Especial

Extranjeros que hicieron historia: Jimmy Thomas

10:07 06/05/2020 | Llegó en 1986 y causó impacto inmediato. Fue campeón y MVP de la Liga en 1989 para el Ferro de León Najnudel. Crack y ganador.

Thomas en su primer año en la Liga: Estudiantes de Bahía 1986 (Foto Encestando)

En 1986, Estudiantes de Bahía Blanca empezó la temporada con la ilusión renovada, tras llegar a semifinales en la primera Liga Nacional de 1985, peleándole mano a mano al luego campeón Ferro. Sin embargo, tras 10 jornadas, un golpe durísimo les dio de frente: la lesión de Wllie Scott, su base emblemático. Parecía que todo se derrumbaría. Huevo Sánchez lo reemplazó rápidamente con un jugador que nadie conocía: James Thomas.

Eran otras épocas y no había demasiadas formas de ver a un jugador antes de su arribo. Muchas veces se achicaban en el trayecto o en el avión y terminaban con varios centímetros menos de los esperados. Thomas era de estatuta no muy alta, aunque bastante superior a Scott (1.90), y no era base, pero jugó de base. En su estreno metió 46 puntos y ya nadie lo olvidó. Jugó apenas 10 partidos en Estudiantes ese año (28.2 puntos de media), pero dejó en claro que tenía una calidad formidable. 

Thomas no tenía un gran tiro, pero físicamente era potentísimo y hacía sus puntos generalmente cerca del cesto. Al año siguiente, los vecinos de Olimpo no quisieron perdérselo y se lo llevaron, llegando a semifinales. Thomas volvió a romperla (22.4) y repitió en 1988 (24.8), en un equipo que terminó siendo una frustración, porque se armó para campeón, con el Loco Montenegro, Fefo Ruiz, Tato López (Jimmy llegó por él), Scolari y demás. Pero no funcionó.

Vino entonces su gran año: 1989. Convocado por León Najnudel para Ferro, Thomas jugó una temporada magnífica, promediando 25 puntos en 30 partidos, jugando una media de 38.9 minutos por partido. Una locura que en esos tiempos era habitual. Fue campeón y MVP de las finales, su único título. 

De ahí a Comodoro, para ser parte de la primera temporada de los verdes (24.5 puntos), donde repitió en la 90/91 (18.3). Después de dos años ausente en la A, volvió a jugar su última temporada en 1993/94 en Boca, otro equipo que se armó con una idea y terminó con otra. Jimmy ya tenía 33 años, jugó un tiempo más en el TNA (Echagüe) y se retiró, pero su relación con la Argentina siguió para siempre. Su hija Sthefy jugó muchos torneos para la selección de nuestro país y Erik, su hijo menor, que nació en Paraná, es hoy una de las figuras de Ferro. 

Thomas, que tiene 59 años, vive hoy en la Florida, hasta hace poco trabajando en una institución que se dedicaba a ayudar a los jóvenes a conseguir el dinero para poder estudiar, pero sigue ligado al básquet. En 2017 le hicimos una nota y quería dirigir a la selección argentina femenina. También nos dijo que no le gustaban Curry ni LeBron y que le gustaba Kawhi Leonard. Un crack, que terminó con 21 puntos en 182 partidos en nuestra Liga, siendo uno de los mejores de la historia en su puesto.

 

Jimmy Thomas, hace unos años, en la visita que hizo a Comodoro (Foto Diario Patagónico)

Compartir

 



X