BP Tour 2018

Redivo: "No pensaba que iba a tener tantos minutos"

13:42 08/05/2018 | Visitamos a Lucio Redivo en Bilbao, para conocer su análisis de lo que está haciendo su adaptación a la ACB y el presente de su equipo.

Redivo y su primera temporada ACB

Comenzamos nuestro Básquet Plus Tour 2018 en la ciudad de Bilbao, donde hablamos de todo con Lucio Redivo: su adaptación a la ACB, los cambios con respecto a la Liga, su buena temporada y las dificultades del equipo.

- ¿Cómo estás llevando la adaptación a España y a Bilbao?

. Había muchos nervios, porque era la primera vez que salía de mi país y de mi ciudad. Jugué siempre como profesional en Bahía, viviendo ahí. Con mi familia, mis amigos, no me faltaba nada. Tenía todo ahí. Pero después traté de verlo de la mejor manera posible. Obviamente es algo que me gusta, es un sueño estar acá en esta liga y conocer otro país, ver otras culturas. Vine con mucha ansiedad y sinceramente no me imaginaba lo que me podía llegar a encontrar. Uno siempre piensa, pero no es lo que me imaginaba. Y la verdad que es muchísimo mejor de lo que yo pensaba. Tanto la ciudad, la adaptación rápida que tuve. Estar mucho tiempo solo también te hace crecer como persona.

- ¿En Bahía vivías solo?

. No, en Bahía no, vivía en la casa de mis padres. Primera vez que vivo solo. Está bueno porque aprendés a hacer muchas más cosas. Yo llegaba y tenía la comida hecha porque me la hacía mi mamá o estaba mi abuela...

- ¿Acá cada uno hace lo que quiere o comen en el club?

. No, acá cada uno por su cuenta. Llego y me cocino. Estoy manteniendo la dieta que empecé a hacer en Bahía. Es la misma que está haciendo la selección, comiendo sin gluten. Estoy haciendo eso, por eso también prefiero cocinarme yo. En los viajes ya lo hablé con el equipo y me dijeron que no había ningún problema. Así que cada vez que viajamos tengo todo lo que necesito, no me falta nada. Así que estoy contento con eso. Y después volviendo al equipo, me tocó un grupo de muy buenas personas y compañeros. Cuerpo técnico, compañeros, dirigentes y la gente también. Es una ciudad agradable, la gente es muy cariñosa. Eso también me hizo todo más llevadero. Estoy muy contento de estar acá. Ha sido un año muchísimo mejor del que esperaba. Obviamente que en lo deportivo vamos a intentar salvarnos, tratar de seguir luchando hasta el final. Es el objetivo del equipo, pero sacando eso, todo lo demás impresionante.

- ¿Salvarse había sido la meta inicial o los encontró un poco de sorpresa?

. Creo que fue un poco sorpresivo. Sabíamos que iba a ser difícil. En mi caso no pensé que iba a tener tantos minutos, venía más con otra idea. Llevaba años mirando la ACB, me gusta mucho y sabía que iba a ser difícil. En Bahía me hablaron mucho Pepe, Pancho, el Puma. Todos jugaron acá en grandes equipos y me hablaban de que era duro. Vine con una idea de tratar de adaptarme, hacer un año de adaptación y me encontré con muchos más minutos de lo esperado. Trato de aprovecharlo al máximo. Intento ayudar al equipo en lo que más pueda y seguir mejorando también como jugador.

- ¿Con qué te encontraste en lo deportivo?

. Me encontré con una Liga que se juega muy diferente a lo que estaba acostumbrado. Muy distinta a la Liga Nacional, acá las posesiones son muchísimo más largas. Las defensas son más duras, más estrictas. Los físicos son más grandes, más rápidos. Me tuve que adaptar a eso. Si bien me falta, es lo que más sentí. El cambio más grande que vi: se defiende mucho. Acá en este año he aprendido muchas cosas, creo que he mejorado bastantes, aunque obviamente me faltan muchísimas más. Aprendés a leer más el juego, a saber cuándo atacar, cuándo esperar. Esta liga te hace ver mucho más esos detalles.

- ¿Y tiene que ver con el nivel de los jugadores o con una forma de ver el juego de los entrenadores?

. Creo que ambas. Nivel hay en casi todas las ligas. Obviamente que en la ACB y en la NBA hay grandísimos jugadores, están los mejores. Pero en la Liga Nacional hay grandes jugadores. También es la forma de juego que quiere el entrenador. Hay que adaptarte a eso y una vez que agarrás ritmo, encontrás la forma de jugar. Lo que noté mucho acá y me gusta, es que nadie se relaja en ningún momento. Cuando te relajás dos segundos, te hacen una puerta de atrás. Tus compañeros mismos te mantienen activo, pensando en el juego. Eso es un aprendizaje para mi.

- Además no sé si estabas tan acostumbrado a la rotación. Acá los 18 equipos juegan con 10 jugadores, mínimo.

