México

Aguirre: "En México llegué y jugué como si fuera en Argentina"

10:44 18/11/2020 | El base de Fuerza Regia que hoy disputará la tercera final de la LNBP ante Aguacateros charló a fondo con Básquet Plus.

Aguirre en Fuerza Regia (Foto: Fuerza Regia)

Penka Aguirre jugará el tercer punto de la final de la LNBP hoy ante Aguacateros y dialogó a fondo con Básquet Plus para saber cómo está viviendo su momento en México y lo que se vendrá luego con San Lorenzo. 

-¿Cómo la estás pasando en México? ¿Es una experiencia muy distinta para vos?
. Es muy difícil estar encerrado. Ya pasaron como tres meses. Estamos en un hotel en la montaña en medio de la nada para no tener contacto, tratando de alejarnos de todo el mundo y no contagiar a nadie. Pero la verdad que hoy en día hay que decir que fue algo acertado porque estamos jugando una final, buscando conseguir los objetivos del equipo. Es mi primera experiencia fuera del país y estoy contento y conforme. Con las lesiones no pude estar todos los partidos programados, pero me siento cómodo. La organización de Fuerza Regia es una de las mejores, tienen gente que trabaja y hace las cosas muy bien. Ni hablar del cuerpo técnico que es de primera.

-Cuando están en la montaña van del hotel a entrenar o a otra ciudad a jugar nada más, ¿no?
. Sí, vamos del hotel a practicar o jugar de local. Luego, como estamos relativamente cerca de todo, viajamos en colectivo a los otros partidos. Se aplican todos los protocolos, duchándonos ni bien llegamos al hotel o al terminar los entrenamientos. Los playoffs decidieron hacerlo en formato burbujas para evitar trasladarnos. Ahora la final sí es de local y visitante. Por ejemplo, para los juegos ante Aguacateros lo hicimos en avión porque es lejos.

-¿Fue complicado eso por temas de logística?
. Más que nada estar en un aeropuerto, porque acá está todo liberado, la gente viaja y esos lugares están llenos. Pero no podríamos hacerlo en colectivo porque son más de 20 horas de trayecto.

-Mucho se habló acá, no sé si estuvieron pendientes, de que ustedes están cumpliendo el rol del extranjero en la Liga Nacional. ¿Te pasó? ¿Lo sentiste? ¿Alguno de los chicos te contó algo?
. En el caso particular nuestro hubo oportunidades de que Nico (Romano) o yo nos quedemos afuera por el hecho de que la mayoría de los chicos son mexicoamericanos y como la papá o la mamá son de esa nacionalidad no ocupan ficha extranjera. Nosotros tenemos uno solo que es de acá de Monterrey y hemos tenido la mala suerte de que primero se lesionó Jackson y viene Huertas. Lo iban a esperar a David. O sea que él se sumaría y también tendrían a David. Después cortan a un foráneo, lo dejan al yanqui, se lesionan los dos cinco del plantel, que eran mexicoamericanos, y ahí trajeron a otro extranjero, por lo que pasamos a ser cinco con esa condición y en la liga te permiten solo cuatro. Estaba esa incertidumbre de qué iban a hacer, si cortaban a uno o mantenían a todos por si alguno se lesionaba. Nunca me había pasado esto de ser extranjero y sentirme en esa situación, pero estaba tranquilo, sabiendo que si me cortaban o no estaba haciendo bien las cosas. Los otros conjuntos no pasaron por eso porque los únicos extranjeros que había eran ellos, por ejemplo, los de Leñadores y Dorados. Aguantamos todo y estamos por jugar la final.

-¿Llegaste a sentir lo que le puede pasar a un americano acá, en un ámbito completamente distinto a lo habitual?
. El staff se portó de diez, nos recibieron todos de la mejor manera y nunca nos hicieron sentir mal por ser extranjeros o venir de otro lado, al contrario. La mayoría habla inglés, no español, pero nos adaptamos. La compañía de tener otro argentino como Nico ayudó mucho.

-¿Cómo era la imagen que tenían de México para ustedes? ¿Qué sensación te quedó?
. No soy de guiarme por lo que se publique o lo que diga la gente, sí por lo que me pueda decir el técnico o por lo que siento con mis compañeros. Desde el primer momento el técnico me dio la confianza y la total libertad para conducir o intentar dirigirlos de acuerdo a la forma de jugar de él. Y mis compañeros lo mismo, aceptando si yo les decía algo o ellos me tenían que comentar algo todos sumaban para el equipo. En ese sentido me sentí muy cómodo, después lo pude hacer bien o mal, pero tenía la confianza de todos.

