Recuerdo

A 7 años del ascenso de Estudiantes de Concordia

08:55 14/05/2020 | El 14 de mayo de 2013, en una de las mejores finales del TNA que se recuerden, Estudiantes venció a San Martín de Corrientes 3-2, coronándose campeón y terminando invicto de local.

El equipo campeón
La temporada 2012/13 del TNA fue una de las mejores que se recuerde en la última década y su definición, tan buena como la temporada. Estudiantes de Concordia se consagró campeón tras superar en una final infernal a San Martín de Corrientes 3-2, pero lo más increíble fue que terminó la campaña invicto en su casa. Y fue el regreso a la máxima categoría tras abandonar la categoría en medio de la temporada 1989.
 
La temporada empezó con el torneo dividido en cinco grupos de cuatro equipos, en donde Estudiantes terminó 4-2, una segunda etapa con dos zonas de 10, en donde los de Concordia finalizaron segundos en su grupo con marca de 13-5. Y entonces llegaron los playoffs: 3-0 a Echagüe en octavos, 3-1 a Ciclista de Junín en cuartos, 3-1 a Quilmes en semis y 3-2 a San Martín en la final, ganando el quinto de visitante, ante un rival que también estaba invicto de local. Récord total: 29-11, con 20-0 de local y 9-11 de visitante. 
 
"Los recuerdos de esa temporada son los mejores. Creo que Hernán (Laginestra) hizo un armado acertado en el equipo, usando a cada uno de sus integrantes de la mejor manera. Cada uno se lució y entendió el rol dentro del equipo. También en encontrar un americano tan determinante como Lee Roberts. Se acopló perfecto al equipo", dice Matías Fioretti, parte del plantel campeón.
 
Otro jugador clave fue Sebastián Orresta: "Lo que rescato es que éramos un grupo muy unido. Pasábamos mucho tiempo juntos. Era un equipo muy ganador y todos tiraban para adelante. Los entrenamientos eran tremendos y recuerdo sobre todo la última final en cancha de San Martín ganando en un clima adverso. Fue algo impresionante". 
 
Con Edu Gamboa y Lee Roberts como figuras, Estudiantes dio vuelta la taba en la final contra el favorito San Martín, en una quinta final que encima se definió por un punto (78-77). Tuvo todo lo que se le podía pedir a una definición por el ascenso. 
 
Dice Laginestra: "La competencia interna era muy grande entrenamiento tras entrenamiento y eso nos hacía progresar como equipo muchísimo. Los roles que necesitaba de cada jugador fueron aceptados por ellos con un único propósito, que era sentirse importante en el equipo aún cuando la participación de alguno fuera acotada en minutos o tiros. Recuerdo partidos de prácticas que eran tan o más difíciles que los juegos por el torneo".
 
Yoyi Siebzehner, uno de los principales directivos, recuerda: "Antes de la temporada ni se me ocurría que podíamos salir campeones, pero cuando le sacamos el invicto a San Martín en Concordia empecé a creer. A medida que fue rodando el equipo hubo una conexión con la gente muy grande. Acá sentía que no nos ganaba nadie". 
 
El equipo campeón estuvo integrado por Franco Arroniz, Pablo Osores, Leonardo Peralta, Matías Fioretti, Sebastián Orresta, Eduardo Gamboa, Alejo Montes, Lee Roberts, Pablo Moya y Joaquín Giordana. El entrenador fue Hernán Laginestra y su asistente, Alejandro Elizalde. El preparador físico, Aníbal Morán, el utilero Osvaldo Dotto y el jefe de equipo, Jorge Fuerte. 

Compartir

 



X