La Liga 2015/16

Sionista y un descenso tan deportivo como anímico

12:21 27/05/2016 | Los problemas de los entrerrianos no fueron sólo de ejecución, sino también de confianza y mentalidad. Un descenso que duró varios meses.

Sionista nunca le encontró la vuelta a la temporada 2015/16. (Foto: El Diario)
 
Sionista (Paraná)
Posición final: 10° (Conferencia Norte) – descendido
Global: 21-39
Local: 14-16
Visitante: 7-23
DT: S. Svetliza (16-23), S. Vesco (1-3), M. Volcan Sánchez (4-13)

 

ESTADÍSTICAS ACUMULADAS

Tras un inicio de temporada alentador, la producción de Sionista en la Liga se vino en picada y terminó con dos situaciones hasta hace un tiempo impensadas: primero, la renuncia de un histórico como Sebastián Svetliza y a la larga, el descenso al TNA.

El tiempo demostró que los entrerrianos no estuvieron certeros a la hora del armado del plantel y nunca encontraron una regularidad que les permitiera salir del fondo. Durante un buen tramo del torneo, los malos resultados de Atenas los alejaron del fatídico décimo puesto, pero cuando el Griego repunto, los de Paraná no tuvieron respuestas, ni deportivas ni anímicas.

"Llegué en un momento complicado, a falta de 10 partidos, pensando que era una crisis de juego, pero había más cosas", nos dice Miguel Volcan Sánchez. "Más allá de la crisis de juego, había dos temas: la estructura del equipo y la perdida de la confianza. Cuesta muchísimo recuperarlo eso. El equipo estaba como en una zona de conformidad, en el sentido de que perdía y no podía salir. Trabajamos muchísimos todos, incluso con situaciones fuera de lo deportivo para unir al grupo, pero la inercia de la situación terminó pudiendo más que el poco tiempo que tuve de trabajo".

La realidad, es que exceptuando las primeras semanas de competencia, Sionista nunca tuvo un período de lucidez. Eso fue lo que terminó diferenciándolo de los otros conjuntos del fondo de la tabla, que si bien tuvieron pisos parecidos, al menos consiguieron algunos picos que impuslaron una mejoría en su registro. En este caso, el flojo nivel fue sostenido, a pesar de las distintas vueltas que se le intentó dar a la situación.

La renuncia de Svetliza al banco de entrenador, luego de 20 años en el club, marca a las claras los problemas del equipo. El DT intentó generar un cambio de aire con su salida, pero más allá de alguna buena victoria en los días posteriores, realmente no hubo grandes modificaciones en los resultados.

La victoria ante Peñarol por 118-114, en uno de los mejores partidos del año

"A partir de diciembre, nosotros vimos que el juego del equipo ya estaba mal y es cuando empezamos a buscar variantes", nos cuenta el dirigente Marcelo Svetliza. "La verdad que es difícil dar una explicación, porque se buscó y se hizo todo lo posible para salir de esta situación. Evidentemente, las cosas no salieron en la cancha. Las explicaciones son difíciles de encontrar".

Los cambios no fueron sólo en el banco: Sionista utilizó a ocho extranjeros distintos, con apenas el cubano Reynaldo García manteniendo su lugar desde el principio de la 2015/16. En algún momento parecían haber acertado con la contratación de Dwayne Jones, pero en realidad, el pivote hacía un trabajo que se reflejaba más en los números que en las victorias, como varios otros foráneos que pasaron por el club.

La presencia de García en la base, es uno de los puntos que terminaron jugándole en contra al equipo desde el armado. El cubano es explosivo y anotador, pero le cuesta la organización de juego y cuando el equipo entró en un pozo anímico, no tuvo conducción en el campo para salir de él.

"En cuanto a la estructura hubo varios problemas, pero creo que todo comienza en la base", analiza Volcan Sánchez. "García no es un base natural, sino que es un guardia. Sandrini tiene talento, pero tampoco está para cargarse con una situación así. La falta de liderazgo y conducción de juego fue otra de las falencias. El plantel no tenía ese líder, ni en la base pero tampoco en otro jugador". 

El equipo estuvo demasiado desbalanceado en cuanto al protagonismo de los extranjeros y los nacionales. De hecho, ningún argentino promedió más de 7,6 puntos y aunque todos intentaron aportar desde su rol, a la larga, la falta de variantes terminó jugándoles en contra. Sionista nunca fue un equipo, sino una suma de individualidades, que a su vez, tampoco estuvieron en su más alto nivel.

Una vez que los entrerrianos cayeron en esa desconfianza y problemas de mentalidad, nunca lograron abandonarla. Las derrotas siguieron limando la cabeza del grupo y de poco les sirvió saber de antemano que jugarían el playoffs por la Permanencia. A pesar de esa preparación, Lanús los superó y con el 3-1 final, acabó sentenciando una historia que venía arrastrándose de algunos meses atrás.

Los problemas llegaron en ambos costados de la cancha: terminaron 18° en cuanto a eficiencia ofensiva y 19° en la defensiva. Sionista nunca le tomó la mano a la temporada, desde todo punto de vista, y terminó con un descenso que seguramente traerá replanteamientos importantes de cara a lo que viene.

 

LA FIGURA

 

Fuente: 
Fotos y videos: La Liga Contenidos

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.