Eliminatorias FIBA

Martínez: "Esté quien esté, Argentina juega de la misma manera"

04:23 21/11/2017 | Básquet Plus dialogó con la figura paraguaya, que relegó su puesto como jugador de la selección para formar parte del cuerpo técnico de Oroño.

Un momento del histórico triunfo 78-76 de Olimpia sobre Flamengo (foto: FIBA.basketball)

Este jueves comienza la participación argentina en las eliminatorias FIBA para el Mundial 2019. El marco será el estadio Superdomo de La Rioja, en donde la Albiceleste recibirá al seleccionado paraguayo. En los días previos al debut de ambos en este nuevo formato clasificatorio, Básquet Plus dialogó con un ícono guaraní: Javier Martínez, quien en un principio formó parte de la lista de la buena fe, pero que finalmente integrará el cuerpo técnico en la función de segundo asistente.

El base expresó sus conceptos con respecto a las virtudes y los defectos del actual equipo de Paraguay, trazó los objetivos iniciales que tendrán su seleccionado y también brindó unas palabras hacia la forma de juego argentina: “Esté quién esté, sea el apellido que sea, se sigue jugando de la misma manera y se tiene una rúbrica. La selección argentina posee una forma de jugar que está arraigada desde hace años”. Este mediodía el equipo dirigido por Oroño llegará a Córdoba, en donde los guaraníes jugarán un amistoso frente a Atenas.

Pese a tener bien definido su futuro como entrenador, actualmente se sigue desempeñando como basquebolista activo en Olimpia Kings, club con el que tiene contrato hasta finales del próximo año. Hace cuestión de días el equipo paraguayo fue una enorme revelación en la Liga Sudamericana, no solamente por haber clasificado al cuadrangular semifinal, sino que sobre todo por aquella inolvidable victoria ante Flamengo. Aprovechamos para que Martínez nos enmarcara esa producción, así como también la actualidad del básquet paraguayo.

 

- Te nombraron para formar parte del plantel, pero vos decidiste que era momento de cumplir otro rol. ¿Cómo fue ese proceso y cómo te estás sintiendo en esta nueva función como asistente?

. En un principio supe que iba a estar en la lista de 24 convocados, pero ni bien pude hablar con un dirigente de la Federación Paraguaya le dije lo que ya había decido desde hacía mucho tiempo: no formar parte del plantel de jugadores, para darle lugar a los más jóvenes. Quería cumplir otro rol y prácticamente me nombré como asistente. Ayudar de otra manera, pero sin modificar a ninguno de los que ya estaban nombrados, es decir a Oroño como director técnico y Viveros como asistente principal. Me siento muy cómodo, sigo siendo el mismo y pienso de la misma manera. Como jugador hablo mucho y ahora como asistente hasta te diría que lo hago menos, a sabiendas de cuál es mi rol y que estoy ocupando un lugar en donde quiero ir haciendo carrera y sumando experiencia.

 

- ¿Con qué Paraguay nos vamos a encontrar el jueves?

. Paraguay está en un momento de transición, de cambio generacional y yo creo que vamos a ser competitivos. Al margen de contar con jugadores jóvenes, tienen roce y experiencia. Pero lo que más nos falta es a nivel de envergadura y talla: tenemos jugadores muy chicos. Se entrará a competir y, más allá que sabemos que el básquet es muy lógico, este par de partidos serán más que una preparación para lo más importante, que va a ser tratar de competir de igual a igual frente a Panamá

 

- En la nómina de convocados hay muchos jugadores de Olimpia, que juegan juntos continuamente y se conocen muy bien. ¿Esa es una ventaja con respecto a la Argentina?

. Es una ventaja que esté convocada la mayoría de los jugadores de Olimpia, quienes han jugado prácticamente ocho meses juntos durante este año, algo que es muy atípico en nuestro medio. Es un aliciente importante, se conocen bastante, y creo que es la hora de que tomen mayores responsabilidades, porque por ahí tenían un rol secundario en Olimpia como consecuencia de mi presencia y la de los extranjeros. Bienvenido sea que tomen la posta. No creo que esto sea una ventaja con respecto a Argentina, porque ellos tienen un sistema y un tipo de adaptación al juego que se viene trabajando en los diversos entrenadores, que prácticamente fueron los mismos durante los últimos años. Esté quién esté, sea el apellido que sea, se sigue jugando de la misma manera y se tiene una rúbrica. La selección argentina posee una forma de jugar que está arraigada desde hace años.

 

- ¿Los favorece el nuevo formato de clasificación al Mundial?

. Me gusta la forma de disputa, principalmente porque anteriormente esta clase de torneos se jugaba en una sola ciudad durante cinco o seis días seguidos. La verdad que nosotros, como plantel no muy largo y de poca envergadura, llegábamos al tercer o cuarto día prácticamente fundidos. Entonces, jugar este tipo de campeonatos con 3-4 jornadas de diferencia entre el primer y el segundo partido, te permite analizarlos para llegar de la mejor manera al 3° y al 4°, unos dos meses después. Tenés las mismas posibilidades, más allá de las diferencias de los planteles, porque jugás tres partidos como visitante y tres como local. Mucho más si se tiene en cuenta que los primeros tres equipos de cada cuadrangular avanzan a la siguiente ronda, e inclusive el cuarto juega otro tipo de ronda. Esto es a  largo plazo, me gusta el formato.

