NBA

Kyle Kuzma, el joven que escapó del infierno

08:31 11/08/2020 | El actual jugador de Los Ángeles Lakers nació y creció en uno de los barrios más peligrosos de Estados Unidos, pero logró mantenerse firme y llegar a ser profesional.

Foto: Getty Images

A la hora de hablar de Los Ángeles Lakers, los focos siempre apuntan hacia LeBron James o Anthony Davis. No obstante, en el plantel hay un muchacho que fue capaz de superar todos los obstáculos que le puso la vida para llegar a ser lo que hoy es: uno de los talentos más interesantes que tiene la competencia. Pero, para entender el presente de Kyle Kuzma, es necesario conocer su duro pasado.

El versátil atleta de la franquicia angelina nació en julio de 1995 en Flint, Michigan. Esa ciudad no sólo es una de las más peligrosas de los Estados Unidos, sino que también ha sufrido varios problemas de base que dificultaron notablemente la vida de sus habitantes. Kuzma y su madre Carrie eran pobres y tuvieron que sobrevivir, entre otras cosas, a una crisis de agua potable. Todo eso sin la presencia de una figura paterna.

Durante su infancia, llegaron a mudarse hasta nueve veces. Incluso, en los momentos más oscuros, no les quedó otra que vivir unos meses en el sótano de su abuela. Con su madre en el trabajo, el niño creció con dos opciones: sumergirse en la vida callejera o dedicarle gran parte de sus días al deporte. Kuzma eligió el segundo camino. Era bastante raro no verlo en algún gimnasio cerrado del barrio, disputándose un balón con jóvenes más grandes que él. Allí se enamoró definitivamente del básquet.

"El básquet es simplemente eso, básquet. La vida es mucho más difícil", sentenció en una entrevista ya como miembro de la NBA. Acostumbrado a pelearla en situaciones más complejas, supo destacarse por su tenacidad y su facilidad para evolucionar de manera muy rápida. Pronto, se convirtió en uno de los prospectos más interesantes de su camada. Fue al secundario Rise Academy de Philadelphia y de allí pasó a la Universidad de Utah, pero se perdió el primer año de competencia por inscribirse tarde.

Eso le quitó reconocimiento, pero poco a poco fue ganándose un lugar en el programa. Disputó tres temporadas con esa camiseta y, en 2017, se declaró elegible para el Draft. Sin embargo, su proyección era mucho más baja de la que insinuaba apenas unos años antes. Fue seleccionado en el puesto 27 por los Brooklyn Nets, pero recaló en los Lakers luego del traspaso que envió a D'Angelo Russell a la franquicia neoyorquina. No tardó en transformarse en una sensación y en ganarse los honores de "robo" de la ceremonia.

Con la llegada de LeBron James y el deseo de contratar a Anthony Davis, su salida parecía inminente. Pero, para sorpresa de muchos, Kuzma no entró en el paquete que el equipo envió a New Orleans Pelicans para conseguir al interno. En estas tres campañas como profesional, su nivel ha subido y bajado constantemente. Aunque, en sus últimos partidos, ha sabido brillar en la burbuja de Orlando. No es extraño: para él, estancarse no es una opción.

Compartir

 



X