NBA

Johnny Bach, el especialista defensivo menos conocido de los Bulls

16:35 31/10/2020 | Fue un asistente de Jackson que construyó la Doberman Defense de la primera dinastía de Chicago. Era el confidente de Jordan y un gran técnico.

Bach fue nodal en los Bulls (Foto: Chicago Sun Times)

"No tengo miedo de ninguno de sus jugadores, pero sí de lo que hayas preparado contra nosotros"

Scottie Pippen pronuncia una frase llena de pudor. El receptor es John Bach y la temporada es la 1994/95. Son los playoffs y el especialista defensivo menos conocido de los Bulls está en la vereda de enfrente. El número 33 es un octópodo atrás, capaz de frenar a cualquier rival, en la posición que sea y cómo sea. Nada de eso importa, no sabe lo que el arquitecto le ha preparado. 

El nombre de John Bach quizás sea poco familiar para muchos, pero sí que fue importante para que los amantes del básquet en Chicago (y el mundo) consigan sus tres primeros anillos en la NBA. Fue un exjugador que se convirtió en entrenador a los 26 años, llegando incluso a disputar 34 partidos con los Celtics entre 1948 y 1949. 

El destino lo puso en los Bulls en 1986 y desde que llegó a la Ciudad del Viento fue diseñando el modelo que le permitiría a Jackson, Jordan, Pippen y compañía coronarse en la NBA. Su faro era la Doberman Defense y, por supuesto, se podrán imaginar de qué se trataba la cosa. Después de cada victoria, Johnny dibujaba un as de espadas en la mesa para representar a un rival que quedó borrado. 

No era sutil, pero ese también era el punto que quería explotar de sus dirigidos. Era un veterano de guerra que siempre hacía alusión a una de sus experiencias allí, pero con resguardo y entendiendo que un partido no era ni una pequeña parte de lo que ocurría en esas situaciones. Escenas de películas como Full Metal Jackets mezcladas con los videos de scouting, frases como “Hombres, hoy es un gran día para morir” y muchas otras situaciones más le permitieron ser uno de los más queridos del cuerpo técnico. 

Y el respeto del mejor jugador del equipo fue el principal. Sí, su sintonía con Jordan fue perfecta y dicen que ni siquiera Phil influyó tanto con Johnny. Cualquier problema que tenía Michael con el conjunto era trasladado a Bach en busca de un consejo, una solución o, simplemente, unas palabras de calma.

Hasta desarrollar el triángulo ofensivo de Tex Winter y Phil, el sistema de Bach fue nodal para encontrar estabilidad y calmar al resto. Todo lo conseguía desde lo psicológico, utilizando artimañas de la guerra para preparar a los suyos para la batalla de cada noche. 

Así llegaron los campeonatos de 1991, 1992 y 1993 hasta que unos desencuentros con Jerry Krause lo obligaron a partir. Finalmente, Johnny fue el cebo de Phil en futuras negociaciones, en las que el entrenador sacrificó a su arquitecto defensivo para que el equipo pueda tener otras mejoras, partiendo de forma definitiva en 1994. 

Obsesión, trabajo duro y dedicación, ese fue el mensaje que materializó Chicago y que creó Bach, quien falleció el 18 de enero de 2016. Su voz aún resuena y su espíritu con fuerza dice: “No estamos acá para divertirnos y jugar. Todo lo que hagas tomátelo en serio. Así es como te volvés genial”. 

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Etiquetado como:

Compartir

 



X