Informe

El fenómeno Doncic: ¿por qué los extranjeros tienen tanto impacto?

17:30 24/08/2020 | Es demasiado pronto quizá para analizar este ítem, pero en los últimos 5 años, tres extranjeros han generado una movida especial en la NBA.

Luka, Jokic y Giannis, tres extranjeros que dominan

Es imposible no hablar hoy de Luka Doncic. No solo por lo que hizo ayer domingo, sino por lo que viene haciendo en la NBA desde su arribo en la temporada pasada. Pero su segunda campaña ha sido de tal magnitud que cómo no verlo más en perspectiva. Si bien lo de Doncic es superlativo, viene ocurriendo seguido que extranjeros toman el control o dominan en la NBA. No a la edad de Luka, claro. Veamos. 

En el año 2013, con solo 18 años, Milwaukee fichó a Giannis Antetokounmpo. En esa época no estaba ni cerca de ser considerado un jugador importante. No había jugado siquiera en algún equipo importante de la NBA, pero los Bucks apostaban a él. 

Pasaron los años y Giannis, en cada uno de ellos, dio un salto exponencial: de promediar 6.8 puntos en su primer año pasó a 12.7 en el segundo, 16.9 en el tercero, 22.9 en el cuarto, 26.9 en el quinto, 27.7 en el sexto y 29.5 este año. Siete años, los siete subiendo sus números, también en rebotes (4.4, 6.7, 7.7, 8.7, 10.0, 12.5 y 13.6).

Hace 4 temporadas que domina físicamente la competencia. Lo opuesto a Luka. No tiene un IQ que destaque, no tiene tiro de tres puntos y tampoco grandes fundamentos. Es simplemente una absoluta bestia física. En un mundo de atletas, es el mejor atleta. Hoy, con 25 años, es otra vez candidato al MVP que ya ganó el año pasado. 

También tiene 25 años y su caso se parece más al de Doncic que al de Giannis: Nikola Jokic. El serbio entró con 20 años en Denver y dos después, con 22, ya asombraba al mundo NBA por su talento para hacer de todo con 2.13 metros. 

Jokic trae el mismo bagaje técnico de Luka Doncic. No en vano vienen de la que supo ser una sola región: Yugoslavia. La escuela, aunque los países se hayan separado, sigue siendo la misma, basada en los fundamentos y la técnica individual. Jokic juega como un base y, como Luka, no es rápido, no salta, no corre, pero le lleva un segundo de ventaja a todos los grandes. Y encima tira de tres puntos. 

¿Por qué estos extranjeros dominan en la NBA? Hay un caso que es más claro, el de Giannis. Antetokounmpo juega el juego americano y les saca ventaja por su descomunal físico. No por su origen extranjero. Ni por su formación de juego. 

Lo de Jokic y Doncic, si bien son dos jugadores que podrían jugar en cualquier época, da la sensación de que, en un momento en el que el juego de alguna manera se está simplificando para que les sea más fácil de jugar a los atletas, los que además le agregan una dósis importante de conocimientos sacan una enorme ventaja. 

Los jugadores norteamericanos siempre basaron más la esencia del juego en el uno contra uno y el desafío individual (muy asociado a los orígenes de los basquetbolistas), que en lo colectivo y la táctica. De alguna manera, este nuevo juego que se ve sostenido por lo atlético y por una ecuación bastante simple: mucho tiro de tres puntos, poco sistema pensado y más intuición y lectura automática. 

Los (pocos), que pueden inmiscuirse en ese sistema sin ser tan atléticos, pero con la inteligencia suficiente como para sacar provecho de lo que el resto no ve, tienen ventaja doble. En casi todos los deportes de equipo está pasando lo mismo, sobre todo en el fútbol. De algún modo, es la vigencia de que todo deporte siempre va a tener espacio para la mente más brillante. Aunque cada vez sea menos. 

Compartir

 



X