Copa Stankovic

Gallizzi: "Pensar en Río es algo que me quita el sueño"

22:54 01/07/2016 | El pivote argentino habló en la antesala al arranque de la Stankovic, pero no pierde de vista los Olímpicos. Presente y futuro de un pibe de proyección.

"Espero algún día ser ese jugador que tanto se pretende", dijo Gallizzi (Foto: Fiorella Mattera)

Dividido en dos tandas, la selección argentina partió este viernes rumbo a China para disputar la prestigiosa Copa Stankovic a partir de la próxima semana. Si bien es un torneo donde se apuntará a seguir desarrollando y trabajar sobre las jóvenes camadas para ampliar la base de jugadores seleccionables, la interesantísima ambición del elenco nacional también tiene esa cuota de competitividad donde está el siempre latente deseo de representar lo mejor posible a nuestro país. En ese aspecto, muchos de los chicos que están haciendo sus primeros pasos en el seleccionado mayor lo saben.

 

El caso de Tayavek Gallizzi es un tanto especial dentro de este roster albiceleste que presenta la Stankovic. El joven pivote santafesino es uno de los jugadores con más rodaje en esta selección, apenas con 23 años y continuando con una proyección agigantada que se ha acrecentado durante los últimos dos años, cuando fue elegido para ir al Mundial de España en 2014.

 

Sobre esta realidad que vive hoy, Gallizzi habló con Básquet Plus y analizó el presente del equipo argentino que viajará a Beijing. Obviamente también habló de su actualidad, confesando sus sueños rumbo a los próximos Juegos Olímpicos y con una autocrítica constructiva sobre su juego, deseando seguir evolucionando en este aspecto en base a su fórmula: sacrificio, esfuerzo y mucho trabajo.

 

- ¿Cómo es esto de ser un experimentado a tan corta edad?

. Mientras más me lo decís suena más raro (risas). Es de no creer, pero relativamente es así, sí. Por más de que no tenga la experiencia en cancha sí tuve experiencias con otros grupos en torneos importantes. Así y todo en este grupo hay otro tipo de experiencia como la de Alessio, Basualdo y demás chicos. También está Mati Bortolín con quien también compartimos muchas selecciones juntos y tiene un tipo de experiencia similar a la mía. Después están las promesas como Lucio Redivo o Maxi Fjellerup, los chicos de Bahía que son unos atrevidos, que te desafían y no tienen miedo de enfrentarse a quien sea.

 

- ¿Empezó a aflorar alguna especie de líder interior que no conocías?

. No, nada eso (risas). Lo que sí ya hicimos fue elegir al capitán, que va a ser Nacho Alessio, pero ninguno tiene la presión de liderar por así decirlo.

 

- El objetivo es ir a viajar experiencia y seguir apostando al desarrollo.

. Sí. Lo que sí creo es que tenemos que representar bien a la Argentina, que tenemos que jugar este torneo al máximo y que no tenemos excusas. Por más de que digan algunos que no somos la selección fuerte entre todas, nosotros vamos a ir a demostrar que Argentina tiene presencia, que vamos a ir por todo y que somos una selección que quiere ganar lo que sea. Es una linda copa para jugar con equipos interesantes a priori como Francia, Nigeria desde el sentido atlético o lo que son los chinos con el tema altura. Es un torneo que nos va a dar mucha experiencia y tenemos que usarlo a modo de preparación para lo que nos depara el futuro.

 

- ¿Te pusiste alguna meta personal?

. Sí, me puse la meta de poder manejar más mis nervios. Es algo que me pasa siempre que estoy en las selecciones nacionales, es una especie de intranquilidad dentro de la cancha donde quiero hacer de todo y a la misma vez termino cometiendo muchísimos errores. Creo que en ese sentido, el estar con la selección año tras año me va calmando. Mi meta en esta selección puntualmente es tener un juego más tranquilo, poder enfocarme en lo importante. Que cuando tengamos que atacar pensar solo en eso, que cuando tengamos que defender solamente piense en eso, no desesperarme por hacer todo a la vez. Además tenemos muchas ofensivas y situaciones para que cada uno tome su tiro, en ese sentido creo que no va a haber egoísmos.

