Especiales

Zdenko Babic, el jugador que quebró el récord anotador de Petrovic

16:31 02/06/2020 | Marcó 144 puntos que le permitieron superar los 112 que anotó Drazen... una semana antes. Fue todo parte de una conspiración. La historia.

Zdenko Babic señalado con rojo (Foto: Diego Brunetti)

12 de octubre de 1985. Un partido de la legendaria Copa Korac. ¿El resultado? Nada más y nada menos que 192-116 a favor del Zadar, que venció al Hapoel Limasol. ¿El goleador? Un tal Zdenko Babic. Quizás nadie recuerde su nombre, y la razón es que prácticamente no formaba parte de la rotación habitual de nueve jugadores del equipo que se llevó el triunfo.  

A pesar de eso, el bueno de Zdenko fue el máximo anotador del encuentro. Pero esperen, no sólo de ese partido. Sus 144 puntos fueron un récord de anotación que le permitieron superar al mismísimo Drazen Petrovic, que había marcado 112 tantos frente a Olimpija de Ljubljana 

Todo parecería ser una mera coincidencia. Sin embargo, nada lo fue. El récord de Petrovic fue superado una semana después y todo formaba parte de una conspiración diagramada al mejor estilo de Hollywood.  

El hecho lo contó el entrenador del Zadar en aquel entonces, Vlade Djurovic, en una entrevista al diario Politika: “En un primer momento, cuando me propusieron la idea de intentar batir el récord de Petrovic no me pareció nada bien. Pero luego, viendo el resultado del primer partido y el aburrimiento que esperaba al público en el segundo, acepté con el ánimo de ofrecer algo divertido a nuestros espectadores”.  

“Mi idea era Petar Popovic, nuestro máximo anotador, un gran tirador, pero no quiso. Después hablé con MatulovicMladjanHrabrovPahlic y los demás, que tampoco aceptaron. Al final convencimos a Zdenko Babic, que era el undécimo o el duodécimo jugador del equipo. La táctica era que él se quedara casi siempre cerca del aro rival y que nuestros pívots, muy superiores, rebotearan con facilidad y se los dieran a él”, siguió Vlade 

La fiesta en Zadar fue majestuosa y su acción entró en los libros históricos del básquet. Además, sirvió para molestar mucho a Petrovic, a quien no le gustaba perder ni a las cartas. La ficción superó a la realidad una vez más. No necesitaron guiones. El básquet fue cine y el cine fue básquet.  

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Fuente: 
Kía en Zona

Compartir

 



X