Finales La Liga

San Lorenzo lo hizo de nuevo: 62-60 para ponerse 2-0

23:23 17/06/2016 | El Ciclón volvió a pegar en Formosa y le ganó un final durísimo a La Unión. Francis brillante en el local. Herrmann, con 18, fue la figura.

Herrmann fue el impulsor del buen final de San Lorenzo. (foto: La Liga Contenidos).

La Unión (Formosa) 0 vs. San Lorenzo (CABA) 2

La Unión-San Lorenzo: la comparativa puesto por puesto

El factor experiencia en la final de la Liga Nacional

Datos de tiro: La Unión-San Lorenzo desde cada sector

Finalistas repetidos con distinta camiseta: los 16 casos

La Unión-San Lorenzo y los duelos de debutantes en finales

Así se jugarán las finales de la Liga Nacional

Los récords históricos de las finales de la Liga Nacional

El camino de San Lorenzo: de irregular a recibirse como equipo

El camino de La Unión o el premio a superar adversidades

Las alineaciones más usadas y efectivas de los finalistas

 

La Unión de Formosa 60 - San Lorenzo 62

 

San Lorenzo volvió a golpear en las finales de la Liga y nuevamente venció a La Unión en Formosa. El equipo de Julio Lamas se llevó un sufrido pero valiosísimo triunfo en el Cincuentenario, ganó 62-60 en un cierre reñido y puso las finales 2 a 0 a su favor. Ahora recibirá los próximos dos partidos de la serie de local, donde estará ante una chance única. Walter Herrmann, con 18 puntos y 5 rebotes, fue el más decisivo en el ocaso del juego y terminó siendo la figura de la noche.

 

El Ciclón arrancó mucho más claro, dañanado cada vez que encaró hacia el aro y con Herrmann (un triple y un doble) siendo el conductor del primer despegue. Arrancó 9-4 aprovechando el desacierto de un La Unión que entró al campo apurado y ansioso, donde solo de lo Francis (gran duelo contra Bryan donde el inglés estuvo un poquito mejor) sirvió para batallar.

 

Los formoseños apuraron sus tiros, carecieron de elaboración y abusaron del tiro de tres. Las decisiones no fueron las mejores y tampoco explotaron su posibilidad de correr. El local arrancó con un 2/13 de cancha que lo condicionó, aunque dentro de todo hizo negocio porque San Lorenzo también estuvo algo desprolijo y apenas sacó siete de ventaja (15-8) al terminar el periodo inicial. El juego en ambos fue muy forzado, dejando la deuda de mejorar en los siguientes diez minutos.

 

El buen ingreso de Johnson sirvió para que el Ciclón se despegue un poco más, el banco visitante entró mejor con un parcial de 6 a 0 pero La Unión logró levantarse rápido y se fue arrimando de a poco. Los formoseños empezaron a encontrar un par de tiros importantes, con el empuje de Gamboa, Piñero y Frazier, aunque nunca tuvieron demasiada claridad y siempre debieron remar contra la corriente. Lo cierto es que San Lorenzo hizo un buen planteo defensivo y siempre incomodó al local, por lo que la falta de efectividad en La Unión siguió haciéndose latente.

 

San Lorenzo se puso a trece en el arranque de aquel parcial (21-8), La Unión reaccionó con esa embestida poco clara pero valorable por su lucha y se puso a ocho (25-17), aunque el Ciclón siempre tuvo todo bajo control. Con Herrmann, un gran Elliott y la presencia de Bryan en el juego interior, San Lorenzo volvió a tomar distancias en los dos minutos finales y cerró el segundo periodo 32-20 arriba. Había llegado a tomar una máxima de catorce, algo que junto al resultado al descanso largo dejó en claro su control.

 

Los números del primer tiempo marcaron cosas claras: independientemente de la pobre efectividad (7/29 de cancha, que con 20 puntos estaba claro que no debía mejorar mucho), La Unión no tuvo buena circulación de balón, mejoró cuando alternó varias defensas como zona o de presión pero sin un buen ataque y sin tomar rebotes ofensivos (solo 5 de los 22 tiros que falló) todo se le iba a complicar.

 

San Lorenzo elevó su producción del primer al segundo cuarto, pasó a tener un 41% de campo (13/31), tuvo más alternativas en el banco (10 puntos desde los suplentes contra 2 de La Unión) y se impuso en los rebotes (23 a 18). Justamente en ese rubro rebotero todos sus jugadores hicieron una buena colaboración, ante unos formoseños que prácticamente dependieron de Francis (11 tableros en esos primeros veinte minutos).

 

Hubo mejoría de La Unión tras el descanso, tardó un poco en encontrar efectividad pero salió al tercer cuarto con otra actitud. Elsener fue la bandera del equipo dentro de esa embestida, con 10 tantos para encadenar una carrera de 17 a 5 que empató la historia en 37. Los de Narvarte cambiaron su cara completamente, y lo hicieron con su arma: correr en el contragolpe. Eso les dio la suficiente confianza para pasar al frente por primera vez en la noche (39-38).

 

El incremento de nivel se sostuvo, porque La Unión tomó mayor confianza y consiguió aguantar la diferencia. Redondeó un parcial bárbaro de 28 a 13, levantando una desventaja de doce unidades en contra para pasar a ganarlo por tres de diferencia al terminar el tercer cuarto (48-45). Elsener, el gran líder de ese despertar, anotó sus 13 primeros puntos en dicho capítulo.

 

La Unión siguió batallando para mantener su ventaja, en defensa con un genial Francis que se adueñó de los rebotes y en ataque con un par de variantes (con Elsener un poco más acosado y apagado, las vías fueron el propio Torin y un sobrio Gamboa). Los formoseños siguieron liderando pero el juego empezó a tener lagunas, por pérdidas y también por decisiones apresuradas de ambos equipos, aunque el final se hizo incierto.

 

En el medio La Unión tuvo un par de problemas con las faltas, porque Piñero y Elsener llegaron a condicionarse con cuatro faltas y porque Gamboa (que estaba como conductor por la ausencia de Konsztadt) también se fue por faltas. La salida del tucumano condicionó las aspiraciones de los formoseños, porque el anfitrión perdió agresividad y le abrió una puerta imperdible a San Lorenzo para reaccionar en los minutos finales.

 

Herrmann empezó a levantar el empuje definitivo de San Lorenzo, la visita elevó su rendimiento y con mucho empuje consiguió forzar un cierre picante donde Elliott convirtió un doble clave (tras tomar un rebote ofensivo). El Ciclón lo pasó a ganar 61-60, Elsener que venía teniendo una gran noche falló sus últimos lanzamientos al aro y San Lorenzo terminó de atesorar un nuevo gran triunfo. La historia terminó 62-60, dejando a los de Boedo muy bien posicionados de cara a los juegos en Capital.

 

 

Lucas Leiva / lucasleiva@basquetplus.com

En Twitter: @lucassleiva

En Twitter: @basquetplus

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.