NBA 2018/19

La confesión de Jokic: "Soy un mal ejemplo para los jóvenes"

20:11 16/08/2018 | El serbio sufría cada vez que tenía que entrenarse, pero su padre lo ayudó a superar esa situación; hoy es uno de los pivotes más completos de la NBA.

Nikola Jokic llegó a la NBA con unas características súper completas, por encima de la media de los pivotes de la mejor liga del mundo. Sin embargo, en la última temporada explotó definitivamente y se reposicionó entre los mejores como una estrella: entre otras cosas, concretó el triple doble más rápido de la historia e igualó una marca que solo ostentaba Wilt Chamberlain (tres triples decenas consecutivas).

En la 2017/18 promedió 18.5 puntos (39.6 por ciento en triples), 10.7 rebotes y 6.1 asistencias. Por esta razón, en el actual mercado los Nuggets realizaron una inversión enorme para asegurarse al europeo por varias temporadas más: cinco para ser exactos, a cambio de 148 millones de dólares. Pese a este presente, los primeros años de Jokic en el básquet fueron sumamente conflictivos.

El propio jugador se lo explicó en Basketballsphere, tras pasar algún tiempo con las jóvenes promesas europeas que participaron del campus Básquet Sin Fronteras, organizado por la NBA en Belgrado por primera vez: "Ni siquiera me interesaba demasiado el baloncesto, no me exigía mucho a mí mismo. Sé que muchos de estos chicos acabarán probablemente jugando en la NBA... pero para eso yo soy un mal ejemplo. Solía llorar cuando tenía que ir a entrenar, mi padre tenía que convencerme constantemente".

 

 

 

Compartir

 



X