuestión es Atenas 1996/97, que perdió en semifinales ante Independiente de Pico 3-2 luego de estar arriba 2-0 en la serie, con un doble de Ruiz Moreno en el partido decisivo que dejó al que había sido el mejor equipo de la temporada sin nada. Ese Atenas, que al año siguiente se convertiría, para muchos, en el mejor equipo de la historia liguera, tenía varias de esas mismas figuras: Milanesio, Campana, Oberto, Palladino, Osella y demás, pero Independiente nunca se dio por perdido y se lo robó en Córdoba, la peor afrenta. 

Ben Hur 2005/06 es uno de los mejores equipos que no logró el título. Venía de ser campeón de la Liga Nacional en la 2004/05 y de cerrar la regular con el mejor récord, pero lo sentenció el hecho de jugar casi pegado la Liga Sudamericana (que ganó) y las semifinales de la Liga ante Gimnasia, que aprovecharon esa situación para robarles un partido en Rafaela y no darles casi chances luego en Comodoro. Leo Gutiérrez, Diego García y Raimundo Legaria comandaban a ese equipazo, también dirigido por Julio Lamas, como el Olimpia 93/94.   

El cuarto equipo en cuestión es Peñarol 2006/07. Era un conjunto poderoso, dirigido por Carlos Romano, que lideró la temporada de punta a punta, ganando primero el Súper 8 en Neuquén, y llegando a la final ante un Boca que tenía a Leo Gutiérrez ya en modo hipercampeón. Fue una final extraña, con muchos triunfos de visitante, pero que terminó en manos xeneizes 4-2. Tener a Leo, en una final, era tener el 80% del título en el bolsillo. Pero ese Peñarol jugaba realmente muy bien. 

Obras Basket 2010/11, otra vez con Lamas como DT y con Juan Gutierrez en un nivel superlativo (más Pittman, McFarlan y otros), fue líder de la fase regular sin demasiados contratiempos, y nadie pensaba que pudiera tenerlos hasta la final del torneo, pero lo que no podía pasar, pasó. Quimsa, con el Negro Romano de entrenador, no solo los sorprendió, sino que le ganó los dos partidos en Buenos Aires y luego el tercero en Santiago, liquidando la serie 3-0. De tener todo a tener nada. Fue la sorpresa más grande de la última década. Al año siguiente, otro gran equipo de Obras llegó a la final volviendo a ser primero de la fase regular, pero se topó con un Peñarol que, sí, lo lideraba Leonardo Gutiérrez, pero también ya empezaba a manejarlo un tal Facundo Campazzo, y el título se fue a Mar del Plata. 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X