 

- Es un poco el juego que pregona Santander.

. El juego que propone Silvio es así, sí. Es el de atacar en 8 segundos, si no hay nada calmarnos y jugar una ofensiva a tratando de buscar tomar un tiro limpio en esa luz verde que tengamos. Después obviamente tendremos que hacer una buena defensa, eso siempre. Lo que busco conseguir en este torneo es hacer el juego que tanto quiero, estuve entrenando muchísimo el tiro de media distancia y me quiero animar a tomarlo algunas veces. Tampoco voy a abusar de esa alternativa, no me quiero desesperar en demostrar algo que no soy. No me puedo volver loco para anotar puntos porque nunca fue esa función. Creo que tengo que buscar la mejor forma de entrar en el juego de rol, tomar algún tiro libre, encontrar el pase extra, pero estando siempre dentro de lo sensato. A veces cuando uno se desespera toma un mal tiro pensando que vale diez puntos y la realidad es que si está mal tomado termina siendo perjudicial para el equipo. Por eso quiero estar tranquilo de la cabeza.

 

- En este sentido el torneo te encaja bien, pero también imagino que el hecho de ser parte de una buena dotación de internos como Alessio, Kevin Hernández, Basualdo y sumar algunos con los que entrenaste del Sudamericano te suma mucho para absorber de ellos en el día a día. Esto descontando que vos venís de vivir cosas únicas entrenando con Chapu o Scola.

. Sí, por ahí a mí me cuesta un poco más que al resto. No me considero un gran jugador, sino un tipo que tiene que estar paciente y trabajando en todo momento, todos los días, y siempre me sirve entrenarme con los mejores o con jugadores con más talla que la mía, más fuertes, para que me propongan dificultades y siga exigiéndome. No creo que en una concentración se pueda aprender todo lo que uno necesita, pero suma. Luis Scola es un tipo muy sabio en lo que es el poste bajo, en lo que te puede enseñar porque te da cátedra de todo, y asimismo yo también sé que voy dando pasos que me hacen sumar en mi juego pero para eso es necesario que siempre esté enfrentándome a chicos como los que tenemos en esta selección. Esto es la colación de nuestra Liga, acá están los mejores jugadores de la Liga Nacional y por eso me complace estar, porque sé que me va a seguir ayudando a crecer. Ahora hay una base de pivotes de buena altura y buen porte, y está bueno entrenarme con ellos para seguir creciendo y dando estos pasos cortos. Hay mucha gente que pretende que dé un salto de calidad repentino, y es algo que no creo que vaya a suceder así de pronto porque sé que soy un tipo que siempre trabajó a base de esfuerzo, de sacrificio y de la paciencia que me van teniendo para progresar.

 

- ¿Puede que venga también con la explosión y la exposición que tuviste en los últimos dos años? ¿Te pusiste a pensar el impacto que se generó con vos en ese sentido?

. Seguro. En su momento creo que a partir de esa primera selección con la que fui al Mundial hubo mucha gente que pretendía que haga 20 puntos y 20 rebotes por partido, y es algo que no va a pasar. Ojalá que suceda eso en un futuro, pero todavía tengo mucho que aprender, que tiene que seguir entrenando y jugando contra grandes jugadores para aprender de ellos, para desafiarlos y para aplicar todo lo que me vayan enseñando de esos enfrentamientos. Tengo que ir sumando y mejorando en los diferentes aspectos que me faltan, que son muchísimos todavía. Se esperaba que fuera un jugador que no lo era y eso también lo sentí, pero con estos torneos voy aprendiendo muchas cosas y espero algún día ser ese jugador que tanto se pretende.

 

- De todas formas está claro que tuviste un crecimiento gigante. Me pongo a pensar los minutos que fuiste sumando en Liga, el roce, lo técnicamente mejorado que estás, y eso también genera un premio al esfuerzo.