-Que el técnico sea Paco Olmos, que es español, pero conoce mucho el básquet mexicano, ¿te vino bien?
. Paco es un excelente entrenador. La gente del básquet sabe su trayectoria. Su forma de jugar es similar a la nuestra, muy técnico-táctica. Eso me ha facilitado mucho las cosas. Conoce las reglas defensivas y ofensivas de cómo jugar, pero se adaptó a la forma de México, usando el ida y vuelta. Por ejemplo, hacer un pick and roll y un tiro o una salida y un lanzamiento. Eso lo implementó muy bien en los años que estuvo acá y eso se ve en el equipo. Así y todo, intentamos no jugar posesiones muy cortas. Es un básquet más parecido al de Argentina o, en su caso, el de España. 

-Venís de equipos de San Lorenzo donde tuvieron muchos extranjeros, pero no sé si es lo mismo porque, está bien, tuviste a dos que pasaron por Argentina, como Jackson y Huertas, pero los otros son un poco más impredecibles. ¿Te costó convencerlos o eso se lo dejaste al entrenador?
. Muchos de los que están ya habían jugado antes con Paco y eso me facilitó las cosas. Además, nosotros con San Lorenzo enfrentamos a Fuerza Regia hace dos años en Argentina por la Liga de las Américas. La mayoría entendía la forma de jugar que quiere Olmos, que es la misma que yo jugué toda mi vida. Más allá de algunos problemas de espacios fue llegar y jugar como si estuviera en cualquier equipo de Argentina. 

-¿Te costó descifrar a los rivales? Porque por ahí ustedes juegan parecido a los de Argentina, pero los otros no y te complican más que un ordenado.
. Hay un conjunto que está en nuestra zona que se llama Correcaminos y no sabés a qué juegan o que harán. Su equipo es más complicado que uno que lo tenés bien scouteado. Pero al correr los partidos y los videos que nos dan los entrenadores, eso no ayudó mucho para saber la forma de jugar de cada uno.

-¿Cómo vivieron la situación en la que se empezaron a dar los contagios? ¿Te asustó la situación de decir que se va a complicar todo? Porque ustedes siempre hicieron bien los testeos y un laboratorio es el sponsor principal de la liga.
. En mi caso en ningún momento me asusté o me enloquecí preguntándome qué hago acá. Sabía que si me tocaba iba a tratar de recuperarme lo antes posible. En ese sentido estuve tranquilo. En nuestro caso del equipo estábamos alejados de todo, pero eso no quita la chance de no contagiarnos. En ninguna parte del mundo van a poder hacer lo de la NBA, que es otro mundo, por lo que tenemos que cuidarnos. 

-¿Ustedes tuvieron casos?
. Creo que no. 

-¿Cómo te fue cuando tuviste la lesión, donde me parece que todavía no le habías enganchado la vuelta a la competencia?
. Al principio estuvo difícil. Empezamos contra Dorados, que venía entrenando hace un mes, a diferencia nuestra que habíamos arrancado hace dos semanas, nos costó. Me lesioné prácticamente al comienzo. Después volví con dolor y recién en el final, llegando a los playoffs, regresé a jugar bien. Es una liga dura, de mucho roce y en la que me costó adaptarme en ese sentido. 

-¿Se pita poco?
. Se juega muy intenso, pero es depende de lo que acostumbren los árbitros. Hay partidos en los que te pitan tres faltas seguidas y otros en los que no te cobran ninguna.

-No sé si estás mirando los partidos de acá, pero mirá que están pitando todo, no te vengas con esa costumbre.
. No, no... Miré los partidos de San Lorenzo más que nada, pero uno tiene que aceptar el rol que tiene uno. Por ahí en los partidos uno reacciona mal, pero tenemos que entender que todos nos podemos equivocar.

-Llegaron los playoffs y otra vez estás ahí, y en una final... Ya no es casualidad, nunca fue casualidad. Vas a México y también estás en el equipo que está con buenas chances de ser campeón. ¿Te agrandaste en este momento?
. Desde que llegué quise ponerme a tono con el equipo. Sabía que nos contrataron para pelear bien arriba. Este año querían lograr lo más alto. A medida que pasaron las fechas, especialmente desde la mitad para adelante, fuimos mejorando. Luego en playoffs sabíamos que teníamos que ganar en las instancias anteriores para pelear por el título. Tenemos jugadores con experiencia que ya ganaron muchas cosas y, más allá de que cobramos, es algo que te sale desde adentro, esa sensación de querer vencer. Uno es goleador, otro ocupa otro rol, pero siempre tiramos para adelante y por eso hoy estamos jugando la final con muchas chances de definirlo de local.

