Informe

¿Quiénes deberían intentar irse a Europa lo antes posible?

23:43 27/04/2020 | Evaluamos a los jóvenes más prometedores de la Liga Nacional en su proyección internacional, para lo cual su próximo paso debe ser Europa.

Vildoza, Fjellerup y Zurbriggen (Fotos La Liga Contenidos)

El podcast con Pepe Sánchez de la semana pasada nos disparó una idea que veníamos desarrollando y es: ¿cuáles son los jugadores que deben intentar ya dar el paso a Europa para continuar su crecimiento? Pepe nos hablaba de hacer de la Liga Nacional un nicho cuya función central sea la de formar jóvenes y exportarlos, y de alguna manera luego aprovecharlos para la selección argentina.

Es lo que ocurrió a fines de los 90, aunque con algunas diferencias marcadas. Si bien la mayoría de los que partió en esa época habían jugado y hasta se habían destacado en nuestra Liga Nacional (Oberto, Ginóbili, Palladino, Victoriano, etc), lo hicieron más jóvenes y, en muchos otros casos, sin casi trayectoria en la LNB.

Hoy, los últimos que se han ido al básquetbol europeo lo han hecho tras consagrarse en la Argentina, salvo las excepciones de Bolmaro y Juani Marcos, sumamente jóvenes ambos. Pero Campazzo, Deck, Laprovittola, Brussino y demás, lo hicieron con un buen bagaje en sus espaldas. ¿Quiénes deberían ser los próximos?

Por encima de todos se destaca José Vildoza, el base de San Lorenzo que, con 24 años, parece estar en el momento exacto para dar el salto, ya que completó dos temporadas en San Lorenzo, a alto nivel, tiene un potencial físico único, talento, y muchas posibilidades todavía de crecer. Sabemos que lo observan y que puede darse pronto, sobre todo porque además tendrá en poco tiempo su pasaporte italiano. ¿Quién más? Veamos los U25 con chances. 

Maxi Fjellerup. La lógica indicaría que debería ser el siguiente. Es parte estable de la selección argentina, físicamente es una potencia y ya tuvo un roce internacional importante. Buenos fundamentos individuales, mucho por mejorar en el tiro de tres puntos y también en la lectura del juego. Sin embargo, es indudablemente de lo mejor de su edad (22 años). 

Su compañero Agustín Cáffaro, de 25 años y 2.10 metros, es otro que debería empezar a buscar posibilidades afuera, aunque primero es posible que resultara más productivo consolidarse en la Liga Nacional. Al menos, tener dos temporadas seguidas con muchos minutos. En San Lorenzo no le será fácil, pero decidió ir allí y ahora deberá buscarse la vida (como dice Prigioni), en el tetracampeón. Con su altura y carácter, tiene futuro. Deberá mejorar todos sus aspectos del juego, pero todavía es joven. 

Obras Sanitarias tiene dos proyectos interesantes, de distintas edad. Uno es Pepo Barral, que ha pegado un salto de calidad en los dos últimos años y, con 25 años, puede buscar su chance. No la tiene fácil en un puesto donde no se apuesta mucho por jugadores ya maduros, pero Europa es amplia y hay que abrir nuevas fronteras. Existen muchas ligas interesantes para usar como trampolín. 

Su compañero Fernando Zurbriggen, por edad (22) y físico, quizá pueda tener más oportunidades en equipos que apuesten por juventud talentosa y, hay que reconocerlo, económica. Ese factor, el año que viene, va a tener un rol preponderante en muchos clubes de Europa. Zurbriggen tiene mucho carácter y mejora año a año en su juego. Europa podría darle el extra que todavía no tiene. 

Atenas tiene un trío de jóvenes con distinta proyección: Leo Lema, Franco Baralle y Mateo Chiarini. De los tres, Lema aparece como el de mayores chances, por físico y edad (2.00 metros, 21 años). En los dos últimos años quizá se esperaba un crecimiento más rápido, que no se dio en parte por lesiones, pero su futuro recién empieza. Baralle, como Barral, tiene un camino más difícil, aunque es joven y tiene talento. Chiarini es un tirador de los que no sobran. En su caso, lo más importante es conocer cuál es su deseo. 

¿Qué otros nombres podrían intentar partir? Dos más. Uno es Gastón Whelan, que ya el año pasado intentó buscarse un lugar en España para la 2019/20 que no salió. Seguramente lo intentará de nuevo. Tiene cabeza y físico, pero deberá mejorar sustancialmente el tiro. El otro es Santi Vaulet, un portento físico que volvió a jugar tras mucho tiempo sin hacerlo por su lesión primero y su tema cardíaco después. Tiene condiciones y tiempo. Con 21 años (casi 22), se le volvió a abrir el camino. 

En todos los casos, los jugadores y sus agentes deberán evaluar y analizar qué esperan. Si todos buscan entrar por la ACB, será complicado. Sin embargo, hoy hay muchos sitios interesantes para buscar el primer paso. Claro que para eso tendrán que, por ejemplo, tomar el riesgo del idioma. Alemania es un destino estupendo, que crece día a día. Francia es otro. Turquía es otro. Italia, obviamente, otro. Cada uno con sus pros y sus contra. Con reglamentos que facilitan o estorban. Pero alcanzar la meta debe ser la zanahoria. Siempre fue así.

Fabián García / [email protected]
En Twitter: @basquetplus

 

 

 

 

 

 

 

Compartir

 



X