La Liga 2015/16

Lanús y un final feliz para una temporada complicada

16:31 26/05/2016 | El Granate levantó en las últimas semanas y terminó imponiéndose ante Sionista, por la Permanencia. Por juego, estuvo para algo más.

Lanús y una temporada irregular, que acabó con su punto más alto.
 
Lanús (Gran Buenos Aires)
Posición final: 10° (Conferencia Sur) – ganó playoffs por la Permanencia
Global: 27-33
Local: 19-11
Visitante: 8-22
DT: Germán Intonio (13-22), Fabio Demti (14-11)

 

ESTADÍSTICAS ACUMULADAS

Lanús fue uno de los tantos equipos irregulares de la Liga, con momentos de excelente nivel y otros de muy baja producción. Un claro reflejo de esta situación es que llegó a la definición de la fase regular, tanto con chances de jugar los playoffs, como de pelear por la Permanencia. Finalmente fue la segunda opción, aunque allí pudieron usar el envión ganado en el cierre de la temporada, para superar a Sionista por 3-1 y mantenerse en la primera categoría.

El Granate tuvo varios cambios durante la 2015/16, incluyendo nacionales, extranjeros y entrenador. La sensación que quedó en el aire, es que su mejor versión la encontró en las últimas semanas de competencia, pero lamentablemente no le alcanzó para meterse a la postemporada. La falta de consistencia del resto del año, le jugó claramente en su contra.

"Creo que si hubiésemos jugado playoffs, hubiéramos sido un equipo durísimo de vencer para cualquiera, porque veníamos jugando bien", nos cuenta Fabio Demti. "Y también sabía que quedar en la Permanencia iba a bajar un poco nuestro rendimiento porque nos iba a golpear, desde lo mental y demás. La verdad es que el equipo había alcanzado un nivel de básquet muy bueno, por lo menos en los diez o doce últimos partidos de la Liga, y quedar en el último lugar para jugar la Permanencia nos impactó fuerte".

"Nosotros terminamos a cuatro partidos de Obras que era el quinto y estábamos peleando con cuatro equipos más por no estar en esa situación. Lamentablemente nos tocó. Pero bueno, hoy es anecdótico todo lo bueno que nos pasó al final de temporada. Es lamentable por el hecho de que teníamos muchas más expectativas de estar jugando los playoffs, que esa serie por la Permanencia", agrega Juan Pablo Cantero. 

Victoria en el cuarto partido para asegurar la continuidad en primera

La realidad es que Lanús empezó muy mal el año, no tanto desde el juego, pero sí desde los resultados. Con Intonio a cargo, los bonaerenses perdieron varios partidos que parecían tener en sus manos y acarrearon un récord que no terminaba de contar la realidad completa del equipo. "Fue una temporada muy extraña, donde la mitad de los partidos que perdimos fueron en el último minuto o en la última bola", analiza Cantero. "Nunca me pasó en todos mis años como deportista, no tener esa gotita de suerte para al menos sacar un par de partidos. Fue todo muy cuesta arriba".

A mitad de temporada y ya teniendo en claro que pelearían por mantenerse en primera, decidieron el cambio de entrenador, con la salida de Intonio y la llegada de Demti. Tras algunos días donde mantuvieron la irregularidad, de a poco Lanús se fue acomodando y como decíamos, terminó con su mejor versión de la campaña.

Para explicar un poco esa mejoría en el cierre, hace falta recordar un problema que persiguió al plantel durante toda la Liga: la falta de profunidad en el puesto de pivote. Tras la salida de Mike Williams, no hubo reemplazo natural para Omar Cantón, quien jugó buena parte de la competencia como el único hombre grande en cancha. El rosarino ya de por sí no es un cinco clásico, sino que juega más de frente al aro, por lo que el equipo quedaba muy desprotegido en la zona pintada.

En ese sentido, y más allá de que Cantón no pudo terminar el año por una lesión, fue fundamental la llegada de Sam Hoskin. El extranjero ordenó un poco la rotación de Demti y especialmente, le permitió a Daniel Stewart regresar a su función natural, como ala pivote, donde acabó rindiendo en un alto nivel. En esas últimas semanas, Lanús tuvo sus roles más claros, los puestos mejor ocupados y por fin, pudo transformar esa situación en una serie de victorias.

El problema fue que los demás equipos del fondo también ganaron y eso sumado a los malos resultados del resto del torneo, terminaron dejándolo en los incómodos playoffs por la Permanencia. Allí vencieron a Sionista por 3-1, ganando dos juegos en Paraná, para ponerle fin a una campaña complicada y sin demasiada fortuna a favor.

Yendo específicamente al juego, lo más flojo de Lanús se vio en defensa, donde terminaron 17° en eficacia. En el perímetro fueron relativamente seguros, pero la falta de interiores les jugó una mala pasada: fueron el cuarto conjunto que más dobles recibió por cada encuentro disputado.

Desde lo individual, además de los mencionados Hoskin y Stewart, fue decisivo el aporte de Rodney Green. El alero cargó con la ofensiva del equipo durante la mayor parte del 2016 y le dio un desequilibrio individual que no tuvieron en la primera etapa de la competición. Los nacionales, por su lado, alternaron buenas y malas, exceptuando quizá a Juan Pablo Cantero, que redondeó una actuación muy sólida en la base. Del resto, probablemente se esperaba un empujoncito más.

Como balance, se puede mencionar que Lanús no tuvo una campaña acorde a lo deseado, al terminar jugando por la Permanencia. Sin embargo, la realidad es que apenas detalles (dos partidos) lo separaron de los puestos de playoffs y en ese caso, seguramente el análisis hubiera sido muy distinto. Al Granate no le jugó a favor el calendario y la historia podría haber sido distinta de haber conseguido la regularidad del final, un par de semanas antes.

 

LA FIGURA

Fuente: 
Fotos y videos: La Liga Contenidos

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.