NBA

A poco del draft 2020, ¿quiénes fueron los argentinos elegidos?

11:49 17/04/2020 | Aunque todavía no hay fecha ni sede segura (el 25 de junio era la original), aprovechamos la cercanía del draft 2020 para recordar qué argentinos fueron elegidos en la historia.

Bolmaro, la nueva esperanza, y Delfino con Stern en 2003 (Getty)

El Draft de la NBA era hace años el gran objetivo de todo jugador del planeta. Para los extranjeros, era como llegar al Olimpo, porque significaba pasar el portal de ingreso de la NBA, aunque jugar allí estuviera todavía muy lejos de suceder. Hoy quizá achicó su importancia, pero sigue siendo un prestigio grande, sobre todo para jugadores internacionales que aspiran a meterse en ese circo. 

El argentino Leandro Bolmaro mandó su carta a la NBA para declararse elegible y es, después de mucho tiempo, el primero con chances ciertas de ser parte de la primera ronda, algo que solo consiguió en nuestro país Carlos Delfino en el año 2003. Kevin O'Connor, uno de los analistas más importantes de draft que existen, pone a Bolmaro entre los 30 primeros prospectos a ser elegidos, hoy en el número 28, siendo uno de los siete que juegan fuera de los Estados Unidos. 

O'Connor elogia mucho a Bolmaro en sus habilidades con el balón, inteligencia para defender y pasar el balón y para ubicarse en el campo, y marca como principales cosas para mejorar su tiro de tres puntos y de libres, algo de su mecánica de lanzamiento y el mejorar en la creación de tiros. De todos modos, obviamente destaca más sus virtudes que sus defectos. 

Siendo Bolmaro fija para entrar en el próximo draft, en la primera o en la segunda ronda, hacemos aquí un repaso por los argentinos que fueron elegidos, que son muy pocos, paradójicamente menos de los que terminaron jugando en la NBA.

El año D es 1988. En esa edición, y por primera vez, dos argentinos fueron incluidos en la elección, que todavía tenía tres rondas. Ambos fueron elegidos en esa tercera ronda. Primero Jorge González, por Atlanta Hawks, en el puesto 54 y muy poquito después Hernán Montenegro, por Philadelphia, con el número 57. González fue probado, pero rápidamente los dueños de la franquicia, que también manejaban el negocio de la lucha libre, lo llevaron para ese rubro y el básquet argentino se perdió al más alto jugador que haya existido jamás. Lo de Montenegro fue distinto. Philadelphia, según palabras del Loco, le ofreció un contrato bajo y él prefirió irse a jugar a Europa. En esa época no se le pagaba mucho a los rookies. 

Hubo que esperar 5 años para que otro argentino fuera seleccionado. Probablemente fue el primero con condiciones serias de llegar a la NBA: Marcelo Nicola, en 1993. El equipo fue Houston y la ronda, segunda, con el número 50. Nicola no fue nunca a los Rockets, que luego traspasó los derechos de Marcelo a Portland en 1995, como parte del canje que llevó a Clyde Drexler a los Rockets. Nicola tuvo una prueba de 5 días con los Blazers, pero no firmó. 

Después de Nicola, llegó el momento de Manu Ginóbili. En 1999, el bahiense fue elegido por San Antonio Spurs en la segunda ronda, con el número 57 (paradójicamente el mismo que el otro bahiense, Montenegro), y dos años después llegaría al equipo para convertirse en uno de sus símbolos máximos, más allá de ganar cuatro anillos. El mayor robo de la historia de los drafts. 

En los años siguientes hubo algo más de movimiento para los argentinos. En el 2002, de hecho, hubo nuevamente dos elegidos. Luis Scola con el número 56 por San Antonio Spurs en la segunda ronda pero, aunque usted no lo crea, otro argentino antes: Federico Kammerichs, por Portland, también en la segunda ronda, con el nro 51. Kammerichs nunca tuvo chances de ir a la NBA, y lo de Scola con los Spurs es historia conocida. Nunca se interesaron lo suficiente, Luis siempre tenía contrato con Baskonia, por lo que terminó traspasando sus derechos a Houston, que sí fichó a Luis en el 2007. Scola estuvo 10 años en la NBA entre Houston, Indiana, Toronto y Brooklyn. 

En el 2003 se produciría el que, hasta ahora, es el único pick de primera ronda de un argentino y, por ende, el único que tiene la famosa fotito con el comisionado. En este caso, con David Stern. Carlos Delfino fue elegido por Detroit con el número 25 y con ellos debutó en la 2004/05, para completar luego 8 campañas en la mejor liga del planeta, jugando con los Pistons, Toronto, Milwaukee y Houston. 

Desde ahí hasta el 2015 no hubo más argentinos en el draft, hasta que le llegó el turno a Juan Pablo Vaulet, el cordobés que, siendo hombre de Bahía Basket, fue seleccionado por Charlotte Hornets en la segunda ronda, con el número 39. En realidad lo eligió fue Charlotte, pero inmediatamente lo traspasó a Brooklyn Nets. Vaulet tuvo algunas pruebas en el equipo, y hasta una Liga de verano, pero con los cambios profundos que hizo la franquicia la situación se enfrió en los últimos años. Bolmaro vuelve hoy a ser un nombre que suena. Veremos si rompe la marca. 

Compartir

 



X