. Es verdad, hay un progreso importante y yo también noto que voy mejorando año tras año. Creo que en mi primer año de Liga promedié 5 minutos, ya el segundo año promedié algo más de 10 y en mi tercer año estuve casi en los 20 minutos. Eso va de la mano de este progreso que te digo, pero más allá del tiempo en cancha me parece que lo importante pasó por los momentos de partido en los que me tocó estar. Por ahí no era tan importante arrancar de titular sino estar en los cierres de los partidos peleados, porque eso me fue curtiendo de experiencia para aprender cómo actuar en momentos complicados. Siempre agradecí que Leandro (Ramella) me dé esa confianza de tener minutos de calidad en esos momentos donde el partido está peleado. Sinceramente me pasa eso, sé que tengo muchísimas cosas por mejorar todavía, pero también noto todo ese progreso que tuve en estos últimos años.

 

- No sé si ya aceleraste un poco los tiempos pero, ¿Te imaginás la chance de estar en Río?

. Mirá, en este momento ya estoy pensando en lo que pueden ser los entrenamientos de esa preselección. Lo único que tengo en mi mente es entrenarme y prepararme de la mejor forma para poder llegar a Río y vivir esa experiencia, para mí va a ser completamente desconocido lo que pueda llegar a vivir en Río. Lo único cercano y conocido a lo que puede llegar a ser todo eso es el tema del entrenamiento.

 

- ¿Qué significa en tu cabeza esa posibilidad?

. Pensar en Río que me quita el sueño, inclusive hablando con familiares y con mi novia lo único que me dicen es que me tranquilice porque es algo que me tiene muy ansioso. Me paso pensando en lo que podría ser eso, sé lo que significa, la verdad es que sería una oportunidad muy grande y no la quiero desperdiciar para nada.

 

- Hoy estás con el tema de la selección pero me imagino que no estás ajeno a lo que pasa en la Liga. ¿Tenés una opinión formada con respecto a la liberación de fichas?

. Estoy completamente en desacuerdo, creo que hasta tres fichas extranjeras estaba bien. Estoy en desacuerdo con el hecho de que un club tenga la posibilidad de tener ocho extranjeros y que sean cinco fuentes de trabajo menos para compañeros y colegas nuestros. La Liga Nacional se llama así por algo, no sé cómo criticarlo de buena forma pero la verdad es que me parece muy mal lo que están haciendo. Suponiendo que haya gente que pueda llegar a pensar que una liga de básquet se potencia por tener extranjeros habría que decirle lo contrario, porque eso lo único que hace es arruinarla. Uno de los puntos en teoría era que los nacionales bajen los sueldos pero eso también pasa por una decisión de los clubes. Te doy un ejemplo: si hay un nacional que sube su sueldo por estar en disputa de tres clubes va a ser producto de la oferta y demanda, pero esa misma oferta y demanda la ponen los clubes, no nosotros. Ellos tienen que poner la vara sobre lo que pueden pagar.

 

- A todo esto, ¿La temporada que viene te imaginás jugando acá en la Liga o en el extranjero?

. El año que viene la verdad es que me gustaría mucho jugar en el exterior, para probar, para ver lo que se siente cambiar un poco de aire y sobre todo para seguir sumando experiencia. Me encantaría, sería muy bueno para seguir potenciándome. Pero también tengo que reconocer que nuestra Liga Nacional es muy fuerte y buena, espero que se solucione todo este tema con las ocho fichas extranjeras. Si me tengo que quedar no tengo ningún problema, porque acá la rivalidad es muy buena y te enfrentás contra jugadores muy buenos. Sin ir más lejos te repito que estas dos selecciones, con la que nos vamos a China y la que está en el Sudamericano, son surgidas de nuestra Liga Nacional. Ojalá que se me dé el irme afuera porque es una experiencia que me gustaría tener y aprovechar, pero si no se da no tengo razones de volverme loco porque nuestra liga es muy buena también.

 

 

Lucas Leiva / [email protected]

En Twitter: @lucassleiva

En Twitter: @basquetplus

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.