 

- ¿Cómo son estos días de Paraguay previos al partido? ¿Ya hay bajas confirmadas?

. El plantel viene entrenando de forma incompleta hace tres semanas, pero estuvieron todos desde hace diez días, cuando se acoplaron los jugadores de Olimpia una vez finalizada su participación en la Liga Sudamericana. Tenemos bajas importantes: en esta oportunidad no fue convocado José Fabio, porque recién se está empezando a entrenar con un equipo de la Liga Argentina (exTNA) y escuché que está falto de ritmo y de entrenamientos. La principal baja es Guillermo Araujo, quien realmente es como agua en el desierto para nosotros, pero tiene problemas familiares: primero por la experiencia que tiene, segundo porque cuenta con una altura que nadie posee en el básquet paraguayo y tercero porque además de tener esos centímetros, te da la seguridad que anota puntos y que genera para los compañeros. La última baja es Ramón Sánchez, un chico que nos estuvo reforzando en Olimpia y que era el 2 titular; con Araujo era la primera o segunda opción. Pero uno nunca se pone a pensar en los que no están, sino en tratar de aprovechar a los que están y confiar en lo que nos pueden dar.

 

- ¿Cuándo volviste a Olimpia te esperaste todo lo que se fue sucediendo, sobre todo lo de la última Sudamericana?

. Cuando yo arreglé en diciembre, que fue cuando regresé a mi país, ya tenían el cupo ganado para participar de la Liga Sudamericana y había varios meses como para planificar todo. A mí me querían en un principio como jugador, pero también que estuviera más cercano al cuerpo técnico, que es lo que estoy estudiando actualmente. En las eliminatorias recién voy a ganar experiencia. Por suerte me puse bien físicamente, encontré alguien que me solucionó en gran parte mi problema de rodilla, me cuide muchísimo y por suerte se lograron los tres objetivos más importantes del año: ganar los dos torneos que disputamos, junto con el pasaje a la segunda ronda de la Liga Sudamericana. Ahora creo que los dirigentes van a redoblar la apuesta, no solamente porque nos ganamos el derecho a participar de la LSB 2018, sino que también vana intentar tratar de clasificar a la Liga de las Américas del 2019. Todo eso, acompañado a los resultados, significa algo muy importante para un club que pasó prácticamente 25 años sin salir campeón y de repente, en un abrir y cerrar de ojos, salió tricampeón. Nuevamente estamos viviendo un momento único en mi país.

 

- ¿Creés que esta gesta es el comienzo de algo más grande? ¿O solamente es un hecho aislado producto de una buena organización institucional?

. No sé si es el comienzo de algo grande, porque siempre que suceden esta clase de resultados muy aislados, más allá de que nosotros estábamos preparados para ser competitivos, parecería ser que es el puntapié de algo. Pero, al margen de que somos protagonistas dentro de la cancha, quien es realmente responsable del nivel de nuestra competencia es la organización de la Federación. Si no se llega a jugar una Liga Nacional por todo el país, si el torneo no se calendariza y se hace un poco más profesional, nos quedaríamos solamente con efímeros resultados, como el que obtuvimos ante Flamengo.

 

- ¿Cómo es la actualidad de básquet paraguayo?

. No me gustaría profundizar en este aspecto, mucho menos ahora que formo parte del cuerpo técnico de la selección. Como te digo, hay muchísimas cosas por mejorar, pero siempre hay buenas ideas que no se terminan de ejecutar o de concretar. Durante estos últimos campeonatos se levantó bastante el nivel de nacionales y de extranjeros, pero todavía están monopolizados en pocos equipos que pelean por el título. De los diez equipos que participan solamente hay cuatro o cinco que luchan por el campeonato, y existe una brecha muy grande en relación al resto. Esperemos que este buen desempeño de Olimpia en la Liga Sudamericana y toda la repercusión que trajo aparejada, tanto a nivel local como internacional, empiece a dar sus frutos.

 

- ¿Cuál va a ser tu porvenir? ¿Te vas a dedicar de lleno a la dirección técnica?

. Estoy terminando el ENEBA 2 en Argentina y  hace varios años que estoy trabajando en los campus, actividad que me interesa mucho. En Olimpia Kings, aparte de tener un año más de contrato como jugador activo, hasta finales del 2018, a partir de febrero me voy a hacer cargo del mini basket y de todas las inferiores del club. Esperemos que este comienzo a nivel de selecciones sea algo que pueda aprovechar, no solamente para codearme y aprender con gente del exterior. Que sea el comienzo de una carrera fructífera y que pronto me vea, si Dios quiere, dirigiendo la Liga Nacional de Argentina.

 

Juan Martín Orellano / [email protected]

En Twitter: @basquetplus

En Twitter: @JuanmaOre22

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.