-¿Sentís que tenés una pequeña ventaja por venir jugando finales hace cinco años seguidos?
. No me fijo en eso. Si el técnico o algún compañero me pregunta, o si conozco algún jugador, trato de dar mi opinión. Pero en nuestro equipo la mayoría sabe lo que tiene que hacer y eso puede llegar a pasar. Ojalá hoy podamos ganar y el jueves lograr el título.

-¿Te resulta muy especial ver a Faca enfrente?
. Fuimos rivales hace muchos años, pero también conozco a los otros, sean rivales o compañeros. Es muy lindo verlos y nos respetamos más allá de que pueda haber un roce. Es una final muy linda, muy pareja y dura. Esperamos que sea lo mejor para nosotros.

-No pude ver todos los equipos, pero me da la sensación de que llegaron a la final los dos mejores. 
. Para mí, siempre los dos que llegan a la final son los mejores y el que sale campeón es porque hizo mejor las cosas. Siempre gana el mejor, eso es lógico. Por eso los dos estamos acá.

-¿Ya habías viajado cuando supiste que se iba a jugar la Liga? ¿Qué te pasó cuando escuchaste la noticia?
. Ya estábamos jugando. Me puse contento porque pueda volver la Liga que es algo que todos necesitábamos. En mi caso pude venirme antes, pero la mayoría de los chicos querían hace mucho tener esa oportunidad, más allá de que todavía hay un montón que están esperando que empiecen el resto de los torneos, en especial la Liga Argentina y el Federal. Muchos necesitaban de ese trabajo, porque más allá de que es un deporte es lo que hacemos para vivir. No me generó ilusión por así decirlo debido a que yo tenía todo arreglado con San Lorenzo para volver cuando termine acá.

-No te dio bronca de decir: "Pucha, pensé que iba a empezar más tarde y me la estoy perdiendo".
. No, tomé este desafío de venir y siempre que decido algo no me arrepiento de lo que digo o hago. Sabía que era una oportunidad muy buena de venir a México y de jugar una final. Antes de viajar hablé con la gente de San Lorenzo, que querían que vuelva y me iban a esperar. Estaba todo arreglado de palabra.

-Sospecho que te debió molestar un poco más cuando te dijeron que la Champions se iba a jugar ahora.
. No, no... Molestado no. Obviamente que hubiera querido jugarla. No pensé que iba a empezar antes de la Liga. Me hubiera gustado estar presente y ayudar al equipo. Vi los dos partidos, tanto la semifinal como la final. 

-De alguna manera un pedacito de tu corazón salió campeón.
. Sí, es más, el presidente de Quimsa y su familia son amigos míos. Lo que consiguió Quimsa es un orgullo para Santiago del Estero. Por ahí en otros clubes de Buenos Aires, que siguen el básquet, pero están más acostumbrados al fútbol, no es lo mismo que en mi provincia, donde allá es una ciudad entera que está detrás de un sueño. Fue algo increíble.

-Te volvés a encontrar con Silvio, ¿te va a hacer más fácil entrar a un equipo como el de Silvio que cambió muchos jugadores?
. Lo conozco de Quimsa y para mí es uno de los mejores entrenadores que hay. Ahora cuando toque el momento de volver, todavía no hablé nada porque mi cabeza está acá, eso me facilitará un poco todo.

-No va a ser tan fácil la reestructuración con ustedes viniendo de allá, ¿va a ser un proceso?
. No será fácil, pero por ejemplo Nico lo tuvo a Silvio antes también. Ojalá que todos nos acoplemos a la idea de Silvio y a los que ya están. Va a ser muy difícil lograr esa química en tan pocos partidos, pero esperemos que se pueda. Esperemos que se aguante el cuerpo, jugamos bastante de seguido. Justo ahora que terminamos nosotros allá se para un poco por las ventanas. 

-Vamos a ver si parás, por ahí jugás vos también.
. No, lo tomo con mucha tranquilidad sabiendo que hay muchos chicos que pueden representar a Argentina de la mejor manera. No sé si considero que puedo llegar a estar o no. Si lo puedo hacer será un orgullo, pero no pienso en eso. Tiempo al tiempo.

-¿Le das mucho valor a la burbuja esta o la tomás como que este fue el proceso de volver a jugar y que los porotos importantes empiezan cuando tengan que volver a jugar de local o visitante a partir de enero?
. Le doy la misma importancia. Desde que me tocó estar en México lo tomé así, sabiendo que hay que hacer las cosas bien y que para eso nos pagan. En Argentina lo mismo. No es que tenés que adaptarte y te esperamos, es ir y hacer las cosas.  

 

Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

Compartir

 



X