NCAA 2014/15

La historia de Lauren Hill: amor hacia la vida y el básquet

16:06 03/11/2014 | Lauren Hill, que padece un cáncer terminal en el cerebro, cumplió su gran sueño y jugó ayer su primer partido de la NCAA antes de partir. Conmovedor.

La terrible historia de una joven estadounidense que quería jugar un partido en la NCAA antes de irse de este mundo.

Como en muchas ocasiones suele ocurrir, el básquet a veces nos sorprende con acontecimientos increíbles, con ejemplos de vida y de lucha que son admirables, asombrosos ante los ojos humanos y demostrándonos que el amor por este deporte supera fronteras inimaginables. Es un tema delicado de tocar pero sin dudas que la historia de Lauren Hill merece ser mencionada, traduciendo no solo la pasión que muchos sentimos por el básquet sino también un amor enorme a la vida.

Hill es una joven jugadora de básquet de tan solo 19 años, con una carrera prometedora para incursionar en el baloncesto universitario pero con un giro dramático y muy brusco en su lo que respecta a su vida. Todo comenzó con fuertes dolores de cabeza, mareos y problemas para mantener el ritmo de los entrenamientos, síntomas que la obligaron a acudir a unos médicos para conocer el origen de estos problemas.

Después de varios análisis la noticia fue la peor: hace poco menos de un año, a la atleta formada en Lawrenceburg High School de Indiana le diagnosticaron un cáncer terminal en el cerebro, afección que no es operable y que deteriora la salud de la jugadora. Cambios drásticos si los hay, desde el 18 de noviembre del 2013 a la joven se le cambiaron todos los planes a futuro, ya con los estudios médicos realizados y el saldo de un fatídico tumor inesperado que iba acabar con su vida en un lapso no mayor de dos años (ya se cumplió más de uno).

Pero sin bajar los brazos y evitando rendirse ante el duro golpe recibido, Hill decidió salir a mostrar un enorme espíritu de lucha. Cumpliendo muchos de sus sueños, inagotables para tan corta edad, la jugadora decidió realizar distintos viajes por el mundo conociendo varias atracciones y maravillas de la naturaleza a lo largo de estos últimos meses.

Sin embargo había un sueño que le faltaba cumplir. Ya sabiendo que iba a seguir su carrera deportiva en la Mount St. Joseph University de Cincinnati de la NCAA, la joven anhelaba fervientemente disputar un partido del baloncesto universitario, algo que aparecía como algo complicado debido a los tiempos (el último examen médico arrojó que la salud de la jugadora empeoró y que el tumor se hizo más grande).

Aún así, desde varios sectores se movieron con tal de cumplirle el sueño a Hill. La joven atleta dialogó con su entrenador Dan Benjamin y se realizó una petición a la NCAA para que haya alguna solución al respecto. Finalmente, la organización que rige la competición universitaria de Estados Unidos dio el visto bueno y se adelantó el primer partido en la NCAA de Mount St. Joseph para este domingo 2 noviembre, en una excepción al reglamento cuando se sabe que el calendario de la temporada regular arranca varios días después (oficialmente comienza el 15/11).

Por tal motivo ayer fue una jornada emotiva en Estados Unidos, con Lauren vistiendo la dorsal número 22 y pudiendo cumplir uno de sus sueños más grandes de su vida, el ligado a la naranja que tanto nos mueve y nos convoca. En la previa las entradas para el partido se agotaron en un abrir y cerrar de ojos (cerca de 10.000 entradas), de hecho media hora después de abrirse la venta no quedaron más boletos y la gente se convocó en masa para adquirir un lugar en el partido.

Hill, protagonista indiscutida de este partido que terminó con victoria para Mount St. Joseph por 66-55, fue autora tanto de los primeros como de los últimos del encuentro. La ovación nunca cesó a favor de la joven atleta, se fue bañada de aplausos y con una sonrisa que mostró la gratitud por el sueño cumplido.

"Ha sido el mejor día de mi vida. Gracias. No sé qué más decir, gracias. No tengo miedo de irme. Pero me preocupa la gente que dejaré atrás.... Nunca me di por vencida. Nunca pensé ni por un segundo sentarme y no vivir más", expresó Hill, en una muestra única de amor por la vida.

La joven jugadora recibió un tremendo apoyo del mundo del deporte, su ejemplo de lucha deberá ser tomado como una muestra para nunca bajar los brazos y aferrarse por los sueños propios. Y justamente por esta misma razón Hill dio a conocer su historia, para que su lucha no quedase en vano y sirva de materia de inspiración, para que todos valoremos más las cosas de las cuales hoy podemos disfrutar.

 

Fuente: 
Básquet Plus

Compartir

 



X