NBA

La historia detrás del tiro más letal de todos los tiempos: el Skyhook de Kareem

18:15 16/04/2020 | El gancho al cielo de Abdul-Jabbar fue uno de los movimientos más productivos e indefendibles que se hayan visto en la competencia. Un repaso a las razones de su nacimiento.

El legendario gancho al cielo de Kareem. (Foto: Getty Images)

Muy pocos jugadores han sido ligados directamente con un tiro o un movimiento en particular. Aquel es un selecto grupo en el que unos pocos que han dejado una marca tan clara que ya no se necesita hablar de ellos para entenderlo. El fade-away de Michael Jordan, el crossover de Allen Iverson, los tapones a la carrera de LeBron James, el Euro-Step de Manu Ginóbili. Sin lugar a dudas, la mayor referencia une a uno de los más grandes atletas de todos los tiempos con un lanzamiento indefendible: Kareem Abdul-Jabbar y el Skyhook. Pero, ¿cómo y por qué nació este tiro?

El gancho al cielo fue prácticamente imparable durante toda la carrera del interno en la NBA. Sin embargo, su origen se encuentra mucho antes de su llegada al profesionalismo. Ocurrió cuando él aún se llamaba Lew Alcindor y estaba en primaria: “Había un tipo que ayudó a mi entrenador de esos tiempos. Se llamaba George Hejduk. Trabajó conmigo cuando estaba en quinto grado y me incitaba a lograr los ejercicios de George Mikan. Es una especie de rutina en la que trabajas frente al canasto, lanzas contra el tablero con ambas manos y controlas el juego de pies. Te vuelves ambidiestro y aprendes a utilizar el vidrio. Es un gran ejercicio”, contó Abdul-Jabbar años después. A partir de allí, él fue quien comenzó a descifrar nuevos parámetros. Empezó a mecanizar un tiro que le permitía sacarle ventaja a los grandotes y que era prácticamente imposible de defender por su parábola y el modo en el que lo iniciaba.

 

Su utilización aumentó en la universidad. Alcindor era la gran estrella de UCLA y su dominio del juego era total. Ante esto, la competencia decidió prohibir las volcadas. Jamás lo dijeron, pero era una obviedad que aquella restricción tenía como objetivo disminuir el impacto de los afroamericanos en general y del pivote en particular. Entonces, el joven sacó a relucir el gancho que tan bien había aprendido durante su infancia y adolescencia y lo transformó en su marca. Le permitió ganar tres campeonatos en la NCAA y entrar a la NBA como una de las figuras del momento. La lucha con atletas mucho más potentes y preparados no pareció afectar el poder de un lanzamiento al que jamás le encontraron un antídoto.

Cambió su nombre a Kareem Abdul-Jabbar, pero nunca dejó de ser el jugador de siempre. El ya emblemático Skyhook fue una de las armas que le permitieron obtener seis campeonatos, seis MVP de temporada regular, dos de las Finales y ser, hasta el momento, el máximo anotador en la historia de la NBA. Un movimiento insignia que se originó durante su infancia, que se pulió ante una prohibición y que quedará en la memoria como el ejemplo perfecto de su injerencia en este deporte.

 

Leandro Carranza | [email protected]
En Twitter: @basquetplus | En Twitter: @leocarranza99

 

Compartir

 



X