NBA

La batalla más dura de los mejores Warriors

22:04 28/05/2020 | En 2018, el equipo liderado por Stephen Curry y Kevin Durant estuvieron a punto de quedar eliminados en las Finales de Conferencia ante los Houston Rockets. Un repaso a todo lo que sucedió en esa serie ganada por los de la Bahía.

Kevin Durant y el festejo en el séptimo partido de la serie. (Foto: NBA.com)

Con un título a cuestas y un presente arrollador, el quinteto de la muerte de Golden State Warriors encaró la postemporada de 2018 con la certeza de que sería casi imposible que fueran vencidos. Stephen Curry, Klay Thompson, Kevin Durant, Andre Iguodala y Draymond Green eran demasiado para cualquiera de las otros equipos y así lo sentían no sólo ellos, sino también sus oponentes. Sin embargo, hubo un equipo que estuvo a punto de tumbarlos en su plenitud: Houston Rockets, la franquicia que los llevó a un séptimo partido.

El plantel del conjunto texano estaba listo para dar el zarpazo. A la presencia estelar de James Harden, quien en esa temporada ganó el MVP, se le sumó la de Chris Paul. Ese núcleo estaba muy bien defendido por piezas vitales como Clint Capela, Eric Gordon y P.J. Tucker, entre otras. Los dirigidos por Mike D'Antoni tenían el talento, la destreza física y el deseo de derrotar a los campeones, así que encararon las Finales de Conferencia Oeste con ese único objetivo en mente.

La historia demuestra que estuvieron muy cerca. A pesar de que los Warriors se pusieron 2-1 arriba en el inicio de la eliminatoria, los Rockets ganaron dos juegos consecutivos y dieron vuelta el resultado. El hecho de que terminaron la temporada regular con un récord superior les dio una ventaja que se suponía vital: si perdían el sexto encuentro en el Oracle Arena, podían definirlo todo en casa. Pero, dentro del deporte, la narrativa puede cambiar drásticamente en cuestión de minutos. Y Houston no sólo cayó en ese choque, sino que también se enteró de que la lesión sufrida por Chris Paul en el quinto lo iba a dejar fuera por el resto de la serie.

Esa ausencia fue un puñal en el pecho de las ilusiones de la organización. En el Game 7, el tridente conformado por Curry, Durant y Thompson se combinó para anotar 80 puntos y sellar la clasificación de Golden State luego de una victoria por 101-92. Eventualmente, brillaron en las Finales y revalidaron el título que habían levantado un año antes. Pero, primero, tuvieron que esquivar un balazo llamado Houston Rockets. Uno que pasó muy cerca.

 

 

 

Compartir

 



X