La Liga 2019/20

Caio Pacheco: "El Dow Center es algo que soñé toda mi vida"

16:57 16/01/2020 | El brasileño ha dado un salto enorme de calidad esta temporada y nos cuenta la realidad de Bahía Basket y sus expectativas como jugador.

Foto La Liga Contenidos

Caio Pacheco llegó hace dos años justos a Bahía Blanca acompañando a su amigo y compañero de equipo, Rafael Paulichi, para una prueba en Bahía Basket. Hoy no solamente sigue en el equipo, sino que se convirtió en el líder y viene completando una temporada fantástica, en la que promedia 17.1 puntos y 6.2 asistencias. Charlamos con él para que nos cuente un poco sobre esta nueva vida que lleva a los 20 años. 

-¿Estaba en los planes que fuera Bahía Basket el que le ganara al líder del torneo, Gimnasia?
. Nosotros tenemos la confianza de poder ganar, pero sabíamos que enfrente estaba uno de los mejores equipos del torneo, muy experimentado. Sabemos que tenemos que hacernos muy fuertes de local, y lo que hicimos ayer fue muy bueno para ponernos en una posición de la tabla donde todos los rivales nos respeten más, sabiendo que podemos vencer a cualquiera. 

-¿Y cuál es el Bahía Basket real? Porque son muy jóvenes, sin experiencia, y había muchas dudas con ustedes antes del torneo.
. El real es el que sale a la cancha todas las noches. Vamos a tener partidos peores, mejores, pero siempre vamos a entrar muy duros, tratando de correr la cancha, tomando muchos triples y bandejas. Bahía 2020 podemos decir que es mucho más maduro que el que empezó el Súper 20, y que sabe más a lo que juega. Tenemos todavía muchos altos y bajos por ser jóvenes, pero estamos encontrando el camino.

- Recién decías que sabían a qué jugaban y que la defensa era clave, pero por momentos parecía que la defensa no les importaba tanto. ¿A qué juega Bahía?
. Tenemos un juego muy vertiginoso. Somos muy rápidos y livianos. Somos jóvenes entonces tenemos las piernas frescas todo el partido, por lo que tratamos de defender duro, lo máximo que podemos. A veces por físico no podemos, pero buscamos hacerlo, tomar rebotes lo antes posible y salir bien rápido, parsa atacar el aro. Si tenemos buenos tiros o penetraciones en pocos segundos, los tomamos. Tratamos de tener mucho volumen de juego, y así intentamos ganar. Jugando cinco contra cinco se nos complica más. Venimos mejorando además en el cierre de los partidos, que era una de nuestras falencias, pero contra Peñarol y Gimnasia eso lo corregimos. 

-¿Juegan así porque es lo que les conviene o también porque es el básquet moderno?
. Ambas cosas. Obviamente, lo hacemos principalmente porque queremos hacer un básquet moderno. El juego está cambiando todo el tiempo, pero también entendemos lo que tenemos en el equipo, y esa manera de jugar es lo mejor para nosotros. Estamos anotando muchos puntos (van primeros en ese rubro en la Liga), que es algo que el año pasado nos costaba mucho, y aunque atrás estábamos sufriendo al comienzo, buscamos mejorar en eso. Y tratamos de disfrutar y jugar cada vez más rápido, porque eso es a lo que va el básquet moderno: muchos triples e ir al aro por bandejas.

- Están primeros en puntos anotados (88.7) y muy primeros en puntos recibidos (91.8), casi 5 por encima del segundo. ¿No les preocupa tanto los puntos que reciben?
. Sí, obviamente, porque si no defendemos no podemos ganarle a nadie. Para poder correr y hacer muchos puntos tenemos que defender. Es algo que nos vienen insistiendo. Tenemos que ponernos muy agresivos, porque no somos ni los más fuertes ni los más altos, entonces solo con cumplir las reglas no nos alcanza. Tenemos que dar algo más. 

