Sudamericano Femenino

Argentina inició el Sudamericano arrasando: 77-45 a Paraguay

21:33 14/08/2014 | De menor a mayor, las Gigantes lograron un muy buen estreno ante Paraguay en el Sudamericano de Ambato. Gisela Vega fue la gran figura, con una bestial planilla que sumó 20 puntos y 19 rebotes.

Vega tuvo una tremenda tarea en los cristales y fue la clara referencia de la victoria argentina. (Foto: FIBA Américas).

Argentina comenzó su camino en el Sudamericano de Mayores Femenino con una gran victoria por 77-45 ante Paraguay. El equipo fue de menor a mayor, comenzó con algunas lagunas e imprecisiones durante la primera mitad pero supo resolver sus errores en el complemento y se terminó llevando un triunfo lo suficientemente cómodo. Mañana, el rival será Perú, desde las 16 horas de nuestro país.

Gisela Vega tuvo una labor netamente destacada en el debut nacional en Ambato 2014. La entrerriana, acostumbrada a jugar en la altura dada sus ocasionales incursiones en la liga ecuatoriana, se hizo enorme en el juego aéreo, siendo decisiva para los rebotes y complementando ese trabajo con un muy sobrio aporte de gol. Vega finalizó con 20 puntos y 19 rebotes; Sthefany Thomas también tuvo pasajes importantes, finalizando el encuentro con 19 tantos y 6 recobres; mientras que Melisa Gretter repartió 8 asistencias, teniendo un mayor protagonismo a partir del tercer periodo.

Defensa intensa, constante rotacion de balón y mucho movimiento en ataque. Estas fueron las características iniciales de Argentina, que inició el encuentro poniéndose en ventaja y buscando el aro a través de lanzamientos a media distancia y largos. Por momentos le dio buenos resultados, pero por otro algunos errores le dieron la chance a Paraguay para descontar y mantenerse al pie del cañón.

Thomas y Vega abrieron la cuenta para las albicelestes, con la entrerriana siendo el faro principal dentro de la pintura anotando y tomando rebotes en defensa. Por su parte, Peña y Mercado capitalizaron dos acciones, una de contragolpe y la otra desde la línea de triples, recortando lo que fue la primera ventaja de Argentina (4-0) y colocándose abajo por tan solo una unidad (6-5).
   
Flores manejó con mucho criterio los hilos del cuadro nacional, y de su mano se crearon una serie de oportunidades que fue capitalizando Boquete, potenciando el empuje de las de Santander y disparándose 12-5 en el ecuador del primer periodo.

La defensa fue la esencia más notoria que se pudo ver desde el juego colectivo, mientras que arriba la calidad individual se hizo presente para que se produzca ese desnivel. Claro está que Paraguay sintió la ausencia de una referente como Ferrari, gran ausente del torneo por compromisos personales, pero de todas formas dio pelea y forzando errores en las argentinas logró sobrevivir. La rotación de sus jugadoras también mantuvo activo al cuadro guaraní.

Argentina tuvo baches de imprecisión, de hecho el partido decayó bastante ante la falta de gol, un déficit que tuvieron ambos elencos. No obstante, se notaron un par de nervios entendibles en ese comienzo como cierta pasividad para pasarse el balón. Los errores no fueron lo suficientemente graves como para peligrar la ventaja de las chicas, y el final del primer cuarto las dejó 14-9 arriba.

El equipo de Santander necesitaba rápidamente una inyección de tranquilidad, porque el partido siguió siendo bastante chato en el segundo periodo, y más si tomamos en cuenta que en tres minutos de juego ninguno de los dos seleccionados pudo concretar anotaciones. Argentina aumentó su déficit, siguió sin poder convertir desde los triples (0/10 en ese rubro) y pecó con varias pérdidas.

Pero el mal tramo empezó a ser disimulado cuando empezaron a ingresar los tantos desde el perímetro. Después de algunas fallas en los pases, la alero se reconcilió con el aro y clavó dos triples importantes que le permitieron a Argentina despegarse. En un abrir y cerrar de ojos, sumando un doble de Vega y un triple de Reggiardo, las Gigantes pasaron a sacar una brecha de once unidades (27-16) a falta de cuatro minutos para el descanso.

La ventaja dio cierta tranquilidad para poder jugar y acomodarse mejor. En defensa no hubo muchos peligros gracias a la capacidad rebotera de Vega, mientras que arriba las chicas se esforzaron por mantener cierto pulso. De cualquier forma la brecha solamente se estiro de la mano de Vega y Boquete, enviando a Argentina al entretiempo con una superioridad de 30-16 en el score.

El reinicio de las acciones tuvo varios idas y vueltas. Independientemente de que Argentina siguió un escalón por encima, Paraguay combatió constantemente y se rebuscó para anotar cada vez que se le permitió. Pero la defensa de las chicas de Santander siguió firme, con Vega haciéndose cada vez más gigante debajo de los aros, convirtiendo, y siendo la clara referencia dentro de la llave.

Por temprana acumulación de faltas, Gretter sustituyó a Flores en el armado de la base, fusionándose en varias jugadas con Burani (ambas son dupla en Unión Florida) y permitiendo que Argentina siga estirando la buena distancia obtenida. La base del Mann Filter le dio una mayor cuota de vértigo, acostumbrados al cambio de ritmo y la velocidad que suma siempre la presencia de la rafaelina.

De a poco Argentina fue escapándose más y más, amén de algún que otro aporte por parte del seleccionado guaraní. El tanteador pasó a situarse 48-25 tras una bomba de Thomas, y Santander continuó dándole rotación al equipo, buscando repartir minutos y, como dato importante, haciendo ingresar a Natasha David al campo de juego. La jugadora de Vélez Sarsfield tuvo su estreno con el seleccionado nacional a falta de 3m47s para el final del tercer segmento.

Los momentos finales del periodo no variaron, con Paraguay sintiendo el desgaste y sin encontrar un juego fluido y con un combinado argentino que demostró tener otro tipo de resto, mostrar una mayor solvencia cuando tuvo que resolver y con un control de las acciones ya mucho más claro. Con el score situado en 55-30 el tercer episodio vio su fin.

El capítulo final no tuvo muchas variaciones y Argentina siguió dominando a placer. A Paraguay le costó mucho detener y predecir las jugadas elaboradas por una Gretter con mucho más libre recorrido en la cancha, ya que los espacios se fueron abriendo y la base pudo repartir la bola con mayor comodidad. Santander siguió dándole aire al equipo, hizo ingresar a Pérez y la respuesta fue buena porque la mendocina respondió en varios pasajes.

Argentina continuó ampliando sus números, e independientemente del descuento de unidades que logró Paraguay (se puso 58-39 con Aponte y Hutteman), la ventaja de las albicelestes prácticamente no corrió riesgo. De hecho, esa racha guaraní se apagó rápidamente y de la mano del tridente Gretter-Thomas-Vega volvió a sacar una diferencia ya inalcanzable de 72-41 (31 de distancia) a menos de cinco minutos de la conclusión del juego.

El cierre marcó el 77-45 final con el cual Argentina logró sumar un estreno auspicioso en el Sudamericano de Ambato. Las Gigantes lograron sacar una sólida diferencia, ante un rival que llegó mermado pero que durante los primeros minutos supo dar pelea.

Lucas Leiva / [email protected]
Twitter: @lucassleiva
Twitter: @basquetplus

 

Compartir

 



X