La Liga 2017/18

Balances La Liga - Olímpico y un año con figuras, pero sin equipo consolidado

17:50 01/06/2018 | El Negro de La Banda comenzó la temporada con muchas expectativas, pero se terminó metiendo por la ventana en los playoffs.

(foto: La Liga Contenidos)

El amontonamiento de figuras dentro de un plantel no siempre se transforma en un equipo con un juego colectivo acorde. Eso fue lo que le sucedió a Olímpico de La Banda a lo largo de esta temporada plagada de adversidades, que comenzaron con un mal armado de plantel desde el punto de vista que quedó desbalanceado; fue algo que tardaron casi toda la temporada en corregir. Primero por una mala elección en los reemplazos (Ffriend duró apenas dos partidos y Michaell Jackson otros tantos, por citar dos ejemplos). 

Los bandeños etuvieron lejos de los equipos protagonistas de la Liga, no solo en juegos sino que también en la tabla de posiciones. A un punto tal que se modificaron las prioridades: la primera meta tuvo que ver con evitar caer con el playout y, una vez conseguido ese objetivo, fueron con todo a por un lugar en los playoffs, algo que finalmente también lograron (terminaron la fase regular en el puesto 14, com consecuencia de un récord 15-23).

Pero la temporada fue dura y el mal momento se exponenció con la llegada de Adrián Capelli (reemplazó a Hernán Laginestra como DT principal), ya que en ese interín se produjeron dos salidas sorpresivas: Rodney Green y Guillermo Díaz. Fue un volver a empezar para Olímpico, que estuvo jugando durante muchos partidos de la etapa final con fichas mayores de menos, una desventaja demasiado grande para el nivel de competencia de La Liga. Recién pudieron solucionar ese problema en el cierre de la fase regular, con la llegada de Johny Machuca y Karel Guzmán, un proyecto importante que ficharon por tres temporadas. A partir de tener equipo completo empezaron a mejorar.

Maximiliano Stanic y Justin Williams (pese a alguna lesión en la temporada), fueron los pilares principales del equipo y demostraron su calidad individual pese a la sequía general en cuanto al juego colectivo. Así fue como el Negro de La Banda finalizó como el segundo equipo con mayor cantidad de rebotes promedio (36), solo por detrás del bicampeón San Lorenzo. En la zona pintada Williams volvió a demostrar su hegemonía y su el motor de ese número (9.8 individualmente, 3° en la Liga), así como también en el rubro de los tapones del equipo (3.8 por juego, 2° en la Liga). Con 18.6 asistencias por partido, Olímpico también ocupó el segundo puesto de la Liga, con Stanic como principal baluarte de ese rol con una media de 6.5 pases gol por juego (líder absoluto de la LNB).

Pero esos enormes rendimientos individuales no estuvieron acompañados por el juego en equipo ni los resultados, como dijimos anteriormente. Una vez estuvieron completos y mejor balanceados, recién en los partidos finales de la fase regular, empezaron a crecer y a exponenciarse unos a otros. Así fue como no solamente llegaron a los playoffs, sino que además pusieron en jaque a Atenas, que finalmente los derrotó en el definitivo Juego 5. El final, pese a la eliminación, fue positivo desde el nivel de juego que pudieron llegar a desplegar. Pero obviamente, tanto los jugadores, como la dirigencia y la gente, se quedaron con sabor a poco. Fue una temporada de muchas adversidades, pero también trajo consigo muchos aprendizajes, que podrían llegar a capitalizar en la próxima temporada si leen de manera correcta esta 2017/18.

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.