- Te paso a preguntar algo de vos. ¿Cómo te estás llevando con esto de tener tantos entrenadores; es fácil el sistema?
. Sí, al comienzo pensé que me iba a costar, porque siempre tuve un entrenador como referencia. Es una nueva manera, que no me molesta, me gusta. Tenés a los 3 entrenadores en el banco, entonces cuando querés consultar algo de defensa, vas al entrenador de defensa, o cuando es ataque, o situaciones especiales, al que corresponde. No tiene que estar todo en la cabeza de un solo entrenador. Obviamente Pepe está atrás de todo. 

-¿Cómo caíste en Bahía?
. Jeje, jugaba en el Palmeiras de San Pablo y uno de mis compañeros era Rafa Paulichi. Ambos teníamos el mismo representante, y justo fue un scout a verlo a él, y le gustó lo que hice yo. Ese scout era amigo de Pepe y justo Bahía necesitaba un base para la Liga de Desarrollo, entonces mandé un video, Pepe lo vio, aceptó y vinimos los dos en enero de 2018. 

- Pasaron dos años. La verdad nunca pensé que en dos años podías jugar como lo estás haciendo. 
. Cuando llegué no me conocía nadie. Siempre trabajé mucho, nunca la tuve fácil, y caí en un lugar donde trabajan todo el tiempo y te enseñan. Soy muy agradecido por todo lo que hacen aquí, no había lugar mejor para poder crecer. Cuando me hablaron del proyecto de Pepe estaba también el Puma (Montecchia), Sepo (Ginóbili), entonces no lo pensé dos veces. No había chances de ir a otro lugar. Y me vine, con la idea de conseguir mi lugar en la Liga y crecer. Y trabajo mucho. Solo así creo que voy a llegar a donde quiero.

-¿Qué injerencia tiene Pepe en tu juego y en el equipo?
. Pepe ahora está más involucrado con el juego que el año pasado. Para mí, personalmente, él es un ídolo. Es medio raro, porque a la vez es el dueño y el que comanda al equipo. Pero trato de escucharlo al máximo, porque el tipo entiende y sabe todo. Vivió todo. Nos puede transmitir muchas cosas, no solo en el básquet. Tuvimos muchas charlas donde me explicó cosas de la vida y por eso le estoy muy agradecido. Tiene una gran humildad con todos. Es distinto. Trato de aprovecharlo al máximo. 

- Antes decías que tenías objetivos, ¿cuáles son; que Bahía te permita ir a Europa, volver a Brasil, prepararte para intentar entrar al draft?
. Hoy mi meta es hoy. Obviamente tengo sueños. Uno es Europa. Y claro que me gustaría la NBA, pero hoy me enfoco en ser la mejor versión posible de mí mismo. Hoy, mañana, pasado. Tengo mis sueños, pero no estoy pensándolo. Mi cabeza es descansar hoy y mañana disfrutar el entrenamiento. Después, pensar en Olímpico. No quiero ponerme demasiadas cosas en la cabeza. 

- Son varios brasileños en la Liga de tu edad. ¿Hay alguna parte de tu cabeza que se ilusiona con ser uno de los que vuelva a poner a Brasil arriba?
. Brasil merece estar en un lugar más arriba. No lo venimos haciendo bien. Veremos si con la nueva gestión en la CBB y la base joven, muchos de los cuales estamos acá en Argentina, es muy buena. Acá se juega mucho de chicos, y eso en Brasil no lo tenemos. Esa mentalidad es la que tenemos que tener en Brasil. Y divertirse en la cancha, disfrutar del juego. Eso lo aprendí acá y es la gran diferencia con Brasil. Además el básquet es más popular acá que en Brasil. 

- La última. ¿No te agobia estar casi todo el día con el básquet, viviendo incluso en una cancha?
. Ehhh, desde que yo empecé a jugar al básquet soñé con un lugar como el Dow Center. Obviamente hay veces en las que uno quiere salir y relajar la cabeza, porque vivir y estar todo el día acá te pesa, pero la verdad es que a mí eso me pasa poco. Lo disfruto mucho. Desde el primer día que ví el Dow Center no lo pude creer. Tenemos todo acá. Soy un privilegiado. Uno podría acostumbrarse a esto, pero yo no, porque este centro de entrenamiento es único en América Latina.

 

Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



X