NBA

Jordan, Laprovittola, Ginóbili y un episodio inesperado

19:48 29/09/2020 | Nico pudo ver por primera vez a Michael en un partido contra Charlotte. Se quedó atónito hasta que Manu lo despertó de una cómica manera.

Laprovittola y Jordan

Lapro estaba teniendo su primera temporada en los Spurs, franquicia a la que llegó como agente libre después de su gran paso por Europa y una actuación muy buena en los Juegos Olímpicos de Río 2016. En 18 partidos, el base promedió 3.3 puntos (42.6% de campo con 37% en triples), 0.6 rebotes y 1.6 asistencias en 9.7 minutos por partido.

Lamentablemente, el argentino fue cortado tras esos 18 juegos, a pesar de que tuvo chances incluso como titular, alternando el puesto con Patty Mills dentro de un pasaje en el que lo ayudó una lesión de Tony Parker. En el el comunicado de los Spurs no dieron motivos concretos, pero, por ejemplo, desde el San Antonio Express-News dijeron que esta movida es para generar "flexibilidad" para firmar algún veterano o promover a algún jugador que venga de la D-League.

De todos modos, su paso por San Antonio le dejó un sinfín de anécdotas y una de ellas se produjo cuando vio por primera vez a Michael Jordan. “Jugábamos en Charlotte. Fuimos al hotel y preparamos el partido. Me tocó ir vestido esa noche, ya que estaba en la rotación. Cuestión que hicimos la entrada en calor, dos o tres horas antes, que es el momento que nos toca a los novatos por si no entramos al encuentro, como para estar en forma”, recordó Lapro en su podcast Hola! Qué tal, Cómo estás?

“Llevábamos un montón de tiempo en la cancha y cuando nos preparábamos para entrar por un tunel, íbamos corriendo y por una puerta de un costado entra Michael Jordan con dos personas más. Adelante mío, Aldridge y Kawhi, que eran vestidos por su marca, se paran a saludarlo, con un típico saludo que daba la sensación de que eran muy amigos”, siguió el base de Real Madrid. 

El argentino no lo podía creer y parecía una estatua: “Yo me quedé mirando y decía: ´Es Jordan´. Iba frenándome como diciendo que también lo quiero saludar, pero no tenía idea de quién era. En ese momento se me cruzaron un montón de cosas por la cabeza. Lo observaba y lo observaba... Todo el equipo iba corriendo y solo yo me paré”. 

Pero como la realidad es siempre más dura, un golpe lo despertó y lo sacó de la burbuja: “De atrás viene Manu y me da un cachetazo, y me dice: ´Dale, pelotudo, que tenemos que ir a jugar´. Gracias a eso me desperté y arranqué”.   

 

 

Ignacio Miranda/ [email protected]
En Twitter: @basquetplus
En Twitter: @nachomiranda14

Compartir

 



X