Estados Unidos

La ABA: vida y obra de la liga más exótica y alocada de Estados Unidos

19:39 02/06/2020 | Nació en 1967 y terminó en 1976. Fue tan destructiva como constructiva. Su propia desorganización la llevó a su fin. Fue pionera en algunas cosas.

Erving ante Spurs (Foto: Northern Indiana Monarchs)

Animales, excesos estrafalarios, innovaciones, lujos y descontrol fueron los elementos que construyeron el crisol de la ABA, la liga más exótica y bizarra en la historia de Estados Unidos. Tenía de todo, para lo bueno y lo malo. El empresario que lo empezó todo fue Denis Murphy, un turbio hombre de negocios que hace mucho tiempo tenía ganas de meterse en el sector deportivo.  

Lamentablemente, la mayoría de sus emprendimientos previos no resultaron. Al menos en la ABA logró tener continuidad, pero eso se verá más adelante. Por ejemplo, inventó ligas como la World Football League para hacerle competencia a la NFL y también un torneo de básquet para enanos que terminó en un fiasco.  

A pesar de tantos errores, el oscuro Murphy jamás se rindió y finalmente tuvo su premio. Conversación con el legendario Bill Sharman mediante, el empresario empezó a gestar la Asociación de Básquet Americano (American Basketball Association) que competiría de igual a igual ante la NBA.  

Sharman no quiso saber nada con la alocada propuesta de su amigo, pero no lo dejó en banda y le recomendó un amigo que también estaba metido en el ámbito del básquet. Un tal George Mikan. “Perfecto, cuando tengas la plata suficiente voy a decidir si hablo con ustedes”, fue todo lo que dijo el exjugador de la NBA cuando Murphy le presentó su propuesta.  

Mikan y su seca respuesta tenían un motivo. Hace unos minutos también le había llamado Connie Seredin, de New York, para hacerle una propuesta similar. Por supuesto, George se lo hizo saber a Murphy y el empresario se comunicó con su colega. Negociaciones allá, negociaciones acá, el conflicto se terminó cuando Arthur Brown, perteneciente a la cadena ABC, decidió desembolsar un crédito de 50.000 dólares para poner el proyecto en marcha.  

17 de enero de 1967 fue la fecha en la que todo inició, con los representantes de nueve franquicias que conformaron la organización más insólita y alocada de la historia del básquet norteamericano (y mundial).  

La conferencia de prensa que iba a dar anuncio a la creación de la liga se realizó en el Summit Hotel de New York. En este evento los organizadores gastaron 35.000 dólares, una verdadera locura para esa época, y también una muestra de la inconsciencia que tenían algunos de sus creadores.  

Ahí no terminaron los problemas. Faltaban diez minutos para dar inicio a la conferencia y Mikan todavía no se decidía. ¡Insólito! Por suerte, el exjugador aceptó la propuesta y firmó un contrato de 150.000 dólares y tres temporadas. Además, una condición: no se movía de Minnesota. Con esto dicho, la ABA empezó oficialmente. A los tumbos, pero arrancó.  

De entrada, la liga pegó fuerte y presentó tres innovaciones reglamentarias: pelota azul, blanca y roja, posesiones de 30 segundos y línea de tres puntos. Por supuesto, a la NBA no le gustaron mucho estos cambios, pero nada los detuvo. Marketing puro, una palabra que en aquella época no estaba en el diccionario.  

Desde un oso pardo gigante llamado Victor, hasta un perro de raza Griffon llamado Monsieur Champion Gaystock fueron algunas de las rarezas que presentó la ABA en sus tiempos. Desafortunadamente, todas esas creaciones no tuvieron éxito y el público nunca terminó de amoldarse a la idea.  

Junto con ello, otra revolución fue el juego de múltiples posesiones, con equipos que habitualmente llegaban (o pasaban) los 100 puntos. Eso sumado a verdaderas guerras dentro de la cancha, con soldados de la magnitud de Warren Jabali y John Brisker 

No todo era lucha y también surgieron allí talentos como Julius Erving, quien a través de su peinado afro rompió todos los moldes posibles. El Jordan antes que Jordan deleitó con volcadas espectaculares. En este párrafo también hay que destacar otra innovación de la ABA: el torneo de volcadas. Artis Gilmore, George Gervin, Larry Kenon, David Thompson y el doctor J fueron los primeros protagonistas del concurso.  

Entre 1967 y 1976, la ABA le hizo una sana competencia a la NBA, pero al final la segunda logró sobrevivir por organización, proyección y solidez. Ese año se realizó una absorción en la que cuatro de las más importantes franquicias de la Asociación de Básquet Americano (Nuggets, Nets, Pacers y Spurs) pasaron a formar parte de la Asociación Nacional de Básquet.  

Con apenas siete conjuntos, la ABA dejó de latir luego de 1976, con una deuda aproximada de entre 50 y 70 millones de dólares. Un All-Star Game fue el último parpadeo de una liga que moldeó al básquet actual. Justo ese partido fue el primero de la competencia en ser transmitido en la televisión. Una señal del destino, una cofradía de la suerte.  

Quiso surgir de nuevo en el 2000, pero ya no era lo mismo. Incluso, fue peor. Nada de eso importa y su legado se mantiene hasta la actualidad en todos esos triples, volcadas y shows de medio tiempo que permiten que un partido sea mucho más que sólo eso. Fue una organización tan desorganizada que causó su propio descontrol. Pero la esencia de la ABA era el caos y allí estaba su belleza. El lujo, otra vez, fue vulgaridad.  

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X