. Exacto, hay muy pocos jugadores que jueguen 25 o 30 minutos. Acá los scoutings son muy buenos y si a un partido jugaste bien, al otro te ajustan muchísimo más y tenés que jugar para tus compañeros. A eso también me estoy acostumbrando. Capaz que un partido jugás 25 minutos y al otro jugás 8 o 10. Y tenés que estar preparado mentalmente y ser fuerte para ayudar al equipo en esos minutos. Eso también te hace crecer y mantenerte unido al equipo.

- Le sumaste cosas a tu juego, pero tu fuerte sigue siendo el tiro. ¿Es muy difícil tirar acá?

. Al principio lo vi como muy difícil. Son más rápidos, más atléticos, más grandes. Parece que siempre hay 2 o 3 ayudas y no sabés para dónde salir. Pero como te digo, el equipo también te lleva a ese ritmo, te hace mejorar esas cosas y lo vas aprendiendo. Con el tiempo aprendí a leer más el juego, a ver cómo me siguen en las salidas, cuándo hacer un pase, cuándo tirar, cuándo acelerar, cuándo frenar. Eso lo aprendés jugando, con el roce de los entrenamientos y mirando a tu rival. Por ejemplo, en el primer partido del año, me tocó marcar a Popovic, que es un gran jugador, al que admiro mucho. Y en el segundo me tocó contra Jaycee Carroll. Después mirás los videos, te preparás y tratás de copiar algunos movimientos. Aprendés de esas cosas. Algo que he mejorado mucho también es el tema de la cabeza. Es una liga en la que jugás poco, una vez por semana. Y si en dos partidos no te tocó jugar o tuviste un mal rendimiento, se te fue medio mes. Y entrenaste toda la semana.

- ¿Cuántos días libres tienen?

. Ninguno. Al principio ninguno. Ahora puede ser que haya uno. Jugamos el sábado y el domingo tuvimos libre. Prácticamente no hay días libres y cuando hay, voy a tirar o trato de mejorar, porque sé que tengo que mejorar muchas cosas. Voy con algún asistente y estoy tratando de mejorar el uno contra uno, la defensa, el tiro, de todo un poco. Al principio me pasaba que cuando tenía un mal partido el domingo, después se me hacía muy difíciles los lunes, porque sentía que el próximo juego estaba muy lejos y que había perdido la oportunidad.

- Sospecho que preferís jugar más partidos.

. Al principio. Ahora me acostumbré y me gusta este sistema. Al jugar un partido por semana, todos los partidos saben que es una final. Se juega al 100% y los entrenamientos también. Aprendés a ser competitivo en todo. En Bahía siempre estaba el tema de competir, me lo han enseñado y acá vine con esa idea. Pero me encontré con que es más todavía. 

- Después de lo que les pasó el sábado, me imagino que el descanso que tuvieron el domingo era súper necesario.

. Creo que sí. Son cosas que pasan. A nadie le gusta perder, más en el momento en el que estamos. Es una lástima por el momento en el que estamos. Ahora tenemos que seguir peleando y jugar los tres partidos que quedan como una final. Ahora se viene el derbi en casa y hay que tratar de hacernos fuertes. Va a haber un gran marco de gente, que siempre todo el año vino a apoyarnos. Entre nosotros eso nos levantaba y nos hacía fuertes. Ahora es una gran oportunidad para salir de este momento.

- Lo que está pasando con el equipo, ¿te varía tu calificación de la temporada?

. Creo que fue raro. Porque no esperaba jugar tanto, como te decía y al jugar, tenés otro tipo de responsabilidades. Estoy contento. No sé si ha sido un súper año, pero creo que fue bueno. Tengo que tratar de ayudar en lo que pueda y a veces no he podido. Eso sí me da bronca. Siempre veía un error en los videos o mis compañeros me los marcaban en el vestuario, de buena manera. Ahora todo lo que tiene cada uno, hay que tratar de dejarlo, para que Bilbao siga en la ACB, donde se merece estar. Salvar el año sería muy positivo.

- ¿Cómo es tu situación acá, tenés contrato?

. Sí, pero para la ACB. Si bajamos, se me termina. No pienso en eso, estoy a morir con este club y tengo muchas esperanzas de que nos vamos a salvar. Vamos a salir de este momento. Voy a dejar todo lo que tengo y un poquito más también para continuar los dos años que me quedan acá.

- Igual te hiciste un lugar como para que llegado el caso tengás una oportunidad en otro equipo.

. No sé, sinceramente jamés pensé en eso. Ahora es tratar de que el equipo permanezca en la ACB y es en lo único que pienso todo el tiempo. Cuando termine el año pensaré y veré lo que hago o lo que me conviene. Pero por ahora la idea es dejar al Bilbao Basket en la ACB y seguir acá. Ya me he encariñado con la ciudad y con la gente. El club es impresionante, me encanta.

 

 

 

 
Por Fabián García (enviado especial a Bilbao, España)
@basquetplus
 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.