Especiales

Cómo las drogas arruinaron a los Knicks en 1980

17:22 16/06/2020 | En una época en la que la cocaína era algo normal en la NBA, los Knicks se llevaron la peor parte. Drogas, arreglo de partidos y una triste historia.

Richardson en Knicks (Foto: NBA)

La cocaína siempre azotó al básquet y al deporte en general. Lamentablemente, algunos cayeron en sus redes. Pero nada se masificó tanto como en los años 70 y 80, sobre todo en la NBA. Durante esa época, ocho jugadores fueron expulsados de la liga y tres de ellos de manera permanente. Dentro de esa vorágine, New York Knicks fue el equipo que se llevó la peor parte.  

Durante la década de 1970, el equipo de la Gran Manzana era una espectacular sensación, y se coronó campeón de la NBA en dos ocasiones. Curiosamente, esos son sus únicos dos títulos en la liga de Estados Unidos. Sin embargo, a partir de los 80, el equipo cayó en un oscuro precipicio. El Draft de 1978 fue el culpable y la razón era Michael Ray Richardson, quien fue la elección de Knicks en ese año.  

Tras algunos problemas por lesión en su primera temporada, Richardson lideró a los Knicks a partir de 1981, cuando comenzaron a mejorar y ganaron 51 juegos. Acompañado por Bill Cartwright, los de New York tenían un gran futuro en aquel año. Desafortunadamente, los de la Gran Manzana se derrumbaron por completo en 1982, y las drogas eran su gran problema, según se rumoreaba en los alrededores de la liga.  

Richardson tenía fama de fiestero y era fotografiado con frecuencia en clubes nocturnos, acompañado de muchas mujeres. También se lo observó usando ropa de marca, viviendo un estilo de vida lujoso que no era característico de los jugadores de la NBA en aquella época. Esto provocó que el FBI comience a interesarse por él. ¿El motivo? La oficina estaba investigando a la liga desde 1970. No sólo por las drogas, sino también por el arreglo de partidos.  

New York Knicks fue el equipo que más atención generó y Richardson el objetivo del FBI. Un narcotraficante no identificado pronto llamó la atención del FBI y tenía conexiones tanto con el arreglo de partido como con las drogas. En documentos publicados por la oficina en 2013, aparentemente se hizo evidente que este protagonista no identificado tenía conexiones con tres jugadores del conjunto en 1981 y 1982.  

En ese momento, el público o los Knicks no conocían la investigación, y el FBI se aseguró de que se mantuviera en secreto. La investigación condujo no solo a un problema de drogas en la NBA, que en ese momento era ampliamente conocido y no era un secreto, sino también al arreglo de partidos. La investigación también les permitió averiguar a los oficiales que tres jugadores de los Knicks usaban el mismo traficante de drogas. 

Obviamente, no había pruebas de que algunos jugadores arreglaban partidos, pero las acusaciones están ahí, y algunos juegos específicos siempre causaron sospechas por las paupérrimas actuaciones individuales de los integrantes de Knicks.  

En la actualidad, hay tres jugadores de los Knicks que supuestamente están involucrados, pero como nunca se presentaron cargos ante el FBI, los nombres nunca se relevaron para proteger a los inocentes. El primer sospechoso siempre será Michael Ray. Richardson, quien según sus propias historias estuvo de fiesta la mayoría de las noches en las que fue profesional, tuvo varios problemas de alto perfil con las drogas y finalmente fue vetado por la NBA de por vida a causa de eso. 

El uso conocido de drogas y el estilo de vida facilitan la conexión de los puntos, aunque Richardson siempre se declaró inocente de todos los rumores. Junto con él, Bill Cartwright, Hollis Copeland, Toby Knight, Marvin Webster y Sly Williams fueron los únicos que se mantuvieron en Knicks desde 1980 hasta 1983. ¿Habrá sido alguno de ellos? Quizás nunca lo sabremos. Ojalá algún día se esclarezca todo. Por el bien del básquet, por el bien del deporte.  

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 

Notas Relacionadas




X