Las mejores casas de apuestas de baloncesto - recomendaciones de Legalbet
Especiales

Ignacio García y la llamativa historia de jugar en un colegio militar de Estados Unidos

18:43 13/04/2024 | El joven entrerriano dejó su casa para ir a Atenas a los 14 años y decidió irse a estudiar a New Mexico Military Institute de Roswell, ciudad conocida por los ovnis.

Ignacio García, el argentino en una escuela militar de Estados Unidos

“Todavía no vi ningún ovni” responde entre risas para comenzar la charla Ignacio García, un joven entrerriano que se encuentra en la ciudad de Roswell. Y su objetivo no es conocer la ciudad tan especial del sur de Estados Unidos, sino que es parte de New Mexico Military Institute, un Junior College donde acaba de terminar su primer año de estudio y juego.

“Sabía la historia antes de venir y siempre me intrigó, no se habla mucho acá pero es un atractivo. Hay un McDonalls inspirado en ovnis. Tremendo cómo con la historia el turismo creció en Roswell, hay aliens por todos lados” comentó el joven.

En Estados Unidos no todo es la NCAA y son cada vez más los jóvenes argentinos que deciden ir a formarse allí con la posibilidad deportiva como una forma de ingreso a través de las becas. Y este base entrerriano se decidió por esta escuela militar.

En charla con Básquet Plus, el joven contó cómo comenzó a jugar: “Arranqué a los 4 años en Huracán de Villaguay, hasta los 14 que me fui a Atenas. Estuve en las formativas hasta U19 que me fui a estudiar. Al principio del 2022 había arrancado un curso para entrar a la facultad de Córdoba, quería estudiar y jugar al mismo tiempo, pero era muy dificil porque tenía que pagar una escuela privada y en la pública era muy dificil por los horarios. De ahí surgió la idea por mi amigo Thiago Sucatzky y probé las opciones para ver si era posible conseguir una beca en Estados Unidos para jugar y estudiar, sea la competencia que sea”.

Además, valoró que solo pensaba en ser jugador de básquet en un principio y que para la experiencia actual en Estados Unidos le sirvió mucho su paso por el griego cordobés, sobre todo fuera de la cancha: “Si quería dedicarme al básquet tenía que salir de mi ciudad y me fui a los 14. Tuve que aprender de muy chico a vivir solo, a convivir con gente más grande y a otras cuestiones que no estaba acostumbrado, y esas cosas te ayudan a forjar el carácter, a competir a un nivel más alto todos los días, y todo te lleva a tener una tranquilidad en la incomodidad. Organizarse es lo más importante que he aprendido”.

En este contexto, con la ayuda del argentino Pablo Bertone, se inclinó por la oferta del college de New Mexico, aunque Tato tenía algunos miedos por la cuestión militar: “La mejor oferta que me dieron fue la de Nuevo México que juega Junior College en una de las conferencias más fuertes. Hablé con el entrenador y más allá de cómo es la vida acá, me dio mucha confianza porque me tranquilizó ya que me asustaba pensar que iba a una universidad militar”.

Además, agregó que “cuando estaba mirando la página web del college, entrás y ves militares, gente con armas, cursos de supervivencia y me asusté un poco. Pero una vez que llegué acá no era todo lo que vi. No es que tengo la vida militar, sino que la escuela tiene distintos programas para entrenamiento militar, después programas académicos que van a estudiar solamente, y los deportivos, que son los que jugamos los distintos deportes. Cada programa hace distintas cosas, aun así, culturalmente tiene uniformes, horarios de formaciones, nos formamos para eventos de la escuela, la cultura en sí es militar, pero no tengo el entrenamiento militar”.

A su vez, contó que tienen un itinerario al estilo militar que cumplir: “Nos levantamos todos en el campus a las 5.30 de la mañana y hacemos formación para ir al desayuno. Después se dan los itinerarios del día, si hay eventos especiales, y a partir de ahí ya estás libre para ir a tus clases, por la tarde entrenamos y se cena temprano para irse a dormir 10.30 de la noche”.

Desde lo deportivo, culminaron la primera temporada y el joven pudo adaptarse: “Me encontré un básquet muy distinto al que estaba acostumbrado. Es un básquet mucho más atlético, más caótico, donde el físico juega un rol importantísimo, se juega mucho uno contra uno. Me costó bastante, pero trabajé mucho el scouting y fundamentos para adaptarme lo más rápido posible. El entrenador que me reclutó me dijo que le gustaba que yo corría mucho el contraataque, y eso acá se hace mucho, es algo que no me costó. Pero si me costó mucho el uno contra uno, el pick and roll, se juega mucho por concepto y la parte atlética”.

Y la cuestión de las exigencias del día a día militar complicaron también al equipo. “Fuimos 11 internacionales, una mezcla rara, pero se veía muy bien. Arrancamos muy bien y nos costó un poco por problemas con jugadores, porque es dificil estar en la escuela militar, estudiar, y si no se respeta todo te penalizan, hay cuestiones que te hacen dificil todo si no te organizás”.

A la vez, el ambiente en los partidos es particular ya que “Van todos uniformados los cadetes a los partidos, algunos partidos son mandatorios y va toda la escuela y el ambiente es super caliente”. Sin embargo, esto de haberse ido de Villaguay a Córdoba de tan joven le permite pasar esta experiencia de la mejor manera posible: “Me fui de casa muy joven y tuve que manejarme solo mucho tiempo. Desarrollé disciplina desde muy chico y acá lo abracé, porque se que me sirven. Estoy con una gran oportunidad y todo eso me ayuda”.

Por último, Tato contó cómo es la relación con Roswell, conocida por aquel accidente en el que teóricamente un OVNI cayó en un campo en 1947. “Me sorprendió mucho cómo Estados Unidos hace de todo un show. Todo es grande, hay aliens en estatuas gigantes, todo gigante y te choca un poco por lo que estamos acostumbrados en Argentina. En la semana no te dejan salir más que algún permiso para ir a comer a algún lado. Los fines de semana si nos dejan y he visitado algunos restaurantes, todo con la cultura de aliens. Hay scooters para andar por la ciudad, es un pueblo chico Roswell, pero hay museos de la segunda Guerra Mundial, lo que pasó con el caso Roswell, y también mucha cultura mexicana y latina”.

Alejandro Malky / [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @alemalky

Compartir

 



Las mejores casas de apuestas de baloncesto - recomendaciones de Legalbet