La Liga 2016/17

La historia de cómo se gestó la posible llegada de Delfino a Boca

14:18 24/02/2017 | El fichaje del olímpico podría cerrarse este fin de semana, aunque todavía faltan varios detalles, sobre todo la decisión de Delfino de venir a la Liga.

Fotomontaje: @NuevoBoca

Corría diciembre del año pasado y Boca penaba en la Liga Nacional contra un sinfín de problemas: no se definía algún cambio de extranjero, la salida de López Banegas y, si bien había llegado Gianella al equipo, las derrotas se sumaban en cantidades importantes.

A Ronaldo Córdoba se le ocurrió entonces, aprovechando que se estaba negociando la llegada de Lucio Delfino como U23 (aunque con varios meses por delante de recuperación tras operarse los cruzados), explorar si existía alguna chance de ir también por su hermano, Carlos.

El eslabón que podía facilitar la historia era Nicolás Gianella, íntimo de Delfino a partir de compartir la primera experiencia fuera del país juntos, allá lejos y hace tiempo, en la temporada 2000/01 con el Reggio Calabria de Italia. Desde ahí, son muy amigos. 

Gianella hizo el nexo y empezaron entonces a moverse las distintas palancas que, en un club como Boca, son indispensables. La primera importante fue el aval de Daniel Angelici para sumar una partida especial de dinero que no estaba en el presupuesto del básquet, solamente por tratarse de Delfino.

La oferta económica ya está, y es en principio no modificable, aunque todos saben en esta historia que no es el dinero el problema mayor para que Delfino juegue en Boca, sino su propia decisión de hacerlo para volver a la Liga Nacional.

Para Delfino la oportunidad es muy buena por varios motivos: 1) difícilmente pueda jugar con su hermano en el futuro en otro club, más allá de que a Lucio le faltan unos dos meses para retornar; 2) igualmente difícil sería hacerlo con Nico Gianella; 3) el calendario que le queda a Boca le encaja casi perfecto para un regreso tranquilo y sin exigencias extraordinarias. 

A ver, está claro que Boca necesita esquivar el último puesto, pero si tomamos como medida el 2 de marzo, le quedarían 18 partidos de serie regular, 9 de los cuales serían de local, otros 3 en Buenos Aires, 1 en Comodoro (viaje en avión), 2 en Córdoba (viaje tranquilo) y una única salida desgastante por el Norte (Corrientes por 2 y Formosa). 

Delfino, que luego de los Juegos Olímpicos tuvo que hacerse una nueva intervención quirúrgica con Sandro Giannini, hace bastante que está preparándose, sin apuro, para volver. Otra opción es Obras y otra es Fuenlabrada de España. Fuenlabrada significa mostrarse más en el mercado europeo, pero con una exigencia quizá demasiado grande (aspiran a meterse en playoffs), y con 10/11 partidos si no lo logran por delante. Además tiene lesionado a Alex Llorca, un alero que se rompió los cruzados en diciembre. 

Delfino actualmente está en Bologna, donde reparte su estadía junto con Santa Fe, y mañana empezará a analizar las opciones con mayor firmeza, como para tomar una decisión en un período relativamente corto, ya que por obvias razones, los interesados necesitan definir su futuro. Si se da la llegada de Delfino, sería el noveno oro olímpico en el 2004 que luego de la gesta juega en la Liga Nacional. 

 

Compartir

 



close Don't Show Again

Your browser does not support iframes.