Especial

La cumbre de Cleveland en la que Russell y Jabbar apoyaron a Alí

08:48 13/06/2020 | Hace poco más de 53 años, dos de los máximos referentes del básquetbol norteamericano salieron a bancar a Alí cuando se negó a pelear en Vietnam. La verdadera historia.

Russell, Alí, Jim Brown y Lew Alcindor, en la primera fila (Foto The Undefeated)

El 4 de enero de 1967 era domingo y en Cleveland se produjo una reunión llena de personales poderosos. No era una reunión cualquiera. Cassius Clay, ya convertido en Muhammad Alí, se había convertido en una de las personas más polémicas de los Estados Unidos, odiado por blancos y negros, por su decisión primero de convertirse al Islam y luego por negarse a ir a la guerra de Vietnam. Eso le había costado perder su título de campeón del mundo peso pesado.

La popularidad de Alí se había ido al demonio, sobre todo por lo de Vietnam, con lo cual esa reunión tenía mucho valor, sobre todo porque se logró convocar a varios de los representantes más importantes del deporte, negros, para que salieran a apoyarlo. Entre otros, dos sobresalían, no solo por su tamaño sino por su fama: Bill Russell y Lew Alcindor, que todavía no había cambiado su nombre por el de Kareem Abdul-Jabbar. 

Hasta ahí, la situación no pasaba de ser un claro acto simbólico de acompañamiento racial a un líder como Alí. Sin embargo, la historia real es menos idílica. Una versión cuenta que Bob Arum, el famoso promotor de boxeo, tenía como socios en su empresa Main Bout (que manejaba los derechos de TV cerrada de las peleas de Alí), a Jim Brown (ex jugador de la NFL, presente ese día) y a dos miembros de la Nación del Islam. Arum tenía la oferta del gobierno: si Alí aceptaba pelear en las bases de los soldados, e inspirarlos, se le anularía el juicio por eludir su compromiso militar. 

Para conseguir que Alí aceptara, Brown realizó la convocatoria de varios deportistas de élte negros, prometiéndoles franquicias locales de los circuitos cerrados donde se transmitían las peleas de Alí. Arum y Brown estaban desesperados porque Alí volviera a pelear, y argumentaban que hacerlo le abría la puerta a grandes oportunidades para los negros. 

El boxeador se expresaba como siempre en la reunión llevada a cabo en las oficinas de Brown en Cleveland, como no dándole importancia a lo que le pedían sus colegas de profesión y de raza. "Ey, solo tienes que ir a boxear a las bases de todo el país para motivar a los soldados. Respeto tu religión, pero también tienes que pensar en tu nacionalidad", le dijo el jugador de fútbol americano, Curtis McClinton.

Alí ni se inmutó y después de varias horas, salió a dar una conferencia de prensa (foto de este artículo), en donde fue simple: "No hay nada nuevo para decir". Alí estaba realmente convencido de sus creencias. Dos semanas después, la justicia lo condenó por evadir el ejército y se quedó 3 años sin poder boxear, hasta que la Corte Suprema revirtió el fallo en 1971. 

Lew Alcindor era un nene (apenas 20 años), pero Bill Russell era uno de los pesos pesados de esa reunión y de la foto final. Y dijo tiempo después: "Alí tenía algo que nunca fui capaz de tener y que muy poca gente tiene. Una absoluta y sincera fe. No me preocupa Muhammad Alí. Está mejor equipado que cualquiera que yo conozca para soportar las pruebas que le esperan. Lo que me preocupa es el resto de nosotros".

Fuente: 
The Undefeated

Compartir

 



X