Aniversario

Hace 40 años, Magic Johnson entraba en la historia grande

08:44 16/05/2020 | El base tenía 20 años y jugaba su primera temporada en la NBA. Llegaron a las finales y en el partido 6 tuvo que jugar de pivote. Metió 42 puntos, salieron campeones y fue el MVP.

Magic en el juego 6 de 1980

Earvin Johnson ya era Magic a los 20 años, cuando le tocó debutar con los Lakers en la NBA el 12 de octubre de 1979. Su fama se la había ganado en la Universidad de Michigan State, a la que había llevado al título de la NCAA ese mismo año, enfrentando en la final a Indiana State de Larry Bird. Pero la NBA era otra cosa. Había nombres muy pesados, sobre todo Kareem Abdul-Jabbar, pero también Norm Nixon, Spencer Haywood o Jamal Wilkes. 

De todos modos, los Lakers no estaban en condiciones de exigirle demasiado al joven Johnson. Después de aquel fantástico equipo de 1972 (Chamberlain, Baylor, West, Goodrich), no había ganado nunca más un anillo, pese a haber fichado en 1975 al mejor jugador de la NBA de entonces, Abdul-Jabbar. Sin embargo, el agregado de Johnson hacía creer que, a futuro, podrían conseguir cosas. 

No hizo falta esperar. Los Lakers, con un Magic Johnson que se ganó a sus compañeros desde el primer partido por talento, carisma y juego, llegaron a las finales contra Philadelphia Sixers, tras ganar 60 partidos en la fase regular (10 de los últimos 11), liquidar 4-1 a Phoenix y 4-1 a Seattle. Los Sixers no eran bebés de pecho. Los lideraban estrellas del calibre de Julius Erving, Maurice Cheeks y Bobby Jones, más el pivote más áspero de la Liga, Darryl Dawkins, el Gorila. 

Los Lakers ganaron el primer juego, perdieron el segundo en casa, ganaron el tercero de visitante, perdieron el cuarto, volvieron a ganar en el Forum de inglewood el quinto con un triple doble del joven Magic y tuvieron que ir al sexto con un problema grave: Jabbar se había esguinzado un tobillo y los médicos aconsejaron reservarlo para un hipotético juego 7 de locales. 

Fue entonces que hubo que elegir a alguien que lo reemplazara como pivote. "Yo", dijo Magic. Y Earvin Johnson salió a jugar ese partido como pivote, con 20 años y 8 meses de edad. Para muchos, fue el partido más grande de Magic en la que sería una exitosísima carrera. No solamente tuvo que defender a los internos rivales, sino que fue un espectáculo en todos los rincones del campo. Anotó 42 puntos (14/22 dobles, 0/1 triples, 14/14 libres), tomó 15 rebotes, dio 7 asistencias, robó 3 pelotas y metió 1 tapón en 47 minutos. 

Wilkes fue su gran aliado, anotando otros 37 puntos, pero lo de Magic fue sublime. Tras una primera mitad igualada en 60, los Lakers ganaron con contundencia la segunda 63-47, se llevaron el partido 123-107 y recuperaron el trono de la NBA tras 8 años. Sería el primero de los cinco de Johnson con los Lakers. Seguramente, el más significativo. Con 20 años, Magic le demostró a todos que estaba hecho con una madera distinta y que la Liga se rendiría a sus pies. 

El partido completo

Compartir

 



X